Destacado

José Antonio García del Salto, fundador y gerente de Jerigolf: «Nuestro nivel de calidad es máximo, nos adaptamos perfectamente a los requisitos de cada tipo de trabajo»

José Antonio García del Salto es uno de los más longevos especialistas en construcción y mantenimiento de campos de golf de España, no en vano lleva en activo desde los años setenta. Tras más de treinta años al frente del Grupo Jersa, durante los que fue el responsable técnico de todas las obras del grupo, en 2009 abandona el grupo y asume la dirección de Jerez Integral Golf, Jerigolf, empresa dedicada al mantenimiento, reforma y construcción de campos de golf y de terrenos deportivos. En estos años, Jerigolf ha trabajado en clubs de referencia como Sherry Golf, Club de Golf Montecastillo, Real Club de Golf de Sevilla, Club de Golf Valle Romano y Real Club Valderrama, entre otros.
 


 

¿Qué te motivó a orientar tu carrera profesional a la construcción y mantenimiento de campos de golf?

Mi padre era un gran aficionado a la botánica y a la jardinería, por lo que crecí rodeado de plantas y jardines, lo que terminó orientándome, lógicamente, hacia este sector. Mis comienzos fueron construyendo jardines, siendo el pionero en insertar el riego por aspersión en jardines en la zona de Cádiz. Viendo perspectivas de negocio en este sector, fundé Jerezana de Riegos S.L. en 1978 junto con otro socio que se encargaba de la tarea comercial. Durante unos años ejecutamos una gran cantidad de riegos en jardines y poco a poco fuimos ampliando el negocio con la construcción completa de campos de fútbol, siendo los mayores consumidores de semillas de césped en esa época en Andalucía al haber construido más de cincuenta campos de fútbol.

En el año 1989 Severiano Ballesteros, por medio de su equipo, estaba buscando una empresa que participara en la construcción del campo de golf de Sancti Petri. Tras haber contactado con Madrileña de Riegos para construir el riego por aspersión, pensaron en nosotros para la siembra, dado que éramos la empresa más importante en siembra de césped de la zona y teníamos experiencia en el campo de la Base Aérea de Rota y en Golf Campano. Gracias a nuestro empeño en realizar también el riego, nos asociamos ambas empresas, creando Jermagolf y construyendo Sancti Petri y Los Arqueros Golf junto a Ballesteros. A partir de ahí, Jerezana de Riegos comenzó su andadura en solitario en la construcción de campos de golf. Durante el boom en la construcción de campos fuimos la primera empresa que ofrecía la construcción completa de campos de golf, hasta llegar a participar en la construcción de más de cincuenta campos, unos treinta y cinco realizados de manera integral y otros quince parcialmente (riego, movimientos de tierras, etc.).

 

¿Cómo enfocas tu actividad dentro de la industria del golf?

Nuestra actividad principal son las reformas o mantenimientos de campos de golf. El mundo de las reformas es más complicado que la construcción, en primer lugar, porque trabajamos con tiempos limitados y, en algunos casos, sin interrumpir el juego y, por otro lado, tenemos que adaptarnos al campo en sí. Pero, desde luego, la ventaja competitiva que tiene Jerigolf es principalmente la experiencia, los conocimientos que hemos adquirido a lo largo de tantos años, y lo aprendido trabajando con diferentes diseñadores y sus equipos.

Nuestro principal activo es nuestro personal técnico. En primer lugar Andrés Gómez Cuquerella, mi mano derecha, greenkeeper formado en St. Andrews University (Escocia) y en Penn State University (Estados Unidos), ha trabajado cinco años en campos de prestigio tanto en Estados Unidos como en Reino Unido. Andrés cuenta con una amplia experiencia en mantenimiento y sobre todo en reformas, ya que lleva algo más de seis años trabajando a mi lado en todo tipo de obras. Por otro lado contamos con tres encargados de obra con más de veinticinco años de experiencia trabajando en el sector. Igualmente disponemos de un personal altamente cualificado y especializado, a quienes he formado a lo largo de muchos años ya que considero la buena formación un aspecto fundamental para ejecutar trabajos de calidad. Por ello, contamos con un muy buen equipo que va rotando por las diferentes obras.

