Destacado

La ágil participación del equipo de mantenimiento del Club de Golf D’Aro ayudó a controlar el incendio forestal declarado en la zona

El pasado sábado, los Bomberos de la Generalitat dieron finalmente por controlado el incendio forestal que ha quemado setenta hectáreas entre Castell d’Aro y Santa Cristina d’Aro, un incendio que obligó a desalojar diversas urbanizaciones cercanas al Club de Golf D’Aro.

Un elemento clave para evitar que el fuego penetrase en el Macizo de las Gavarres fue el trabajo del personal del club, capitaneado por su head greenkeeper Adrián Muñoz, que activó numerosos aspersores del sistema de riego para crear una ‘barrera de agua’ de centenares de metros.
 


 
Por otro lado, el lago entre los hoyos trece y quince del recorrido fue utilizado por los helicópteros como punto de abastecimiento de agua de sus ‘Bambi bucket’.

El fuego, que se originó por una limpieza de franjas perimetrales, no provocó daños personales gracias a la intervención de los Bomberos, aunque sí afectó a algunas fachadas de viviendas de la urbanización.