Noticias destacadas

La AEdG recomienda unas medidas mínimas para el mantenimiento de césped deportivo durante el estado de alarma generado por la crisis sanitaria del coronavirus COVID-19

Desde la Asociación Española de Greenkeepers (AEdG), y ante el estado de alarma en el que se encuentra España, se ha informado acerca de criterios técnicos que considera fundamentales para el mantenimiento de los campos de golf, campos de fútbol, instalaciones deportivas, jardines y zonas verdes durante esta anómala situación.

Con estos criterios técnicos y recomendaciones se intentará que la reanudación de las actividades en los campos de golf se consiga de la forma más ágil posible y que ello no suponga un coste económico elevado para las ya maltrechas empresas por la falta de actividad. Precisamente, esta rápida reanudación de las actividades debería colaborar en la recuperación económica y de puestos de trabajos en nuestro país.

La mayoría de las instalaciones de golf ya han sufrido importantes reducciones de plantilla con despidos temporales y reducciones de jornadas de sus trabajadores. Esta lamentable situación ha hecho que en la actualidad, y con las instalaciones cerradas, la mayoría de éstas se están manteniendo con plantillas mínimas, trabajando en turnos para reducir los riesgos y adaptando las labores a las recomendaciones proporcionadas en todo momento por parte de las empresas y las autoridades. Este mantenimiento que se está realizando es de mínimos y garantiza la viabilidad de las instalaciones sin que exista un deterioro irrecuperable sin la realización posterior de importantes inversiones que implican costes elevados ni tiempos adicionales de cierre.

Las circunstancias de cada instalación son diferentes en cuanto a clima, nivel de mantenimiento, tipos de especies cespitosas, etc., y por ello la AEdG se centra en enumerar unos servicios mínimos de mantenimiento genéricos para permitir que no se produzcan estas pérdidas irreversibles y que se puedan reabrir las instalaciones a la mayor brevedad posible para poder colaborar así en la recuperación del sector turístico y de ocio en España.

  • Mantenimiento de las praderas y zonas de césped, especialmente de aquellas de mayor sensibilidad, y la aplicación de reguladores de crecimiento autorizados para minimizar estas necesidades de siega. Así, en el caso de los greens, se requiere al menos la siega de estos tres veces por semana mientras que del resto del campo (calles y tees) de al menos una vez por semana.
  • Control y manejo del sistema de riego para evitar la pérdida de las instalaciones.
  • Revisión diaria del greenkeeper (técnico) para detectar plagas, enfermedades fúngicas o cualquier otro problema en las instalaciones, siempre dentro del programa de Control Integral de Plagas de cada instalación.

 
Todas estas labores mínimas se realizarán atendiendo a las recomendaciones establecidas por parte de las Autoridades de forma que los trabajadores no deben coincidir en las mismas zonas de trabajo y respetar al máximo las normas y recomendaciones de sanidad aplicables en el control del coronavirus COVID-19.

Se requieren servicios mínimos para conseguir que las instalaciones no sufran daños irreparables ya que, en caso de no realizarlos, las partes más sensibles se deteriorarían rápidamente (días) no existiendo en nuestro país césped de reemplazo suficiente para la reparación de estas. Este hecho es de especial importancia ya que la pérdida de las superficies sensibles (greens) haría que los campos requieran de, al menos, seis meses para su reapertura ya que necesitarán resembrar por completo las zonas perdidas.

Desde la Asociación Española de Greenkeeper (AEdG) se ruega a todos sus asociados que sean responsables y solidarios en estos momentos tan duros y sigan las instrucciones dadas por las autoridades elaborando su propio programa de servicios mínimos de sus instalaciones.