Destacado

‘KNX, una buena manera de ahorrar agua y energía en tu club de golf’, por Jorge Rodríguez Nagy

El próximo 20 de octubre se celebra el veinticinco aniversario de la tecnología KNX, estándar de referencia que engloba a más de cuatrocientos fabricantes y cincuenta mil integradores, instaladores e ingenieros que trabajan día a día en proyectos de control y automatización de edificios. Una de las principales ventajas que ofrece KNX para el cliente final es la flexibilidad a la hora de ejecutar o ampliar cualquier proyecto debido, precisamente, la gran cantidad de fabricantes y el número de personas certificadas por la KNX Association.

Pero, ¿qué ofrece KNX específicamente? De forma general, y antes de entrar a ver en detalle qué aporta KNX a un campo, club o resort de golf, indicar que con KNX podremos controlar y automatizar prácticamente cualquier sistema eléctrico de un edificio:

  • Sistemas de climatización e instalaciones térmicas
  • Gestión energética, medición de consumos eléctricos
  • Gestión de cámaras
  • Monitorización de consumos de agua
  • Control de iluminación
  • Control de cerramientos (puertas, ventanas, persianas, etc.)
  • Sensores de inundación, de humos, de CO2, de presencia, de movimiento, de temperatura, etc.

La integración de sistemas tiene como fortaleza que todos ellos están bajo un mismo paraguas, es decir, no hablamos de sistemas independientes sino que están interactuando entre ellos. Por ejemplo, un sensor de presencia en una estancia climatizada detecta que no hay nadie durante un tiempo definido y el sistema de control procede a apagar el clima y la iluminación de esa estancia. Todo ello, por supuesto, controlado desde cada estancia, desde un ordenador central y/o desde dispositivos móviles.
 

¿Qué puede ofrecer KNX… a un campo de golf?

Una vez hemos visto las generalidades de KNX, vamos a hacer una reflexión para enfocarnos un poco más hacia las instalaciones de golf. Teniendo en cuenta las singularidades de cada instalación, se podrían definir dos grandes zonas: la primera englobaría todas las edificaciones (desde una casa club de pocas estancias hasta un resort completo pasando por un pequeño complejo que tenga varios edificios para cada uso), y la segunda zona seria todo el espacio verde que ocupa el campo de golf propiamente dicho y los jardines adyacentes.

En la primera zona, aparte de los sistemas comunes a casi todos los edificios (climatización, iluminación, gestión energética, persianas, cámaras, etc.) que vimos antes, hay ciertas particularidades en los campos de golf que conviene resaltar. Por ejemplo, el uso habitual de una estación meteorológica que posee varios sensores (lluvia, viento, humedad, etc.) es apoyar al control de clima, iluminación y persianas, pero en nuestro caso también aporta información muy útil para el jugador y para el equipo de mantenimiento del campo. Los elementos de gestión energética, básicos en cualquier edificio, también nos pueden ayudar a una mejor gestión de la carga de baterías de carros de mano y buggies.

KNX está orientado a la automatización y control de edificios y, aunque que se han realizado proyectos de control de riego con KNX en pequeños jardines, no recomendamos afrontar un control de riego de un recorrido completo ya que hay sistemas de gestión de riegos muy completos y diseñados específicamente para esta tarea.

Dejando a un lado el riego hay otros sistemas del campo que sí pueden integrase en un sistema de control como, por ejemplo, los aseos del campo (iluminación, cámaras de seguridad, control de apertura en puertas y ventanas, etc.), la iluminación exterior (caminos, jardines, tee de prácticas, etc.), las puertas que del perímetro del campo, los accesos al parking del club, los accesos a la zona de mantenimiento y a la propia nave o edificio principal, etc.

En definitiva, el estándar KNX es una opción con amplia experiencia demostrada muy interesante para cualquier campo de golf que quiera tener una gestión integral de los edificios que disponga: casa club, cuarto de palos, pro-shop, restaurante, nave de mantenimiento y más.
 

Jorge Rodríguez Nagy es ingeniero técnico de telecomunicación y executive MBA, gestionando productos, servicios y proyectos de ingeniería desde Rodríguez Nagy Telecomunicaciones y actualmente potenciando la instalación de láminas solares al frente de laminaSOL. Por otro lado es jugador de golf desde hace más de veinte años y es buen conocedor de las instalaciones de los clubs de golf.