En Jerigolf contamos con un amplio parque de maquinaria de más de cien máquinas específicas para nuestra actividad profesional, así como un servicio de mantenimiento de las mismas gracias a nuestro taller propio con un mecánico excepcional que nos permite mantenerlas en perfecto estado. Zanjadoras de todo tipo, tractores y remolques con ruedas de golf, diversos tipos de sembradoras, rotovator verticales, máquinas de mantenimientos, máquinas decapadoras, retros de cadenas, niveles láser, gators, etc., son algunas de nuestras máquinas.

Todos estos elementos hacen que nuestro nivel de calidad sea siempre el máximo, adaptándonos perfectamente a los requisitos de este tipo de trabajo. En el ámbito de las reformas trabajamos en todo el territorio nacional, y los proyectos de mantenimiento los desarrollamos únicamente en Andalucía ya que consideramos que deben tener una vigilancia muy directa. Nuestra empresa tiene su sede en Jerez y, ya sean campos de fútbol o de golf, queremos estar cerca de las instalaciones para desarrollar un mantenimiento de alta calidad.

 

Las actividades de Jerigolf incluyen, entre otras, construcción integral de campos, remodelación de tees, bunkers y greens, y de mantenimiento. ¿Cuál dirías que es la especialidad de la empresa?

Nuestra especialidad es, sin duda, cualquier reforma que tenga que efectuarse dentro de un campo de golf. Al haber trabajado en construcción integral tantos años, y durante los últimos seis habernos centrado exclusivamente en reformas, podemos asesorar la mejor solución y ejecutar cualquier obra que se nos solicite. De hecho, una vez que empezamos a trabajar en un campo solemos mantener la colaboración ejecutando nuevas reformas posteriores. Actualmente, gracias a la confianza obtenida por nuestro trabajo llevamos cuatro años trabajando en el Real Club Valderrama ejecutando todo tipo de obras, al igual que en Golf Montecastillo y en Finca Cortesín, entre otros.

En cuanto a mantenimientos, existe poco movimiento en este sector. Actualmente llevamos Sherry Golf desde el año 2004, es nuestro campo de referencia en cuanto a tareas de mantenimiento se refiere.

 

Recientemente habéis obtenido la aprobación de la patente de vuestro sistema de construcción de bunkers, ¿qué características tiene este sistema?

El problema principal de los bunkers es que a consecuencia de las lluvias intensas la arena no puede filtrar el agua con rapidez y se encharca, produciendo un ascenso de los limos del suelo que se mezclan con la arena. Lo mismo ocurre en el caso de taludes pronunciados, la arena se desplaza y la tierra del borde se deposita sobre la arena. Una vez contaminada la arena ya no tiene remedio.

Teníamos que idear un sistema que aislara la arena de la arcilla del suelo. Hay algunos sistemas que intentan evitar este problema pero, además de ser más caros, en nuestra opinión tienen sus inconvenientes. Empecé a utilizar este sistema hace años pero seguíamos teniendo muchos problemas, al final terminaba destrozándose con el mantenimiento. Tras analizarlo y preguntar a diferentes greenkeepers los problemas que se les presentaban, llegamos a perfeccionarlo. Partimos de la forma de tratar la base del bunker y después la propia ejecución de nuestro sistema.

La característica principal consiste en aislar mediante un plástico el suelo, por debajo del drenaje incluso y, una vez ejecutado el mismo, cubrir con una malla filtrante para evitar roturas del plástico y contaminación con la grava. Estas dos láminas se anclan en el borde con una zanja de hormigón, para evitar problemas en el mantenimiento. Con el fin de evitar el desplazamiento de la arena en los taludes incluimos el Sand Trapper II, al estar asociado a nuestro sistema permite una más rápida evacuación del agua de lluvia hacia el drenaje y al mismo tiempo evita que se desplace del talud. Nuestro sistema patentado de construcción de bunkers es una gran solución a este problema.

