Noticias destacadas

‘Enseñanza del golf: clases VS programas’, por Sergio de Céspedes

El tema de este artículo va a ser un poco diferente para mi ya que estoy acostumbrado a hablar sobre todo de técnica de golf. Hoy no voy a hablar ni de plano de swing ni de grip ni de condiciones de impacto.

Os quiero contar cual fue el cambio que he experimentado como entrenador en los últimos años.

Soy profesional de golf desde hace más de veinte años y vengo de tres generaciones anteriores de profesionales de golf en mi familia. A lo largo de todo este tiempo he sido consciente de cómo la industria del golf ha ido cambiando en general y también la instrucción de golf en particular.

Hoy me gustaría contaros cómo fue mi evolución como profesor cuando cambié de un club de socios a un club comercial donde el 90 % de mis clases son alumnos extranjeros que vienen y van a lo largo del año.

La principal diferencia era que en el club de socios tenía los alumnos fijos durante todo el año (es decir, el lunes a las nueve de la mañana la misma persona cada semana y así sucesivamente el resto de horas y días), y en el club comercial tengo una agenda abierta en la que no se con certeza cuántas clases tengo cada semana.

Esta incertidumbre tiene aspectos positivos y negativos. Los negativos son que a nivel económico no puedes contar con un ingreso fijo mensual pero, a mí juicio, tiene muchos aspectos positivos a nivel de enseñanza. El primero de ellos es a nivel de motivación ya que quieres dar lo mejor de ti en cada clase para intentar que repitan. Pero la principal diferencia en la que evolucioné es en la de tener que hacer un programa, unas fichas y unos informes de cada clase ya que son alumnos que no veía repetidamente y que incluso no podría acordarme de su nombre de un año a otro y mucho menos de la corrección de la clase que le di en sus vacaciones anteriores.

Empecé a organizar mi trabajo de otra forma. La clase ya no duraba una hora sino que tenía un tiempo de organización anterior y un tiempo de seguimiento posterior.

De este cambio en mi organización de las clases hace ya más de trece años y creo que, aunque fue difícil en el comienzo, ha sido la clave para qué año tras año el índice de fidelización de mis alumnos haya ido creciendo.

Al mismo tiempo te hace ser más preciso y directo en el diagnóstico análisis y corrección ya que no se dispone de mucho tiempo, de muchos días para ver la evolución del jugador. De ahí que la estructura de la clase, objetivos y ejercicios tiene que estar muy bien definida para que el alumno vea rápidamente su mejora.

Desarrollé una metodología para dar cabida a todos estos procesos dentro de una clase de golf que está en continuo cambio implementando herramientas nuevas que nos sirven de ayuda.

Animo desde aquí a todos los profesionales de golf a desarrollar su plan de trabajo así como a todos los alumnos a que soliciten un plan de entrenamiento y de objetivos a sus profesores. Creo que este tándem alumno-profesor es fundamental para qué haya una mejora real en el rendimiento del jugador.
 

Sergio de Céspedes es director de instrucción en Rio Real Golf Academy y miembro del Comité Técnico de la Real Federación Española de Golf.