Noticias destacadas

La app Clapphouse incorpora la tarjeta de crédito como método de pago para ofrecer a los clubs de golf una alternativa a sus TPVs físicos y ofrecer a los clientes una experiencia más cómoda y segura

The Mulligan Factory ha integrado en Clapphouse la pasarela de pagos Paylands de la ‘fintech’ española PayNoPain para permitir a los clubs de golf ofrecer a sus clientes la opción de pagar de manera sencilla y segura con tarjeta de crédito a través de la app. La activación de este nuevo método de pago no tiene coste alguno adicional para los clubs, quienes únicamente tendrán que hacer frente al coste por transacción fijado por el proveedor del TPV virtual utilizado por el club.
 

Con la incorporación de este nuevo método de pago, The Mulligan Factory amplía las posibilidades de pago a través de Clapphouse. Hasta la fecha, cada club podía habilitar como métodos de pago la opción de cargar un importe dado en la cuenta del cliente y la opción de pagar utilizando una tarjeta monedero proporcionada por el club. Tras el reciente lanzamiento de la versión 6.5 de Clapphouse, los clubs de golf que usan Clapphouse tienen ahora también la posibilidad de activar en la app del club el pago con tarjeta de crédito.

Como suele ser habitual en dichos casos, para activar el nuevo método de pago el club deberá contratar un nuevo TPV virtual. En el caso de Clapphouse, pero, el club cuenta con la flexibilidad adicional de poder utilizar un nuevo TPV virtual proporcionado por su banco de confianza o bien un nuevo TPV virtual proporcionado por alguno de los partners con los que trabaja PayNoPain.

Por su lado, The Mulligan Factory acompaña al club a lo largo de todo el proceso para agilizar al máximo el alta y configuración del nuevo método de pago en Clapphouse. Y también le asesora en el ámbito de pagos electrónicos para que el club pueda resolver del modo más eficiente sus retos internos y necesidades extremo a extremo, desde el momento en el que el cliente realiza una reserva on line hasta el momento en el que el cliente visita el club para jugar y más allá.

La activación del nuevo método de pago no tiene coste alguno para el club por parte de la factoría. El club únicamente tendrá que hacer frente a los costes asociados al uso del nuevo TPV virtual. En el caso de que el club opte por usar un nuevo TPV virtual proporcionado por su banco, el club tendrá que abonar un 0,3 % de comisión adicional por el uso de Paylands. Alternativamente, el club puede contratar un nuevo TPV virtual a través de uno de los partners de PayNoPain con comisiones extremadamente competitivas que pueden llegar a los niveles del 0,6 % sobre el importe de la transacción e independientemente de la cantidad y sin coste mensual fijo de ningún tipo.

“No teníamos pensado abordar la implementación de una pasarela de pago hasta 2021, pero tras los acontecimientos de los últimos meses decidimos adelantar la inversión e implementar cuanto antes una pasarela de pagos disruptiva que nos permitiera innovar y crecer a medida que el proyecto lo precisara”, comenta Lluís Llavina, cofundador y CEO de The Mulligan Factory. “Tras analizar múltiples opciones, nos decantamos por la solución de PayNoPain por su robustez, potencial y gran flexibilidad para adaptarse a las particularidades del proyecto y del sector”.

La implementación de la nueva pasarela de pagos cumple ya con los estrictos requerimientos de la PSD2, legislación en materia de pagos electrónicos que está previsto entre definitivamente en vigor antes de finalizar este 2020. De este modo, los clientes de Clapphouse pueden estar seguros de que los pagos y los datos de las tarjetas de crédito se procesan de manera completamente segura, sin que The Mulligan Factory ni el club tengan acceso a los mismos en ningún momento y pudiendo realizar la autenticación reforzada de la identidad del cliente cuando así se requiera en un proceso de pago dado.

Tras añadir esta nueva posibilidad a la oferta de Clapphouse, la factoría tiene previsto destinar a lo largo de los próximos meses más recursos para ayudar a los clubs de golf a aprovechar y adoptar las posibilidades que la solución ofrece para habilitar una operativa más ágil y segura. Una operativa más contactless gracias a, entre otras, funcionalidades como el self check in, esto es, la posibilidad de pagar con tarjeta de crédito una reserva previamente realizada liquidándola en el sistema de gestión del club en tiempo real sin necesidad de que el cliente pase por recepción en ningún momento.