Destacado

Fairplay Golf & Spa Resort refuerza su plantilla de mantenimiento con la vista puesta en sus próximas reformas y nuevas instalaciones

Recientemente, el resort gaditano Fairplay Golf ha incorporado a su plantilla de mantenimiento al greenkeeper José Pérez como su nuevo responsable de riego y de tratamientos fitosanitarios.

Pérez, quien ya ha ejercido en el malagueño Calanova Golf Club y en el madrileño Real Club La Moraleja, trabajará junto al actual encargado del campo, José Aparicio, formando un tándem que permitirá optimizar las labores que se realizan en el recorrido.
 

 
«Apostamos por esta fórmula de dirección compartida ya que a la experiencia de José Aparicio, quien se unió al resort durante su remodelación en 2016 y 2017 tras décadas trabajando en distintos campos de golf cercanos, y quien conoce todos los secretos del campo, sumamos las habilidades y conocimientos de José Pérez con el objetivo de conformar un sólido equipo que asegure el óptimo mantenimiento de nuestras instalaciones así como afronte con garantías su crecimiento con la reforma de la zona de la academia de golf y los campos de fútbol que llevaremos a cabo en los próximos meses», explica Héctor Llanza, director de golf de Fairplay Golf & Spa Resort.

«Somos conscientes de la necesidad de optimizar, mejorar constamente y no quedarnos atrás. En los últimos años se están realizando importantes inversiones y mejoras en los campos de golf de Andalucía y queremos estar en esa primera línea. Por otro lado, confirmar que la sostenibilidad forma parte del golf desde hace muchos años y somos conscientes de ella más allá de normativas y recomendaciones pues los integrantes de nuestros equipos de trabajo (jardineros, mecánicos, fontaneros, etc.) son los primeros en preocuparse por ella», añade Llanza.
 

 
El recorrido de Fairplay Golf, diseñado por el barón Paul Rolin en 2002 y remodelado en 2017, cuenta con dieciocho hoyos par 73 de algo más de seis mil metros desde barras blancas en los que destacan sus variados tipos de hoyos con presencia más abundante de agua en la primera vuelta y las vistas sobre el valle de La Janda y hoyos con tees en alto en los segundos nueve.

En el campo se entremezclan los hoyos a través de un bosque de acebuches, pinos y chaparros junto a varios lagos siendo un recorrido tremendamente atractivo al juego. Su proximidad al hotel, su cercanía entre hoyos y su nueva red de caminos hacen que la comodidad de este campo sea una de sus mejores características y de las más valoradas por sus jugadores.