Destacado

Fernando Borrajo, head greenkeeper del Real Club de Golf de Tenerife: «La insularidad afecta negativamente al desarrollo de algunas acciones de greenkeeping»

Fernando Borrajo es un referente entre los profesionales del mantenimiento de campos de golf a nivel nacional. De formación ingeniero técnico forestal y con un máster en gestión medioambiental, en sus más treinta años de profesión ha participado en los equipos de mantenimiento de La Cala Resort, Guadalhorce Club de Golf, varios campos con el Grupo Cañellas y diversos campos de golf extranjeros. Actualmente forma parte del grupo de profesores de un máster en mantenimiento de césped deportivo e imparte conferencias en diferentes universidades de España, e igualmente fue reconocido como ‘Greenkeeper del año’ en 2014 por sus compañeros de la Asociación Española de Greenkeepers. Desde hace nueve años, Fernando es el head greenkeeper del Real Club de Golf de Tenerife.
 

fernando borrajo
 

¿Qué te motivó a orientar tu carrera profesional a la industria del golf, concretamente al mantenimiento de campos de golf?

El atractivo principal ha sido el contacto con el medio ambiente, el cuidado directo de una zona con biodiversidad sumando el reto de presentarlo en las mejores condiciones de jugabilidad y al mismo tiempo de mejora en el entorno en cuanto a estética se refiere.

 

¿Cómo enfocas tu actividad diaria en el campo?

El campo debe estar a diario como preparado para una competición, pero estamos tratando con seres vivos que crecen, tienen enfermedades, se sustentan gracias a un sistema de riego, y al trabajo de un equipo que lo cuida. El enfoque es que el equipo realice bien ese cuidado y que lo hagan con la máxima ilusión de obtener unos buenos resultados.

 

Un buen mantenimiento de un campo de golf, el activo más importante de cualquier club, es fundamental. ¿Crees que en España se valora a los greenkeepers como se merecen?

En general, el desconocimiento de algunas profesiones puede reducir el valor que se tiene de ellas, no obstante ahora el desarrollo de este deporte y otros que se establecen sobre céspedes deportivos está abriendo las puertas y pone de manifiesto la labor que los greenkeepers realizamos.

 

Has desarrollado tu actividad profesional en la península y en las islas Canarias, ¿qué destacarías de cada una de ambas etapas?

En mi opinión la labor del greenkeeper es algo bastante más difícil en las islas Canarias que en península, aguas generalmente de peor calidad, clima más extremo, carestía de materiales y en algunos casos carencia de ellos, por otro lado el compañerismo que existe en la delegación es algo que no ocurre en la misma medida que en las demás comunidades.

 

Eres un asiduo a congresos, seminarios, ponencias, charlas técnicas, tanto en España como en Estados Unidos, ¿qué importancia le concedes a la formación y al reciclaje de conocimientos?

La labor de greenkeeper se sustenta tanto en temas técnicos como en organizativos que cada año avanzan siguiendo con investigaciones y mejoras sobre nuevos céspedes, programas de riego y de gestión, productos fitosanitarios, formas constructivas, métodos de trabajo y control, materiales, etc., temas que debemos conocer lo antes posible.

 

Llevas treinta años trabajando en campos de golf, en clubs y resorts de diverso perfil. Desde esta experiencia, ¿dirías que el golf es un deporte elitista?

En la actualidad, no. A partir de los años setenta, gracias a la aparición de Seve Ballesteros, se produjo un gran cambio ya que sus éxitos acercaron el golf a todos los sectores poblacionales y como consecuencia fueron surgiendo clubs de golf menos restrictivos socialmente hablando y aparecieron los primeros campos públicos, aumentando hasta la actualidad. En otros países este fenómeno ya está consolidado desde hace décadas.

 

¿Qué le recomendarías a un recién licenciado que estuviera interesado en desarrollar su vida profesional en el área del mantenimiento de campos de golf?

En los estudios universitarios más cercanos no se aprende la profesión, recomendaría continuar una formación especializada, y sobre todo realizar prácticas en varios campos de golf donde los conocimientos teóricos son trasladados a la realidad y se conocen más cercanos los problemas que ocurren normalmente.

 

¿Cuáles son tus objetivos a corto y medio plazo?

Los objetivos profesionales son llevar a cabo los proyectos de mejora que sitúen al Real Club de Golf de Tenerife en el mejor nivel.
 

rcg tenerife