Noticias destacadas

‘Generar un libro de distancias en un campo de golf… ¡no es tan fácil!’, por Vincent Granados (SkyGolfSpain)

Hace veinte años que me dedico a esto. Me formé con SkyHawke, compañía estadounidense con sede en Jackson, Mississippi, y trabajé con David Duckering (DEP), fundador de Strokesaver©. Creo que soy el único en nuestro país… y, como anécdota, he medido todos los hoyos que ha diseñado Greg Norman en España. En la actualidad SkyGolfSpain comercializa 3D Flyovers con la misma calidad de los mejores campos del mundo.

Todos los libros de distancias tienen el mismo propósito, no es ninguna sorpresa: ayudar al golfista a planear su recorrido, proporcionarle una ilustración o gráfico mostrando las dificultades y obstáculos que tiene por delante, conocer metros o yardas desde el tee a los bunkers, saber si hay agua a un lado u otro de la calle, la distancia a un fuera de límites, etc. Con un buen libro de distancias y un poco de disciplina seguro que se ahorrará algunos golpes por vuelta. ¡No es ninguna broma! Pero no solo eso vamos a conocer algunas de las técnicas para saber apreciar un buen libro de distancias.

La “distancia oficial” de un hoyo es la que podemos ver en la tarjeta del recorrido (scorecard). Pero muchos no saben con detalle cómo se ha llegado a esas cifras. La medición de un hoyo debe hacerse trazando una línea recta horizontal desde la marca fija del tee a lo largo de la línea de juego prevista hasta el centro de green, lo que significa que la línea de visión para realizar las mediciones debe corregirse a distancias horizontales. En el caso de un hoyo en bajada o subida, dicha línea horizontal debe nivelarse en un punto en el aire sobre el centro de green. Los trazos de línea horizontal, dependiendo si es un par tres, cuatro o cinco, será muy determinante en posteriores pasos.
 

 
Cuando me planteo un libro de distancias, siempre me sitúo en el lugar de los jugadores bien sean hombres, mujeres, niños, o mayores. Se debe reflejar las distancias pensando en todos ellos, incluso en los profesionales. Hay hoyos donde se debe incluir una distancia desde atrás de 260 metros, porque los profesionales pueden llegar. En el mismo sentido hay que contemplar una mala salida y que la bola se nos quede en tierra de nadie, es decir, sin referencias cerca. Por lo tanto, habrá que planificar el siguiente tiro de recuperación para conseguir el mejor resultado posible después del fiasco inicial. Evidentemente intento que las referencias sean fijas (bunkers, aspersores, árboles, etc.) aunque a veces desaparecen por inclemencias del tiempo, etc.

Mantener el equilibrio en cuanto a la cantidad de distancias (ni muchas ni pocas) y no olvidar las estratégicas, son algunos detalles por los cuales se valora un buen libro de distancias. Incluir todos los números y anotaciones como las que pueda llevar un jugador profesional sería algo confuso para los no tan expertos, pero es imprescindible que la base del libro esté bien construida para aquel que quiera completar con anotaciones más exigentes. Deberíamos acostumbrarnos a que, además de la “distancia oficial” de un hoyo, hay otras distancias.

Es comprensible basarnos en la “distancia oficial” para jugar el hoyo puesto que son las referencias que habitualmente podemos encontrar el centro de la calle, pero hay más detalles porque no siempre es así. Por eso hago la diferencia con “otras distancias”. El jugador sigue fielmente a su bola, y ésta, no siempre se encuentra justo en el centro de la calle. El hoyo y su calle no siempre fluyen en línea recta por lo que ya tenemos componentes que nos apartan de la distancia oficial. Es aquí cuando comienzan los cálculos, y un buen libro de distancias te ayuda a ello. Cuando vemos conversar a un jugador y su caddie en un torneo profesional, normalmente es por cálculos de este tipo.

