Noticias destacadas

‘Generemos industria’, por Alejandro Nagy

Hace unas semanas, coincidiendo con el 10º Golf Business Forum de KPMG celebrado en St Andrews, la conocida consultora publicó un estudio en el que estimaba que la industria del golf en Escocia supone algo más de mil millones de libras esterlinas anuales. Esto supone, por ejemplo, asegurar más de veinte mil puestos de trabajo directos e indirectos, generar unos ingresos de quinientos ochenta y dos millones de libras y originar más de trescientos millones de libras en sueldos cada año. Todo esto con unos seiscientos campos de golf activos (en España hay alrededor de cuatrocientos) y algunos en proyecto.

Durante ese mismo foro se presentó en sociedad nuestro proyecto golfindustria.es, un portal web con dos objetivos claros: servir de punto de encuentro a los profesionales de la industria del golf en España y servir de vía de entrada en el sector del golf a profesionales de otros sectores. Muy posiblemente usted forme parte de ese 0’6 % de españoles con la licencia federativa de la RFEG en el bolsillo y que, de uno u otro modo, pueda formar parte de la “industria” del golf.

¿Industria del golf en España? Algunos opinan que ya existe, otros que no lo hará nunca. Actualmente el golf patrio es visto, según se mire, como deporte, actividad pseudodeportiva, complemento turístico, aberración inmobiliaria, actividad antiecológica, arma política, etc., pero no como una industria. No existe algo similar a lo que se encuentra en USA, Reino Unido, Irlanda, Australia o Japón, pero podría existir.

Crear industria es viable, es un arduo trabajo a largo plazo, complicado pero no imposible. Algunas acciones, como fomentar el estudio en universidades y formación profesional de áreas específicas de golf o consolidar los cursos de estudios de postgrado especializados en gestión de clubs y mantenimiento de campos, son importantes para generar nuevos profesionales competentes. Potenciar, reforzar o reorganizar las asociaciones sectoriales de golf ya existentes, y también conseguir la coordinación entre ellas, es fundamental para remar todos en la misma dirección. Acercar el golf como industria a los profesionales de otros sectores es igualmente importante, es necesario que un industrial de cualquier sector vea a los campos de golf como clientes potenciales, que conozca sus demandas y que pueda satisfacerlas.

Pero hay dos acciones que deberían ser prioritarias. La primera es generar golfistas en España, generar jugadores, generar demanda interna, acercar el golf a la población de manera eficiente, crear interés por el deporte, evitar ese repelús que produce hablar de golf en la calle. Y la segunda es descargar a las federaciones (RFEG y territoriales), de la responsabilidad de liderar esta generación de industria. Las federaciones se ocupan del área deportiva, aceptablemente llevada, y deberían preocuparse también de generar licencias de forma real, efectiva, continua y duradera. Pero hasta ahí.

La generación de industria del golf corresponde a los profesionales del sector. La red del golf en España la deberían tejer los gerentes, greenkeepers, directores deportivos, profesores de golf, plantilla de los clubs, etc., en “vertical”, y los empresarios (profesionales del mantenimiento de campos, diseñadores, constructores, organizadores de eventos y viajes, y demás), formadores, industriales de otros sectores afines, comunicadores, etc., en “horizontal”. Con organización y objetivo final podríamos optar a poseer una industria de golf nacional sólida y duradera. En España tenemos mimbres para hacer un buen cesto, sólo falta que los artesanos se pongan manos a la obra.
 

Alejandro Nagy es coordinador de cgolfsostenible y fundador de golfindustria.es.
 

emprendedor