Noticias destacadas

El Santander Golf Tour estrena la tarjeta electrónica para jugadoras profesionales por primera vez en Europa

La semana pasada el Santander Golf Tour inauguraba la temporada con un torneo en el Real Golf de Pedreña, un evento en el que se estrenó la tarjeta electrónica para profesionales por primera vez en Europa. Un sistema sencillo y sin contacto, una tarjeta digital que cada jugadora lleva en su teléfono y que, una vez terminada la vuelta, cada marcadora se la pasa a su jugadora y ésta a su vez la entrega a la organización.

“En el Santander Golf Tour llevábamos utilizando tarjetas electrónicas en los Pro-Ams desde hace dos temporadas. La ‘pro’ de cada equipo anotaba los resultados en su móvil y los amateurs podía disfrutar de un ‘livescoring’ al más puro estilo profesional ya que en todo momento iban viendo los vaivenes de la clasificación. Este sistema, de gran éxito en los Pro-Ams, no se había llegado a implantar en los torneos de profesionales, quizás por ese tradicionalismo innato que tiene el golf. Sin duda el Covid-19 ha traído algo positivo, nos ha abierto la mente en muchos aspectos y, si ya muchos viajes son sustituidos por videoconferencias, y todo el mundo lo considera normal, lo mismo ha sucedido con el papel. La era digital ha terminado de consolidarse en todos los ámbitos”, indica Alicia Garrido, directora ejecutiva de Deporte & Business, organizadores del circuito Santander Golf Tour.

“Con este sistema, además de evitar contacto físico entre las jugadoras, se evita el riesgo del contacto con el ‘starter’, los ‘scorers’ y el personal de la organización. Y podría parecer más frío y distante pero, sin embargo, si en algo ha destacado el torneo del Real Golf de Pedreña, ha sido precisamente por lo contrario: por calidez humana, entusiasmo y esplendor. Eso sí, salvando las distancias, y con mascarilla, por supuesto”, añade Garrido.

La pandemia ha hecho acelerar el desarrollo tecnológico en un deporte tan tradicional como es el golf. En Deporte & Business han implantando la tarjeta de juego electrónica en los torneos de golf profesionales, un avance tecnológico de desarrollo propio sin el cual no se hubiera podido disputar el Santander Golf Tour este año.