Noticias destacadas

En funcionamiento la nueva zona de ‘chipping green’ del Real Club de Golf La Herrería desarrollada por Target Ingenieros

El Real Club de Golf La Herrería ha inaugurado la construcción de una nueva zona de entrenamiento de juego corto que complementará a la oferta existente de campo de prácticas y putting green. Esta instalación ha sido ejecutada en las proximidades del campo de prácticas, concretamente en una parcela situada al sur del edificio que aloja las oficinas del club y guardería.

La instalación consta de tres greens y dos bunkers ocupando una superficie de algo más de dos mil metros cuadrados ejecutados sobre una parcela que fue en su día un campo de fútbol y posteriormente utilizada como vivero de césped para los greens del campo.

Tanto el diseño como la elaboración de planos y la documentación para la licitación de la obra, así como la asistencia técnica de los trabajos, ha estado liderado por el equipo técnico de Target Ingenieros y Asociados, empresa con una trayectoria de casi treinta años en el sector y que ha participado en más de cuarenta campos de golf en juego en nuestro país.

Toda la obra ha sido ejecutada cumpliendo las recomendaciones de la USGA para la construcción de estas instalaciones, tanto en su puesta en obra como en la calidad de los materiales. Además, se aprovecharon al máximo los elementos existentes que estuvieran en un estado aceptable y que ya daban servicio al vivero de greens como fueron el programador de riego existente, los aspersores y parte de la mezcla de cultivo primitiva.
 


 
La mayoría del terreno existente estaba conformado por un relleno de piedras y tierra que generaban un talud vertical con cinco metros de altura en la zona más desfavorable y que proporcionaban una sensación de artificialidad elevada. Lo que se pretendió desde el primer momento era integrar este relleno en la parcela de una forma armónica y hubo que recurrir al empleo de maquinaria pesada para lograr un talud aceptable y transitable. Además, la cantidad de piedra existente dificultó los trabajos de moldeo y configuración definitiva del terreno, logrando compensar los volúmenes de tierras de manera que no fuese necesario tanto el aporte de tierra desde el exterior como la retirada de material a vertedero.

En cuanto al diseño se trató de romper con la horizontalidad que representaba el campo de fútbol e integrar esta nueva área de prácticas en una parcela de un gran valor ambiental e histórico debido a su proximidad a los Jardines de la “Casita del Infante”. Al mismo tiempo, se trataba de desarrollar una zona en donde se pudieran trasladar todas aquellas situaciones que suceden a los jugadores en las cercanías de los greens, golpes de arriba abajo y viceversa, golpes desde bunker a media distancia con bunker poco profundo y a corta distancia con bunker profundo.

Además, se crea un circuito con tres estaciones de salida y golpes a cada uno de los greens, lo que permitirá un total de nueve hoyos cortos que podrán jugarse de manera simultánea por tres grupos diferentes y que facilitará competiciones que motivan especialmente a los jugadores más jóvenes.

A los requerimientos de diseño se añadió el objetivo de evitar incrementos excesivos en los costes de mantenimiento asociados a esta nueva infraestructura. Para ello se establecieron medidas como la formación de pendientes suaves que permitan el uso de maquinaria autopropulsada en toda su superficie, el empleo del mismo sustrato de cultivo para green y antegreen, una extensa y actualizada red de drenaje y unas variedades de césped sembradas de última generación seleccionadas por su gran resistencia a plagas y enfermedades, así como sus menores necesidades hídricas.

“Cuando la dirección del club puso en nuestras manos la parcela, además del cumplimiento del presupuesto establecido, tratamos de completar las instalaciones de enseñanza y aprendizaje existente con una dedicada al juego corto y en la que se aglutinaran todas aquellas virtudes que creemos imprescindibles para su éxito: sostenibilidad, economía, integración y diversión”, señala Gonzalo Millán, director de Target Ingenieros.