Destacado

La Escuela de Golf de la Real Federación de Golf de Madrid se incorpora a Clapphouse y estrena máquinas de bolas digitalizadas

La Escuela de Golf de la Real Federación de Golf de Madrid apuesta por Clapphouse para digitalizar su cancha de prácticas y mejorar la experiencia de sus clientes a través de la app. Con este nuevo lanzamiento, Clapphouse consolida su liderazgo en Madrid donde la solución ya es utilizada desde hace meses por otras escuelas de referencia como las de Golf Negralejo, Golf Olivar de la Hinojosa y Centro Nacional de Golf.

El lanzamiento oficial de Clapphouse por parte de la Escuela de Golf de la Real Federación de Golf de Madrid supone el inicio de una nueva etapa en la que la escuela pretende transformar la experiencia de sus clientes mediante la implementación de las tecnologías más modernas y disruptivas.

Dentro de este marco, la app ofrecida por Clapphouse está llamada a jugar un papel fundamental en la interacción entre el club y el cliente en todos y cada uno de los ámbitos de la operación, por ejemplo facilitando el proceso a la hora de reservar online, habilitando un nuevo canal de comunicación en tiempo real altamente efectivo y transformando la experiencia del jugador a la hora de practicar.
 

 
«Que una nueva escuela de golf de referencia como ésta y una entidad como la Real Federación de Golf de Madrid hayan decidido también apostar por Clapphouse nos llena de orgullo», indica Lluís Llavina, CEO & cofundador de The Mulligan Factory.

«Si tengo que destacar un aspecto en particular, me quedo con el gran trabajo realizado por todo el equipo de la escuela para asegurar que el lanzamiento de la solución resulta un éxito. Como en cualquier lanzamiento de esta envergadura, llevar a cabo una buena preparación previa es fundamental y en la escuela se ha hecho un gran esfuerzo para que dicha preparación sea lo más óptima posible», añade Lluís.

La escuela tiene previsto promocionar de manera activa la nueva app a través de los distintos canales digitales que gestiona así como a lo largo de sus instalaciones. Buena prueba de ello es el hecho de que, tras las primeras veinticuatro horas, son ya más de mil los clientes que han activado su cuenta.
 

 
Coincidiendo con el lanzamiento de Clapphouse, la escuela ha estrenado nuevas máquinas de bolas que ha digitalizado sin problemas gracias a los kits de hardware facilitados por The Mulligan Factory permitiendo así que los clientes de la escuela puedan sacar bolas desde la app directamente.

Estos kits han sido instalados directamente por el mismo equipo de mantenimiento del club, en cuestión de minutos y sin complicaciones y con soporte remoto y en vivo en todo momento. Los kits se instalan en el interior de la máquina junto al resto de la electrónica sin necesidad de llevar a cabo ningún tipo de agujero.