Noticias destacadas

Fabricantes de ropa deportiva y material de golf coinciden en la incertidumbre ante el complejo futuro del sector

Después de un mes de confinamiento domiciliario de la población española y sin una perspectiva clara de retorno a la normalidad, en mucho sectores empresariales empiezan a hacer cuentas y previsiones acerca del futuro cercano. Los campos de golf llevan ya varias semanas sin actividad comercial o social, únicamente admitiendo en sus instalaciones a una plantilla mínima que garantice su mantenimiento y las prepare para la deseada reapertura, y en la práctica totalidad de ellos la incertidumbre es el sentimiento común.

¿Cómo reaccionarán los socios de los clubs y los abonados de los campos comerciales? ¿Cuántos de ellos estarán viendo truncados sus proyectos durante estas semanas con las negativas consecuencias económicas que eso supone? Muchas de las casas comerciales de material duro, ropa, zapatos, accesorios, etc., que fabrican o distribuyen todo aquello que luego se expone en las tiendas de golf y pro-shops de clubs están haciendo y rehaciendo números, previendo movimientos y tratando de adaptarse a la situación actual… e incluso dando por perdida la temporada actual y buscando cómo llegar a la siguiente.

Hemos contactado con varios profesionales de este sector de la industria del golf para conocer de primera mano cómo se encuentran. Su actividad mueve millones de euros cada año y pulsa claramente el estado anímico de los jugadores amateurs. Si un jugador de golf compra material, cambia algún palo de su bolsa (o todos), si se da un capricho puntual o simplemente renueva vestuario, es que las cosas van bien. Pero si estira sus zapatos de golf hasta pulir el último taco o si abandona la idea de hacerse un fitting y la deja para más adelante, cuidado que viene curvas.
 

 
“Mi visión personal acerca de la vuelta del confinamiento tiene varios enfoques. A nivel de fabricación de productos, presupongo (no tengo esa certeza) que ya habrá habido una adecuación a los tiempos y cantidades de artículos a fabricar de acorde a la exigencia o necesidad de cada zona. Hay que pensar que una multinacional, como es nuestro caso, tiene que atender a todos los países del mundo y lo que ahora en España no vaya a ser vendido, por ejemplo, podría necesitarse en Corea. Durante este tiempo de confinamiento en España, la región nórdica de Acushnet no ha dejado de trabajar y hacer pedidos”, expone Alejandro Allepuz, coordinador de ventas de Titleist en el sur de España.

“Lógicamente, en un principio vamos a depender del golfista local (ya sea nacional o turismo residente) por lo que se espera un consumo normalizado de “productos básicos” tipo bola, guante, gorra y similares, así habrá una ralentización del consumo de material duro (palos de golf). Es normal que tras una crisis sanitaria de la envergadura de la actual, venga acompañada de una crisis económica, y tendremos que ver como se queda cada zona y cada tienda en concreto. Al ser una crisis global no hay nadie que esté a salvo de una afección económica y esto influirá en cada golfista para la adquisición de los productos de mayor calado económico o simplemente, productos de los que pueda prescindir temporalmente. Es por ello que las tiendas deberán chequear ‘stocks’, pedidos pendientes y adecuar el plan inmediato de compras a las nuevas necesidades reales. Otro factor de análisis será saber en qué parte de la temporada se va a producir la vuelta de cada campo/tienda, ya que la estacionalidad y las temporadas altas/medias/bajas dependen de su localización geográfica. Lo que puede ser bueno para Canarias en diciembre o enero puede no serlo para Andalucía o Levante”, continúa Allepuz.

“Igualmente deberemos trabajar en la normativa y nuevas operativas de guardar la distancia de seguridad y ver la viabilidad, caso a caso, de cada evento de ‘fitting’ ya programado chequeando la posible asistencia y la viabilidad económica de cada uno de ellos. Los “Fitting days” van a ser una buena herramienta de reconexión del golfista, con el producto y las tiendas, y podrían acelerar esa normalización del consumo de material duro”, prosigue Allepuz.

“Nos queda por delante un trabajo de analizar en profundidad desde que punto arrancaremos cada uno de nosotros y adecuar nuestros próximos meses laborales a la realidad que nos vamos a encontrar en cada zona. Aun así, yo soy positivo por la fortaleza de nuestra estructura turística y nuestra forma de entender el turismo y el mensaje que debemos enviar al resto de países, debe ser el de ofrecer una seguridad personal/sanitaria del entorno y que estamos preparados para recibir a los golfistas de todas partes del mundo con los brazos abiertos. Eso sí, manteniendo los dos metros de distancia”, concluye Alejandro Allepuz, coordinador de ventas de Titleist en el sur de España.
 

