Destacado

José Luis Calle Martín, nuevo head greenkeeper de Lo Romero Golf

Una dilatada trayectoria profesional y una excelsa experiencia precede a José Luis Calle, gaditano afincado en la Región de Murcia desde que encontró trabajo en esta tierra y se enamoró de una ‘murcianica’ -María José, con quien tiene cinco hijos-, hace unas tres décadas. De los otros, de los que un agrónomo dedicado a campos de golf también vive como sus ’hijos’, atesora cuatro en los últimos veintiocho años y en este 2024 estrena ‘paternidad’ ya desde hace muy pocas fechas es el máximo responsable de los dieciocho hoyos de Lo Romero Golf.

José Luis Calle Martín estudió en Badajoz para formarse como ingeniero agrónomo. Apasionado de su reciente estrenada titulación, decidió con una beca Erasmus continuar su formación en Escocia siendo Lancashire College of Agriculture fue su primer destino. Tanto le gustó esta escuela de capacitación agrícola con diversas especialidades que le pidió a su director seguir vinculado a ella a través de un programa de trabajos en prácticas.

Desde su siguiente destino, el londinense East Sussex National Golf & Country Club, dió el salto al otro lado del Atlántico con una beca de la Ohio State University para continuar más tarde sus prácticas en Fort Lauderdale Country Club. Dos últimos años en el Loch Lamond Golf Club, de nuevo, en Escocia, fueron suficientes para decidir que quería volver a España tras un periplo de seis años formándose en el extranjero.
 

 
«Recuerdo nítidamente los doscientos cincuenta currículos que envié aquel 1996, me contestaron dos para decirme que no necesitaban en ese momento un perfil como el mío. Fue a través de un amigo que me enteré de que estaban buscando a alguien como yo en La Manga Club Resort & Country Club. Llamé, me entrevistaron y entré a trabajar el 1 de diciembre de 1996», indica José Luis, a quien los tres recorridos de dieciocho hoyos y un pitch & putt del complejo murciano le han mantenido ocupado hasta el 19 de diciembre de 2023.

«Este año he decidio tener un cambio de aires. Estos veintiocho años en La Manga Club han sido una aventura increíble de continuo aprendizaje, de reconstrucciones, de competiciones… y de pandemia, pero ahora tengo la oportunidad de responder a una apuesta definitiva. Estoy ilusionado por mi nuevo reto ya que Lo Romero Golf es un campo maduro y yo también soy un hombre maduro, ambos estamos en la misma sintonía», explica.

«A este nuevo recorrido le voy a ofrecer una experiencia de trabajo única y buena. De momento no he hecho cambios pero llegarán, y los que haga no serán fáciles de ver. Se trata de que el campo evolucione y yo con él -junto al equipo-, y parecerá que yo no cambio nada», añade.

«Soy consciente de que me uno a una instalación trabajada, muy atractiva, con muchos proyectos entre los que destaca un embalse de captación de agua de tormentas en la que en estos momentos se están construyendo lagos para el aprovechamiento de agua de lluvia. Y, aunque parezca que han empezado conmigo, este espacio estaba ya muy madurado por la propiedad», aclara.

«Pretendo imprimir madurez a ciertas cosas. Habrá pinceladas, algunos cambios estructurales y una nueva casa club ya proyectada. De todo ello participaré y lo viviré con el resto de trabajadores de Lo Romero», comenta José Luis.
 

 
«Los dieciocho hoyos de Lo Romero Golf constituyen un campo ‘de los antiguos’ en los que el desarrollo urbanístico abraza el diseño sin interferir en él. Es como una isla de naturaleza y, aunque todo el mundo señala el hoyo 18 como el emblemático del recorrido, me llama más la atención el hoyo 12. Es un par tres pequeño y apetecible, que tiene un gusto especial. Doce es también el número de los trabajadores con los que cuanto para sacar adelante el día a día de Lo Romero aunque intentaremos ampliar un poco más y siempre haciendo equipo», concluye Calle.

José Luis Calle pertenece a la Asociación Española de Greenkepers desde sus inicios e incluso ha formado parte de su Junta, asociación que considera muy relevante así como un importante baluarte para los profesionales del mantenimiento de césped deportivo.

Igualmente es miembro de la Golf Course Superintendents Association of America (GCSAA) y se encuentra asociado al Colegio de Ingenieros Agrícolas de la Región de Murcia ya que considera que los campos de cultivo y los campos de golf viven situaciones muy similares como plagas y problemas del agua, siendo positivo estar cerca y al día de los problemas de los agricultores.