Noticias destacadas

La AECG reclama al Gobierno de España el reconocimiento del golf como parte al sector turístico y se le dote de herramientas para superar la crisis del COVID–19

La Asociación Española de Campos de Golf pide a la Administración que no cuestione algo evidente: el golf es parte importante del turismo en nuestro país y la aplicación del IVA al tipo general supone para el sector del golf un arancel en su actividad como importador de capitales.

Dado el perjuicio empresarial que la crisis del COVID-19 ha generado en la industria del golf, y toda vez que este constituye un importante factor en la elección de España como destino turístico, la Asociación Española de Campos de Golf se ha visto en la obligación de reclamar al Gobierno de España que de una vez por todas se le reconozca su naturaleza turística.

La industria turística del golf genera cada año dos millones de visitantes a España cuyo motivo principal para visitar nuestro país es la práctica deportiva, algo que supone unos ingresos globales de unos dos mil quinientos millones de euros por conceptos como alojamiento, comercio, restauración, trasporte, ocio, etc., además del propio golf. El golf en sí mismo supone sólo el 20 % del gasto total de este tipo turista, pero es el principal motivo de su elección para viajar a diversos destinos turísticos como son Andalucía, Canarias, Baleares, Cataluña, Valencia, Murcia y otras regiones que son consolidados destinos de golf con una alta valoración internacional.

“La consecución de esta demanda conllevaría un trato fiscal acorde con nuestras circunstancias, algo que venimos reclamando desde el año 2012 desde diferentes estamentos. La AECG ha concretado su petición en la aplicación del IVA reducido, como de facto se hace con otros actores del sector, ya que esto supondría una mejora sustancial de la competitividad frente a destinos situados en países de nuestro entorno, con quienes competimos en ocasiones en un plano desigual. El IVA al tipo general supone para el sector del golf un arancel a la actividad importadora de capitales del extranjero que desarrolla. Nadie cuestiona algo que parece evidente: el golf es turismo”, indica Claudia Hernández, presidenta de la Asociación Española de Campos de Golf.
 

 
Igualmente, a la AECG le preocupa profundamente que, tras el levantamiento del estado de alarma, el tráfico de turistas a España se mantenga no obstante restringido ya que de ser así sería indispensable una prórroga de los ERTE por causa de fuerza mayor así como de todas aquellas medidas extraordinarias y excepcionales establecidas en el RDL 8/2020 en relación con estos.

La prórroga de esta medida por parte de la AECG al Gobierno radica en que la inmensa mayoría de los campos de golf de España son PYMES y dependen fundamentalmente del tráfico internacional de turistas de golf cuyo destino es nuestro país. Para ello, tal y como la Asociación viene reclamando, el golf, además de ser un deporte, debe ser considerado como una actividad turística y es esta naturaleza la que genera creación de riqueza y empleo de calidad.

Todo ello, sumado a que el golf es un deporte que se practica al aire libre y sin apenas contacto entre sus practicantes, que además de ser seguro es bueno para la salud física y mental, y que ha podido mantener sus campos con servicios mínimos, lo posiciona como motor de la actividad turística para en cuanto sea posible abrir sus instalaciones con las herramientas que la Asociación Española de Campos de Golf ha demandado, podrá contribuir de forma decisiva en la recuperación económica del país tras el colapso que se ha producido con motivo de la pandemia generada por el coronavirus COVID-19.