Destacado

Ignacio Soto, head greenkeeper de Finca Cortesín: «Jugar tu campo es fundamental, creo que a los greenkeepers que nos gusta el golf y lo practicamos contamos con bastante ventaja»

Ignacio Soto, uno de los profesionales del mantenimiento de campos de golf más respetado de España, es Ingeniero Técnico Agrícola y cuenta con un Turfgrass Management Degree por la Universidad de Michigan State. Tras un año de prácticas en el Real Club Valderrama pasó a ser greenkeeper en Atalaya Golf durante cuatro años y posteriormente head greenkeeper en el Real Club de Golf Sotogrande durante ocho. Tras varios años dedicado al mantenimiento de campos de golf, Ignacio se unió a Jersa Golf durante tres años, centrándose en la actividad de construcción de campos de golf. Desde 2009, Ignacio es el head greenkeeper de Finca Cortesín.
 


 

¿Qué te motivó a orientar tu carrera profesional a la industria del golf, concretamente al mantenimiento de campos de golf?

Empecé a jugar al golf con apenas siete años, siempre me ha apasionado todo lo que rodea a este deporte. Tradicionalmente mi familia se ha dedicado a la agronomía y fueron ellos los que me propusieron que me especializara en algo relacionado con la agronomía en campos de golf. Después de acabar Ingeniería Técnica Agrícola tuve la fortuna de recalar en la Universidad de Michigan State, universidad de gran reputación en manejo de césped deportivo. Allí disfrute estudiando lo que de verdad me gustaba durante dos años.

 

¿Cómo enfocas tu actividad diaria en el campo de golf? ¿Cómo es gestionar el mantenimiento de un campo de golf tan exigente como Finca Cortesín?

Existen pocas profesiones que dependan de tantos factores. Los campos de golf cambian en cuestión de pocas horas, quizás es lo que hace a este trabajo ser tan intenso. Me gustaría tener todo planeado en todo momento, pero la realidad es que improvisamos mucho, dependiendo de cómo veamos el campo a diario. Me gusta caminarlo todo lo que puedo y ponerme siempre en la piel de nuestros clientes. Jugar el campo es fundamental, creo que a los greenkeepers que nos gusta el golf y lo practicamos contamos con bastante ventaja, pero también sufrimos más cuando las condiciones no son tan buenas.

Respecto a las exigencias, no entendería este trabajo sin que me exigieran. He tenido la suerte de recalar en Finca Cortesín, campo muy exigente pero al mismo tiempo con medios suficientes para poder responder a esas exigencias. Desde el primer día he estado muy bien rodeado por un equipo de grandes profesionales y por una propiedad que confía en mi trabajo.

 

En tu opinión, ¿cuáles serían las principales diferencias entre la teoría norteamericana del golf (la de tu etapa universitaria) y la realidad española?

Todo empieza con el diseño y la construcción de los proyectos. En España se han construido muchos campos de golf sin pensar en su mantenimiento. Muchos greenkeepers estamos gran parte del tiempo intentando solventar problemas de construcción que hemos heredado, algunos casi irreparables como un mal suelo, una mala elección de especies cespitosas o un drenaje insuficiente. Si empleáramos todo nuestro tiempo a mantener campos bien construidos nuestro trabajo luciría mucho más.

Otra gran diferencia es la mano de obra, antes de empezar un proyecto es fundamental tener claro con cuanto personal vas a disponer. De ello debe depender sobre todo el diseño del campo.

 

Un buen mantenimiento de un campo de golf, el activo más importante de cualquier club, es fundamental. ¿Crees que en España se valora a los greenkeepers como se merecen?

En España hay grandes profesionales, esto ha cambiado mucho en los últimos años. También hay mucha más competencia entre nosotros ya que llegan generaciones muy preparadas. Esto va directamente relacionado con el valor que se nos da. La Asociación Española de Greenkeepers ha realizado un gran trabajo para ganar reconocimiento poco a poco.

 

Eres un asiduo a ferias, congresos, ponencias, charlas técnicas, tanto en España como en Estados Unidos, ¿qué importancia le concedes a la formación y al reciclaje de conocimientos?

Esto es como ser médico. Somos los doctores del césped. Los buenos médicos se están formando continuamente y aquí pasa lo mismo. La formación es lo más importante de nuestra profesión. Siempre animo a los jóvenes que empiezan en esto que dediquen el máximo de tiempo posible a formarse, una vez que empiezas a trabajar cuesta más trabajo sacar tiempo.

 

¿Qué le aconsejarías a un recién licenciado que quisiera iniciarse en el mundo del mantenimiento de campos de golf?

Normalmente están terminando de estudiar muy pronto, entre los veintitrés y veinticinco años, y muchos de ellos quieren trabajar cuanto antes. Yo siempre les aconsejo que sigan estudiando la especialidad, que viajen, que hagan todas las prácticas que puedan, que aprendan idiomas, y que se rodeen de buenos profesionales. Al final todo cae por su peso. Es muy importante que les guste mucho este trabajo, sería difícil llevarlo a cabo con éxito si no te gusta.

 

¿Cuáles son tus objetivos a corto y medio plazo?

Finca Cortesín es un proyecto relativamente nuevo y todavía tiene mucho margen de mejora. Mis planes son seguir mejorando el campo en lo posible. Me encantan los retos y ahora mismo, y por suerte, este es el mío.
 

fincacortesin 123