Noticias destacadas

Finaliza satisfactoriamente la renovación integral de bunkers en el Club de Golf La Cañada aplicando la metodología de Decograss

Recientmente Decograss ha finalizado el proyecto de construcción de los bunkers de los dieciocho hoyos del recorrido del Club de Golf de La Cañada con su nueva tecnología. Tras el éxito de la implantación de su método en los primeros nueve hoyos, ahora concluye la actuacción desarrolalda en la segunda vuelta.

“Esta actuación entra dentro de nuestra fase de crecimiento y desarrollo en la investigación de nuevas técnicas y materiales, actualmente estamos estamos desarrollando nuevas tecnologías en construcción de búnker”, indica Daniel Tébar, director de Decograss, quien se ha desplazado al club gaditano para finalizar formalmente el proyecto de la segunda vuelta y comprobar el estado de los bunkers implantados hace más de un año con este innovador método constructivo.

Este nuevo proyecto es otro ejemplo de cómo Decograss fomenta e incentiva colaboraciones con entidades del más alto nivel unificando esfuerzos e invirtiendo en el desarrollo de productos de la más alta calidad. A día de hoy, el Club de Golf La Cañada es la cuarta instalación, junto al Real Club de Golf Sotogrande, Real Club La Moraleja y Arcosur Golf, que apuesta por la marca española.

La colaboración entre ambas entidades comenzó, junto con la R&A y la RFEG, con el proyecto de construir un putting green de césped artificial, como solución sostenible para poder conseguir una superficie de juego que sea capaz de soportar el uso intensivo y cuya calidad se mantenga, y así desarrollar la escuela, siendo vivero de jugadores.
 

 
“Tras valorar diferentes soluciones para la reconstrucción de nuestros bunkers buscando solucionar los problema de teníamos de encharcamiento y mantenimiento, apostamos por este nuevo modelo constructivo confiando que sería la solución a nuestros problemas. El resultado de este proyecto ha sido total satisfactorio por nuestra parte. Ahora nuestros bunkers presentan unas condiciones de juego perfectas independientemente de las condiciones climatológicas”, explica Ignacio Sánchez Montes, director general del Cub de Golf la Cañada. .

En la visita recientemente realizada se han tomado medidas para continuar con el proceso de mejora. En este sentido, nuevos materiales como granulados elásticos, fibras de poliéster o elementos de refuerzo, entre otros, son la piedra angular de DecoGrass para conseguir una capacidad hídrica de evacuación en función de la superficie del bunker adaptable además a la climatología de la zona en la que se ubica el campo.

La prueba de fuego de este nuevo método constructivo fue la borrasca Filomena, fenómeno que dejó en la zona de Estepona un récord de precipitación acumulada de más de tresceintos veinte litros por metro cuadrado en tres días, según los datos del pluviómetro de AEMET. Como referencia, este dato supone más del 60 % de lo que cae en la provincia en un año normal, que son algo más de quinientos treinta litros por metro cuadrado (en el periodo de referencia climatológica de 1981 a 2010).

“Los bunkers son y han sido el gran caballo de batalla de los greenkeepers, tanto por su construcción como por su mantenimiento. Después de los resultados obtenidos en los primeros nueve hoyos, podemos afirmar que este método constructivo es sostenible ya que es de construcción económica, es más fáil de mantener y su jugabilidad es excelente”, apunta David Gómez, director de la Green Section de la Real Federación Española de Golf.

Decograss, al ser una empresa especializada en este tipo de sistemas, cuenta con un largo proceso de desarrollo e inversión para conseguir la mejor calidad en este tipo de trabajos. Por ello, las garantías de los materiales que utiliza están totalmente cubiertas hacia el cliente final. Es fundamental este aspecto ya que este tipo de materiales pueden presentar graves problemas como la colmatación o disgregación motivadas por una deficiente aplicación, circunstancia que ocurre muy a menudo sin que personal especializado realice la instalación del liner.