Destacado

La Federación de Empresarios de La Palma y el Centro Insular de Iniciativas Turísticas ‘Tedote’ muestran su rechazo a la campaña de desprestigio que sufre el proyecto ‘Ecoresort La Pavona’

El Centro Insular de Iniciativas Turísticas (CIT) Tedote y la Federación de Empresarios de La Palma (Fedepalma) han indicado que “se plantan ante la campaña de hostigamiento que sufre” el proyecto ‘Ecoresort La Pavona’, iniciativa que incluye la construcción de un campo de golf de dieciocho hoyos.

Al efecto, han mostrado su rechazo a la iniciativa “no vinculante y malintencionada de recogida de firmas a través de una plataforma ‘online’ contra este proyecto”.

Las Juntas Directivas de ambas organizaciones detallan en un comunicado conjunto que “esta recogida de firmas es otro intento de impedir el desarrollo económico de La Palma, boicotear la creación de riqueza y empleo utilizando mensajes erráticos y medias verdades, en una actitud claramente contraria al interés general de La Palma y de sus ciudadanos”.

Desde el CIT Insular Tedote y Fedepalma señalan que, “además de la invalidez a efectos legales de esta recogida de firmas, los supuestos apoyos han sido recabados no solo dentro del territorio palmero, sino a través de una plataforma ‘online’, en la que cualquier persona puede firmar a partir de un correo electrónico”.
 

 
Asimismo hacen hincapié en que “los promotores políticos de esta iniciativa contra un proyecto turístico declarado de interés insular por el pleno del Cabildo de La Palma, obvian de forma deliberada explicar que en ningún caso, tal plataforma digital sustituye las iniciativas de la legislación popular”.

Ambas organizaciones de la patronal palmera muestran su “rechazo a la pretensión de paralizar el desarrollo de un proyecto de interés insular, aún más tras un proceso electoral reciente, el pasado 28 de mayo, y la posterior constitución de las nuevas corporaciones tanto en el Cabildo como en los ayuntamientos tras la votación de las personas censadas en La Palma”.

En esa línea, acusan a los promotores de esta iniciativa de “mostrar una clara falta de respeto a la soberanía popular palmera expresada en las urnas hace apenas tres meses”.

Tanto Óscar León, presidente del CIT Insular Tedote, como David Fuentes, presidente de Fedepalma, han mostrado su apoyo al nuevo presidente del Cabildo, Sergio Rodríguez, y a su antecesor en el cargo y actual consejero de Transición Ecológica y Energía del Gobierno de Canarias, Mariano Hernández, “ambos objetos de graves descalificaciones por parte de los dirigentes que encabezan la campaña de acoso al proyecto turístico”.
 

 
Los responsables de la patronal indican que ambos, “en dos etapas distintas y desde sus respectivos puestos de responsabilidad, han mostrado la necesidad de abordar los problemas de la economía palmera, especialmente tras la erupción, con una apuesta por el sector turístico, que requiere de acciones decididas, no solo para la recuperación de las plazas alojativas sepultadas o cerradas tras la erupción volcánica, sino para impulsar proyectos como el ‘Ecoresort Camino Real La Pavona’, dentro de un listado de iniciativas turísticas de inversión pública y privada de cuya puesta en marcha depende el crecimiento del Producto Interior Bruto palmero (PIB)”.

León y Fuentes coinciden al afirmar que “el cariño y el compromiso de las personas que desde fuera de la isla quieren marcar el destino y el ritmo de una economía lastrada por la falta de inversión privada, dependiente en exceso de las administraciones públicas y castigada duramente por la pandemia y una erupción volcánica sin precedentes, debe ser demostrado con exquisito respeto al mandato de la soberanía popular expresada en las urnas y a las decisiones políticas ajustadas a Derecho”.

Desde el CIT Insular Tedote y desde Fedepalma instan a los promotores políticos de la recogida de firmas y de la campaña contra la construcción de esta instalación hotelera con mil cuatrocientas camas y campo de golf, que “escojan caminos constructivos y coherentes en sus legítimas posiciones, pero sin faltar a la verdad y sin perseguir crear un estado de alarma social, alejado del interés general de la isla de La Palma y de sus habitantes, y contrario al crecimiento económico de una isla que sigue en los puestos de cola del archipiélago canario”.