En la mayoría de campos, al menos en los europeos, se puede observar que hay estacas a los lados de la calle indicando distancias… y aquí comienzan las dudas para el jugador amateur. Están referenciadas a principio de green debido a que el green tiene unas peculiaridades diferentes. Las estacas a los lados de la calle, normalmente en el rough, no indican exactamente la distancia hasta el principio de green, sino que son una referencia visual de dónde debe estar la marca en el centro de la calle (placa, marca de pintura, etc.).
 

 
Cuando definíamos cómo se mide un hoyo, comentaba que en un par tres con un trazo recto a centro de green, en un par cuatro dos trazos y en un par cinco tres trazos. Esto es esencial para calcular el punto llamado ‘T’, el punto de partida desde donde parten las medidas green y convertir en coordenadas las diferentes posiciones de bandera. Si no tenemos claro este punto, todas las medidas de green estarán mal y, por consiguiente, la información será errónea.

Para determinar la ‘T’ en un par tres, posicionados en el centro de green, se debe mirar al tee más lejano del hoyo y marcar la intersección de la línea recta imaginaria con el contorno green. En un par cuatro, posicionados en el centro de green, mirar al tiro lógico de un jugador intermedio (dando por hecho que se juega en regulación, es decir, de dos a green). Normalmente, ese punto suele estar entre noventa y ciento cincuenta metros. En un par cinco es prácticamente igual que en los pares cuatro. El tercer tiro a green puede estar un poco más cerca que en los pares cuatro, entre setenta y ciento veinte metros aproximadamente.

Una vez determinado el punto cero o ‘T’, todo es más fluido. Desde este punto se traza una línea imaginaria a través del centro de green para determinar la longitud o profundidad de green. Una posición de bandera definida como “20f 37d” posiblemente no sea exacta. Veinte de fondo sería correcto pero 37d, si no es un green de ochenta metros de ancho, no es correcto. Siempre se indica la coordenada más cercana al borde de green, en este caso, y como indica el gráfico, 9 izquierda (9i) es lo correcto.

Existe documentación relativa a los estándares de medición y debería ser fundamental que todos la conociéramos. Se trata de normativa internacional que de alguna manera intentan conciliar los mismos criterios.
 

 
Encuentro que en el libro de distancias todo son ventajas. Utilizo el sistema GPS para medir, es la mejor herramienta. El GPS nos mide la distancia entre dos puntos, muy útil para cumplir los criterios de medir un hoyo. A la hora de planificar cómo jugar el hoyo, o cual es la distancia para aproximar la bola a un objetivo después de un tiro horroroso, se aprecia y observa mejor en una ilustración. También puedes hacer tus propias anotaciones y, sobre todo, planificar tu vuelta. ¿Por qué el GPS de su coche le muestra un gráfico? ¿Se lo imagina sin gráfico? Algo parecido pasa entre tener o no tener la imagen del hoyo y con los condicionantes que tiene por delante.

Los campos de golf, tras la crisis del 2008, son cada día más reacios a tener un libro de distancias en su tienda debido a los costes de impresión. Para obtener un buen precio hay que hacer tiradas mínimas de muchos ejemplares y se quedan con mucho inmovilizado además del inconveniente que el campo sufra alteraciones o cambios que hagan que el libro de distancias se quede obsoleto.

Hace un año, y tras una larga ausencia de los campos de golf, retomé la actividad. De nuevo he vuelto a poner en marcha todo lo que sé para contribuir en lo posible a lo que me apasiona, el golf. Intento perfeccionar en mi trabajo y contribuir en la difusión al golf y toda la cultura que lo rodea. Lucho por hacer más justas las cosas como que cada jugador pueda disponer del libro de distancias de cualquier campo de golf, y que el campo de golf también salga beneficiado y pueda disponer de una herramienta indispensable y de calidad para todos sus clientes. Se puede pedir a Amazon el libro de distancias de su campo de golf y se lo llevarán a casa. Todo ello por un precio de diez euros.

Hoy en día, si un campo de golf no tiene el yardage book de su recorrido, es o bien porque no hemos sabido hacerle llegar nuestra información o simplemente porque la persona responsable en el campo no lo quiere.
 

Vincent Granados es fundador de SkyGolfSpain.