Destacado

«Hemos trabajado para presentar el Catalunya Championship con un campo estilo TPC Sawgrass o Augusta National, algo que en Europa está poco visto» – David Bataller, director agrónomo de PGA Catalunya Golf and Wellness

Ganadores del DP World Tour, jugadores de Ryder Cup y de Majors, así como golfistas olímpicos, se reúnen esta semana en el emblemático recorrido Stadium Course de PGA Catalunya para disputar el Catalunya Championship, un torneo del DP World Tour que cuenta con dos millones de dólares en premios y que es puntuable para el ranking mundial, lo cual puede abrir puertas para los torneos más importantes de la temporada.

Para para lograr un torneo de este nivel, PGA Catalunya ha trabajado duro en tiempo récord y los trabajos en el campo han estado dirigidos por David Bataller, director agrónomo de PGA Catalunya Golf and Wellness.

«Cuando nos llamaron para decirnos que íbamos a tener el Catalunya Championship fue una mezcla de nervios y emoción, porque un torneo de este nivel necesita un año de preparación y sólo teníamos seis semanas… pero nos llamaron porque en PGA Catalunya siempre tenemos un estándar muy bueno y dándole un poquito más al acelerador podríamos llegar a presentarlo para este nivel. Hemos nutrido muy bien el ‘rough’ para tenerlo en condiciones óptimas y el resto ya lo manteníamos en muy buenas condiciones», explica Bataller.
 

 
«Los jugadores se van a encontrar un campo totalmente diferente. El resort cuenta con más de quinientas hectáreas, por lo que es muy grande y nos permite tener zonas muy naturales así mucha intimidad entre hoyos porque el diseño permite una gran distancia de hoyo a hoyo. Hemos limpiado mucho el campo y hemos enmarcado cada hoyo al estilo de los torneos más grandes con una alta definición en la zona de riego con de no riego, bien definida con pinaza que marca la zona tratada con la zona que es bosque, donde está toda la flora y fauna autóctona que tenemos en la zona. Es un estilo más TPC Sawgrass y más Augusta National, que en Europa está poco visto», continúa.

«Siempre mantenemos las calles a las medidas estándar de torneo, el jugador que viene a PGA Catalunya viene a experimentar un campo del tour porque se diseñó para eso, para la Ryder Cup. Así que estas líneas de calles estrechas son constantes durante todo el año; es más, tenemos hierba totalmente distinta en calle de la del ‘rough’, con lo que no puede variar por el diseño básico. Pero esta vez el ‘semi rough’ lo hemos hecho en la calle, estrechándolas entre tres y cuatro metros; en calles de veinte a veinticinco metros es muy significativo y ya he escuchado varios comentarios de que el campo está más difícil que nunca».

«Hemos nutrido mucho el campo. Venimos de semanas que ha hecho mucho frío, en el Pirineo aún hay mucha nieve y eso hace que las noches sean fresquitas y el césped no estaba creciendo en su máximo esplendor, pero ahora sí lo está haciendo, y van a tener un ‘rough’ grueso, cortado a la altura estándar del DP World Tour, a setenta y cinco milímetros con lo que para el fin de semana estará por cien milímetros».
 

 
«Este campo tiene los tees elevados por lo que la bola está más rato volando y, de hecho, esta semana vamos a medir el vuelo de la bola en el tee del uno, un tee a quince metros de altura respecto a la calle y, como va a hacer un poco de viento, veremos si la bola se desplaza o no y si es difícil posicionarla en calle. Por su parte, en los greens nos han exigido velocidades de 11.5 porque se quieren trabajar banderas complicadas y divertidas», prosigue Bataller.

«Estamos muy ilusionados con el torneo, todo el personal se ha involucrado al máximo; tenemos un equipo de greenkeeping fijo de cuarenta personas trabajando en los dos campos y han venido tanto voluntarios de la zona como gente de Portugal».

«Por otro lado, tenemos la suerte de que esta semana se encuentra aquí a Micah Woods, Chief Scientist of Asian Turfgrass Center, un especialista que asiste a Majors y Ryder Cup mediendo científicamente no solo la velocidad de los greens sino también la firmeza con sensores de humedad, y vamos a valorar cómo va aumentando la firmeza de los greens con datos. Nos está haciendo un estudio día a día y veremos cómo los jugadores, sin tener esta información, se van adaptando al campo».

«Ayer ya jugaron bastantes y nos dicen que les gusta muchísimo cómo está el campo; nosotros hemos trabajado duro para que esté al máximo nivel», finaliza David Bataller, director agrónomo de PGA Catalunya Golf and Wellness.