Destacado

El zaragozano Club de Golf Los Lagos inicia el cambio del sistema de riego de su recorrido apostando por la tecnología CirrusPro más IC de Rain Bird

El zaragozano Club de Golf Los Lagos, fundado en 1997 con la denominación ‘Prados del Rey’ e inaugurado con un recorrido de nueve hoyos diseñado por Vidaor, Sardá & Saenger, cambió de propiedad en 2000 adoptando su actual nombre y siendo ampliado en 2001 con un proyecto de Ramón Espinosa, campo de finalmente dieciocho hoyos abierto al público en 2002.

En los últimos meses, la dirección del club ha apostado por renovar todo el sistema de riego del campo de golf apostando por la tecnología CirrusPro más IC de Rain Bird. A día de hoy, Green Natur ya lo ha instalado en dos hoyos y lo irán implantando progresivamente hasta cubrir todo el recorrido. Se espera que esta renovación esté concluída a principios de marzo de 2024.

«Estamos muy satisfechos de que el Club de Golf Los Lagos apueste por la innovación, el ahorro en consumo de agua, la optimización energética y, sobre todo, por elevar la calidad de su campo de golf con la tecnología CirrusPro más IC», comenta Daniel Sánchez, responsable de ventas de golf de Rain Bird para la península Ibérica.
 

 
«En el entorno actual, hay que trabajar de forma más inteligente, no más dura. Ahí es donde el inteligente e intuitivo Sistema de Control Integrado (Sistema IC) de Rain Bird cambia el juego ya que permite agilizar las instalaciones, mantener un control preciso y obtener beneficios que van mucho más allá del riego», explica Daniel.

«Un greenkeeper puede obtener un diagnóstico instantáneo y el control de un solo cabezal desde cualquier lugar a través de un ordenador, un móvil o una tablet. Y con Integrated Control Interface Plus (ICI+) e IC CONNECT™, puede incluso obtener un control más flexible para una gestión potente, innovadora y completa», añade.

«La simplificación del diseño racionaliza las instalaciones utilizando un 90 % menos de cable y un 50 % menos de empalmes, al tiempo que elimina los satélites, los concentradores y los descodificadores. La verdadera comunicación bidireccional proporciona la confianza de que su sistema está funcionando y le permite detectar y priorizar los problemas. Igualmente se minimizan los costes de mano de obra durante la ampliación simplemente añadiendo componentes en cualquier lugar donde haya un cable MAXI™», apunta Daniel.