 
“Debemos diferenciar los dos tipos de mercados que tenemos en España, el mercado nacional y el extranjero (sea turista ocasional o turista repetitivo, incluso con residencia). Es importante hacer este inciso, porque el sector del material de golf en España está, como no podía ser de otra forma, muy condicionado al turismo de golf. Calculamos que un 20-30 % de nuestras ventas las hacemos a extranjeros”, indica Marc Bella, Team Leader Iberia de Callaway Golf.

“Ambos mercados se van a ver afectados, el que primero recuperaremos en España es el mercado nacional. Esperemos que pronto las autoridades entiendan que el golf es el deporte de ‘distanciamiento social’ por excelencia, donde cada uno juega a su bola, separado del resto, y esto permita abrir campos lo antes posible. En cuanto los campos abran, poco a poco, aunque no sin dificultades, se irá volviendo a la normalidad”, añade Marc.

“Donde veo más lentitud en su normalización es el mercado extranjero, que quizás ‘solo’ represente otro 20-30 % de nuestra facturación pero sí que representa porcentajes muchísimo más altos en destinos como Canarias, Baleares y el sur de la península. La única nota positiva que puedo visualizar en toda esta situación desoladora es que, una vez perdidos estos primeros meses del año, las próximas temporadas altas en destinos como Baleares y Canarias son dentro de unos meses (octubre/noviembre en el caso balear y noviembre/febrero en el caso canario). Esperemos que para entonces el turismo haya podido recuperar algo de normalidad”, continua Marc.

“Prevemos caídas muy severas en nuestra facturación total de hasta un 40-45 % aunque estos números son todavía muy precoces al no tener todavía conocimiento real de cómo se desarrollará la situación. Nuestra intención, una vez podamos ir volviendo a la normalidad, es ayudar con todas nuestras posibilidades a las tiendas y pro-shops para que recuperen cuanto antes la normalidad en su situación. Anticipamos que pueda haber una pequeña bajada de márgenes y que probablemente haya empresas de nuestro sector que apliquen ligeras bajadas de los precios de venta al público, aunque será nuestra intención evitar que el mercado quiera correr más rápido de lo que pueda y que se genere una situación de descontrol. Ahora más que nunca el sector debe mantener la calma y mantener la colaboración entre tiendas (pro-shops y tiendas de calle), marcas de golf y golfistas. Antes de esta situación el sector gozaba de una muy buena salud y debemos centrarnos en poco a poco volver a esa situación”, concluye Marc Bella, Team Leader Iberia de Callaway Golf.
 

 
“No soy optimista respecto a la reanudación de la actividad en el mercado del golf una vez acabe el confinamiento. Creo que el golf será una de las actividades que van a tardar más en ver levantado el confinamiento pese a que el riesgo de contagio en un campo de golf, en teoría, es menor que en otros sitios: aire libre, no estás en contacto físico directo con los demás jugadores (como en el fútbol, baloncesto, etc.), siempre hay una distancia entre los compañeros de partido, etc. Creo que el ocio es lo último que el Gobierno va a autorizar a la ciudadanía y el golf no deja de ser ocio, un deporte, pero ocio”, apunta Javier​ de Arvizu, responsable de ventas de Srixon en España, Andorra y Portugal.

“Cuando se produzca el levantamiento, el jugador local (nacional) volverá a los campos, no sé si progresivamente o de golpe. En las zonas turísticas va a costar mucho más arrancar la actividad. En España tenemos unas zonas golfísticas que se nutren básicamente del turismo: Canarias, Baleares, Costa del Sol, Alicante, Murcia… y no veo a los turistas metiéndose en un avión para unas vacaciones de golf. Creo que los viajes es lo que más tarde va a volver a la normalidad, si es que alguna vez vuelve a la situación anterior. Precisamente por eso, por los viajes, la reanudación de los circuitos profesionales va a tardar en llegar. Y también los circuitos amateurs”, continúa De Arvizu.

