Reciente y destacado

La escuela de golf de Palomarejos Golf alcanza la cifra de alumnos inscritos más alta desde su creación

La escuela de golf de Palomarejos Golf ha experimentado un notable incremento del número de alumnos que refleja un aumento en el interés por quienes no lo habían practicado antes o que quiere jugar de manera más habitual.

«Estamos asistiendo a un momento dulce tras el amargor de la pasada temporada. La escuela se ha anticipado para dar respuesta a la alta demanda en sus instalaciones para que los alumnos tengan acceso a todo lo necesario para poder iniciarse en la práctica del golf. Es importante ponerse en manos de profesores titulados, pero también con capacidad de empatizar y sociabilizar con los alumnos», indica Ana Ramón de Fata, directora de la escuela de golf de Palomarejos Golf.

En este sentido, los profesores de la Escuela de Palomarejos Golf aseguran el aprendizaje en aspectos tan importantes como las reglas, técnica, asesoramiento de palos, cómo planificar y sacarle un óptimo rendimiento al swing y, sobre todo, disfrutar al máximo del golf. Por esta razón, la formación de un buen jugador es primordial para asegurar una buena progresión del juego y no tirar la toalla.
 

 
«Hemos notado un incremento de alumnos, niños y adultos, hasta alcanzar la cifra de ciento cincuenta alumnos inscritos, la más alta desde la creación de la escuela. Cabe recordar que, en febrero de 2020, la escuela de Palomarejos Golf superó la barrera de las cinco mil clases y cursos por los que han pasado más de un millar de alumnos de todas las edades y niveles desde el año 2004″, añade Ana Ramón de Fata.

El club talaverano, de la mano de la Escuela Técnica de Golf, es pionero en un novedoso método basado en ir abriendo el plano del swing por lo que las clases comienzan en el green para finalizar en el tee.

«Nuestra escuela permite conocer y aprender este deporte de una manera diferente, atractiva y con buenas impresiones desde el primer momento. Gracias al método utilizado, el alumno no solo aprende la técnica sino que disfruta de todas las buenas sensaciones que aporta el golf. El éxito radica en diseñar y desarrollar un programa muy personal donde la escuela busca la manera más eficiente para que el alumno aprenda y mejore su juego de manera gradual y sobre todo disfrute y ame el golf como una forma de vida y una válvula antiestrés», finaliza Ana Ramón de Fata.