 

Un buen mantenimiento de un campo de golf, el activo más importante de cualquier club, es fundamental, ¿crees que en España se valora a los greenkeepers como se merecen?

Creo que todavía no se les da a los greenkeepers la importancia que tienen en los campos de golf, aunque actualmente están muchísimo más valorados que hace unos años gracias a la cantidad de greenkeepers formados en Estados Unidos e Inglaterra y al nivel de estudios y preparación que tienen. Por otro lado, creo que se lo están ganando a pulso, ya que siguen formándose continuamente. Los años que llevo en este gremio me han permitido conocer a muchos de ellos, tener amistad con algunos y admiración por su trabajo, algo que no es nada fácil.

 

Eres un asiduo a ferias, congresos, ponencias, charlas técnicas, tanto en España como en Estados Unidos, ¿qué importancia le concedes a la formación y al reciclaje de conocimientos?

Desde que empecé tuve claro que visitar todas las ferias, ponencias etc., es importante para poder estar al día, algo totalmente imprescindible en un gremio tan cambiante como nuestro. En nuestros comienzos en el sector del golf éramos asiduos de todas las ferias del sector, como Iberflora, Jardinova, etc. Desde el año 1990 he viajado unas veintitrés veces a Estados Unidos, tanto para acudir a ferias como sobre todo para visitar campos de golf en construcción, en reforma y ya concluidos.

Desde mi punto de vista, si no estamos en continua formación, además de demostrar un desinterés hacia tu profesión, a corto plazo te quedas anticuado dada la cantidad de elementos nuevos que salen anualmente. Creo que los conocimientos adquiridos en las diferentes ferias son a veces imprescindibles para tu formación, de hecho muchas de las máquinas que tenemos han sido adquiridas en las mismas ferias.

Igualmente, y dada mi afición a los libros, he tenido la posibilidad de hacer acopio de libros de hidráulica, mantenimiento de campos de golf, diseño de campos, etc. teniendo actualmente una gran biblioteca para consultas.

 

Un tópico generalizado del golf en España es que es un “deporte para la élite”, algo que frena mucho su promoción en nuestra sociedad. ¿Tú cómo lo ves?

Creo que el problema principal es el haberse centrado en el turista y haber dejado de lado el mercado nacional. Este sigue anclado en el pasado, cuando se consideraba un deporte de élite ya que eran pocos los campos existentes y, la gran mayoría, privados.

Otro tema importante es la falta de escuelas de golf, tanto por parte de la Administración como de los clubs de golf. Al final de la época dorada de la construcción se empezaron a crear escuelas como la de La Cartuja en Sevilla y, con el apoyo de la RFEG, se empezó a estudiar su construcción en toda España. Pero llegó la crisis y solo se terminaron unas pocos.

Creo que cualquiera que quisiera empezar a jugar al golf en esa época veía las dificultades que tenía y el coste que suponía por lo que, al final, optaba por dejarlo. No han sabido fidelizar al cliente y, sobre todo, no han sabido ver que el aficionado al golf es cliente para toda la vida. Actualmente algunos clubs ofrecen más facilidades pero, con la crisis, los gastos superfluos se dejan para mejor ocasión.

 

¿Cuáles son los objetivos de Jerigolf a corto y medio plazo?

Consolidar a Jerigolf como la empresa más fiable y especializada en reformas de campos de golf. Para ello seguimos trabajando día a día para dar la máxima calidad en cada trabajo, continuar con una estructura pequeña pero, al mismo tiempo, capaz de efectuar cualquier obra sin problemas de tamaño ni complejidad.

jerigolf green