“Campos, tiendas y proveedores de material de golf están sufriendo muchísimo esta situación. Sobre todo ahora en primavera, que es cuando en muchas zonas se reactiva el golf después de los meses de invierno. Esperemos que la mayoría supere esta crisis. Preveo que las tiendas, al abrir de nuevo una vez volvamos a la actividad en nuestro mercado, tengan necesidad de generar ‘cash’ urgentemente por razones obvias. Querrán vender su ‘stock’ rápidamente para generar ese ‘cash’ que necesitan. Por tanto, intuyo liquidaciones de producto masivas, bajadas de precios importantes que beneficiarán al consumidor final pero que afectarán a la industria del golf ya que es difícil recuperar luego los precios. Por ello, las marcas están replanteándose las fechas de lanzamiento de producto nuevo. En el caso de Srixon estamos valorando la opción de retrasar a 2021 la presentación del material nuevo que teníamos previsto lanzar en septiembre”, prosigue De Arvizu.

“Muchas cosas van a cambiar en el golf en el futuro cercano: los ‘fittings’, tanto en simuladores como en los campos de prácticas, como las clases de golf (por el contacto físico que suponen, por ejemplo cuando el profesor corrige la posición del alumno), los circuitos con sus caterings en el hoyo nueve, los repartos de premios en los torneos, con salas abarrotadas de gente, la cerveza en el “hoyo 19” después de jugar, etc. Incluso una de las cosas más bonitas del golf, como es el saludo final entre los compañeros de partido tras terminar el hoyo dieciocho, va a tener que hacerse de forma diferente”, concluye Javier​ de Arvizu, responsable de ventas de Srixon en España, Andorra y Portugal.
 

 
“Nos esperan meses muy complicados para todos, especialmente para las tiendas, ya que la demanda bajará a niveles que jamás hemos conocido y para esto hay que estar preparado. La optimización del ‘stock’ de producto en tienda va a ser la clave. Por ahora, y durante muchos meses, las tiendas no van a poder realizar pedidos grandes con tanta anticipación como hasta ahora ya que la incertidumbre que ha creado esta situación no acaba una vez finalizado el estado de alarma y se puedan abrir las tiendas sino que se va a extender mucho más ya que no tenemos garantías de que esto pueda volver a suceder en el futuro próximo”, apunta Juan Carlos Sevillano, director comercial de Polo Swing.

“La campaña de primavera-verano 2020, dependiendo de cuando se puedan abrir las tiendas, está prácticamente perdida, y la de otoño-invierno va a ser muy complicada por la incertidumbre generada que va a obligar a las tiendas a optimizar los pedidos que ya habían realizado con lo que esto supone para las marcas. Por todo esto creo que el sector de la moda en general y el del golf en particular se han de reinventar en cuanto a la gestión de stock, ofertas, etc.”, continúa Sevillano.

“El camino no es hacer precios de oferta constantemente para sacar el ‘stock’ ya que estos precios ya están lo bastante ajustados como para bajarlos más. Las tiendas tienen márgenes muy escasos y ahora la incidencia de los gastos va a ser más grande temporalmente sobre las ventas por lo que no se justifica vender a cualquier precio. La optimización de la compra de colecciones va a ser una parte vital ya que las marcas centrarán mucho más las diferentes colecciones y funcionarán más las prendas clásicas que no pasan de moda, de esta forma será más fácil comprar al proveedor sin el riesgo a que el producto tienda a devaluarse rápidamente”, prosigue Sevillano.

“Creemos firmemente y desde siempre en la fabricación nacional. Apelamos a las tiendas a apoyar el producto fabricado en España por encima de cualquier otro ya que es la única manera de poder mantenerse. La mayoría de países están apoyando el “Made in…’, pues bien, apelamos a la responsabilidad y que las tiendas de nuestro país apoyen el ‘Made in Spain’ ya que entre todos sumamos. Polo Swing diseña y fabrica en España y en estos momentos tenemos la optimización adecuada para fabricar de la mejor forma para adecuar los ‘stocks’ de cualquier tienda”, continúa Sevillano.

“Es imprescindible que la gestión del ‘stock’ de la compra inicial se vea acompañada de un buen servicio de reposición durante toda la temporada ya que esto hace que la tienda no tenga que hacer bajadas de precios para sacar el excedente de ‘stock’ durante la época de rebajas que, de alguna manera, el Gobierno creo que debería regularizar ya que de lo contrario esto va a ser una batalla de ‘sálvese quien pueda'”, finaliza Juan Carlos Sevillano, director comercial de Polo Swing.