Destacado

Lanzarote Golf refuerza su estrategia de renovación incorporando al jugador profesional Javier Poladura como nuevo director

Lanzarote Golf, campo situado en la isla más volcánica de Canarias, ha nombrado nuevo gerente del campo al jugador profesional Javier Poladura apostando así por una profesionalización en el sector.

Poladura, quien se considera un deportista “activo y con las cosas claras”, ha dedicado toda su vida al golf. Comenzó a dar sus primeros golpes en la isla con ocho años y con catorce años se proclamó Campeón de Canarias amateur, recibiendo a sus dieciocho años una beca de la Real Federación Española de Golf donde comenzó a entrenar en el Centro de Nacional de Golf en Madrid junto a los mejores golfistas amateur del panorama nacional.
 

 
Durante su trayectoria y evolución, Javier ha dedicado gran parte de su carrera deportiva a la enseñanza, centrando parte de su actividad como monitor y profesor en la escuela de golf El Estudiante en Madrid y en la academia de Costa Teguise Golf en Lanzarote. Gracias a ello, posee una visión más completa de las distintas perspectivas del golf, tanto desde el punto de vista de la competición, hasta la mirada más educativa del mismo.

“La ilusión con la que vivo el golf la trasladaré en mi nuevo puesto de director en Lanzarote Golf. Quiero hacer llegar las virtudes de este grandioso deporte a todas las personas que visiten el campo, y disfruten de nuestros magníficos servicios. Es un reto que acepto con muchas ganas, puesto que no sólo implica saber de golf, sino que trae consigo la responsabilidad de dinamizar uno de los enclaves con más potencial y bonitos del municipio de Tías”, indica Javier.
 

 
El campo Lanzarote Golf no hace mucho que luce nueva casa club, además, esta remodelación trajo consigo la apertura de una boutique especializada en artículos de golf y un restaurante de primer nivel, ‘La Honorable’. Un lugar diseñado para reunirse y compartir momentos, mientras se admiran las colinas del campo y el horizonte, que divide el cielo y océano Atlántico.

Su propuesta gastronómica se basa en los productos ‘kilómetro cero’ y busca convertirse en un punto de encuentro y de referencia para la sociedad de Lanzarote y para los que practican y/o admiran el golf además de para quienes visitan la isla.

“Tenemos nuestros objetivos claros, principalmente nos centraremos en elevar la propuesta deportiva aportando servicios complementarios, como la gastronomía. Nuestra línea de negocio es ofrecer servicios completos y del mejor nivel a nuestros clientes. Nuestra isla, y por ende nuestro campo, goza de unas virtudes a las que vamos a sacar mucho partido”, añade Poladura.