Destacado

Iberik Hoteles invertirá más de ocho millones de euros en reformar el Gran Hotel Balneario de Guitiriz

Iberik Hoteles destinará ocho millones y medio de euros a adecuar el emblemático Hotel Balneario de Guitiriz con el objetivo de reabrirlo a lo largo del primer semestre del 2023. La compañía lo compró el pasado ejercicio y busca poner a punto las instalaciones de uno de los referentes en turismo de salud a nivel europeo.

El Gran Hotel Balneario de Guitiriz, cuyas instalaciones albergan más de cuarenta hectáreas, está situado a medio camino entre A Coruña y Lugo y lleva cerrado desde la primavera de 2017. La obras de mejora que llevará a cabo la cadena hotelera están enfocadas a mejorar todas y cada una de las áreas del complejo para ofrecer a sus clientes lo último en turismo termal a través de un proyecto que incluye además la incorporación de energías renovables para su funcionamiento como la instalación de calderas de biomasa y placas fotovoltaicas.

A las instalaciones se suman un campo de golf de nueve hoyos de más de treinta hectáreas, una pista de tenis y dos de pádel. Todo ello rodeado de zona ajardinada y un bosque con rutas peatonales para la práctica del senderismo. La casa club era la antigua cochera del gran hotel que se transformó en un espacio para disfrutar en buena compañía en un ambiente cálido y relajado que incluye los espacios de servicio la zona de estar de los clientes y la cafetería, además de una amplia sala de estar de usos múltiples con chimenea.

La nueva etapa que se espera para el establecimiento en el 2023 es consecuencia de los sucesivos cambios de propiedad de los últimos años. El grupo Oca Hotels anunció en marzo del 2020 que había comprado las instalaciones y que preveía dedicar unos cuatro millones en la reforma. Ese anuncio llegó meses después de la compra, pues a comienzos del 2020 lo había adquirido a Foro de Formación e Inversiones, que se había hecho con las instalaciones al presentar la mejor oferta en el Juzgado de lo Mercantil de Lugo. Pero Oca Hotels no llegó a ejecutar la reforma, ya que las instalaciones pasaron al grupo Dmanán. Finalmente, la propiedad pasó a la cadena Iberik, que cuenta con hoteles en Galicia y en Asturias.