Destacado

La revista Golf Course Architecture cumple diez años siendo referente en el diseño de campos de golf

La revista Golf Course Architecture, editada por Tudor Rose, cumple diez años siendo un referente en la información sobre proyectos, desarrollos, construcción y remodelación de campos de golf en Europa y en el mundo. Su objetivo, ser la principal fuente de información para la industria de la arquitectura y el diseño de campos de golf, se ha logrado proporcionando noticias y artículos destacados que aportan ideas precisas, coherentes y relacionadas con la actividad, con comentarios de las fuentes más respetadas y autorizadas de la industria y de los miembros de la editorial. Golf Course Architecture magazine está apoyada por el Instituto Europeo de Diseñadores de Campos de Golf (EIGCA), la Asociación Americana de Diseñadores de Campos de Golf (ASGCA), la Asociación Europea de Propietarios de Campos de Golf (EGCOA) y Golf Environment Organization (GEO).

«El negocio del diseño de campos de golf en 2015 es radicalmente diferente al de 2005. Recuerdo vívidamente estar en una conferencia de prensa en el Golf Industry Show en 2008, creo, en la que un portavoz de la National Golf Foundation norteamericana presentaba su más reciente encuesta de la industria de Estados Unidos con la que habían llegado a la conclusión de que la oferta de golf se había reducido en el país por primera vez en más de cincuenta años. No estoy seguro, pero dudo mucho que se haya expandido en estos años superando las clausuras de campos a las inauguraciones. Muchos diseñadores de campos de golf que se enfrentaban al desafío de encontrar trabajo en un entorno como este han dejado la industria, estimando que el número de diseñadores que trabajan activamente puede haber disminuido en un tercio en la última década. Las grandes empresas se han reducido, estando los socios menos conocidos forzados a para seguir su propio camino, o unirse a la lista de los que han encontrado formas alternativas de ganarse la vida. Y los diseñadores que quedan han tenido que aclimatarse a un negocio que, en lugar de estar centrado en nuevos campos, se basa sobre todo en los trabajos de renovación de campos existentes. O, alternativamente, para tener la oportunidad de construir nuevos campos, los diseñadores se han visto obligados a dirigirse a nuevos lugares más remotos, como Europa del Este, América del Sur o África subsahariana», indica Adam Lawrence, editor de la revista.

Esta ha sido una década de contrastes en el negocio. Algunos diseñadores han prosperado, muchos han luchado. Han cerrado más campos que los se han abierto, pero teniendo en cuenta el nivel de muchas de las nuevas aperturas (lugares como Chambers Bay, que serán sede del US Open de este año, al igual que Machrihanish Dunes en Escocia o Lost Farm en Australia), es difícil argumentar que la media, por supuesto, no ha mejorado. Y esto tiene que ser una buena noticia.
 

GCA 11