Noticias destacadas

“Los campos de golf contribuiremos a la recuperación económica de España cuando pase la crisis del coronavirus pero necesitamos que se nos escuche” – Claudia Hernández, presidenta de la AECG

Tras algo más de dos semanas viviendo bajo el estado de alarma decretado por el Gobierno de España como medida de choque en la crisis sanitaria provocada por el coronavirus COVID-19, la situación de la industria del golf en nuestro país es más bien incierta. Tenemos una certeza, que los campos, clubs y resorts de golf están cerrados al público, y cientos de incógnitas. ¿Cuándo acabará este estado de alarma? ¿Cuándo podrán reabrirse las instalaciones de golf? ¿Que ocurrirá con aquellos campos más afectados por este insólito parón de actividad? ¿Qué están haciendo las asociaciones profesionales de la industria del golf en relación a esta crisis?

Para tratar de resolver algunas de estas incógnitas y conocer algo mejor el estado actual de nuestro sector hemos charlado con Claudia Hernández, presidenta de la Asociación Española de Campos de Golf, quien nos ha atendido desde su confinamiento en Sevilla.
 

 
“La situación actual de los campos de golf españoles es prácticamente la misma en todos lados: las instalaciones están cerradas al público y únicamente se realizan tareas de mantenimiento, tanto de las casas club como, más importante, de los propios recorridos. Algunos clubs han presentado ya un ERTE parcial (especialmente en el área de administración y deporte), otros un ERTE que afecta a la totalidad de la plantilla, esperando a que la situación vuelva a la normalidad para retomar la actividad. Otros clubs, los menos, han preferido aguantar con todo su personal en activo asumiendo un importante volumen de gasto”.

“Muchos campos han mantenido a una buena parte de la plantilla de mantenimiento y están adelantando acciones como pinchados de greens, y otras, con la intención de mantener el recorrido en las mejores condiciones posibles de cara a una pronta reapertura. Por supuesto, estas acciones se está desarrollando tomando las máximas precauciones sanitarias, organizando turnos, empleando EPI, etc.”

“Por otro lado varios campos de golf de distintas zonas de España han puesto su parque de maquinaria a disposición de ayuntamientos para colaborar en tareas de limpieza, igualmente otros clubs están realizando acciones solidarias como donaciones de material o alimentos para colaborar en lo posible a paliar esta situación”.
 

 
La situación actual es bien conocida: parón de actividad e incertidumbre generalizada. Pero, ¿cómo se plantea el futuro ‘pos-coronavirus’? ¿Todo volverá a la normalidad? ¿Qué instalaciones sufrirán más estas semanas, quizá meses, de parón?
 
“Desde que se decretó el estado de alarma hemos mantenido puntualmente informados a nuestros asociados acerca de la emergencia sanitaria, de los aspectos jurídicos y laborales derivados de ella, de los ERTE, en general de todos los aspectos que han ido surgiendo. Nuestro ‘partner’ jurídico, el despacho Montero-Aramburu, ha tenido mucho trabajo que hacer”.

“Al mismo tiempo, los miembros de la Junta Directiva de la AECG han estado muy activos contactando con el ministerio de Turismo, con la CEOE, con la RFEG, con diversas Consejerías, en general con varias instituciones públicas y asociaciones profesionales con la intención de defender los intereses de todos los campos de golf de España en previsión de lo que se nos viene encima”.

“Una de las peticiones que con más urgencia hemos trasladado al ministerio de Turismo fue la de que, en caso de que se llegasen a ampliar o endurecer las condiciones del estado de alerta, como finalmente así ha sido, que los campos de golf entrasen en alguna de las categorías exentas de cierre para poder al menos mantener en buen estado los recorridos de golf y que todos estos años de dura trabajo no se echaran a perder en unas pocas semanas. Esta petición, que cuenta con un precedente reciente en Italia ya que ahí no se cerraron los campos de golf cuando se decretó la suspensión total de la actividad productiva nacional, ha sido escuchada y los campos de golf podrán mantener una plantilla mínima que asegure su mantenimiento durante el ‘parón’ provocado por esta pandemia. Aún cuando a primera hora de este lunes algunos campos de golf han encontrado oposición de las autoridades para dejar entrar a sus trabajadores, desde la AECG hemos hecho varias gestiones con las Delegaciones de Gobierno y finalmente hemos conseguido la autorización general para permitir que un mínimo de personal pueda trabajar en el mantenimiento de los campos”.

“Este parón productivo, este frenazo de la actividad y, sobre todo, la pérdida de turistas de golf durante semanas o meses, va a ser un mazazo para nuestra industria. Cuando volvamos a salir de casa, los españoles llenaremos calles, bares y terrazas, también nuestros clubs de golf habituales, pero el turista tardará en volver… y eso será demoledor para una gran cantidad de campos comerciales y resorts de golf de las costas e islas”.
 
fuerteventuragolf 123
 
“Para tratar de paliar este complicado futuro, desde la AECG hemos insistido en que se atiendan las reclamaciones que desde hace años hemos puesto sobre las meses da varios ministerios. Aspectos como el reconocimiento de los campos de golf como ‘sector turístico y productivo importador de capitales’, la reducción del IVA (que en 2012 pasó de ser del 8 % al 21 % al pasar los campos de golf a considerarse ‘instalación deportiva’ en lugar de ‘instalación turística’, absorbiendo muchos campos esa diferencia en lugar de repercutirla al cliente final), el aplazamiento de diversos impuestos como el IBI o el IAE, la revisión de las valoraciones catastrales, la asimilación de las demandas del sector agrícola en cuanto a contratación de potencia eléctrica, la moratoria en pagos de préstamos hipotecarios, el aplazamiento de pagos de suministros, el cese de la negociación colectiva, y alguno más, serían esenciales”.

“El problema del IVA es de los más importantes. El sector del golf es un elemento estratégico dentro de la industria turística nacional. No es una reclamación nueva, al contrario, es muy antigua, pero en la situación actual se hace indispensable para facilitar la viabilidad de un buen número de campos de golf que se nutren casi exclusivamente de greenfees turísticos. Los campos de golf deben tener un IVA similar al de los hoteles, si no será imposible que puedan ser competitivos frente a otros mercados cercanos, europeos y mediterráneos, con apuestas claramente definidas”.

“Si los campos de golf no resultan competitivos y atractivos al turista extranjero, si no disponen de ayudas por parte de la Administración central, si no se nos percibe como una parte importante del tejido productivo turístico español, el futuro será extraordinariamente complicado. En nuestro país el sector del golf es un sector maduro a nivel turístico, tenemos una gran reputación fuera de nuestras fronteras, atraemos a un gran número de visitantes cada año con un alto nivel de gasto (en los campos y fuera de ellos)… pero sin un cierto apoyo institucional un buen número de campos de golf sufrirán mucho y no podrán ayudar a la recuperación económica que va a necesitar España próximamente”.

“Cuando toda esta situación pase, habrá tortas por conseguir turistas de golf en España y en muchos países cercanos. Debemos estar preparados, debemos ser rápidos, debemos ser eficientes para tratar de asegurar que volvemos a ser competitivos y atractivos. En esto está trabajando ya la Asociación Española de Campos de Golf, tanto en ayudar a los campos a aguantar la situación actual de paro forzoso como en preparar el camino para el futuro cercano. Queremos participar en la recuperación económica de nuestro país pero también queremos que se reconozca el valor económico de nuestra industria, algo que en breve mostraremos a través del informe que junto a la RFEG y el Instituto de Empresa estamos a punto de presentar”.
 

 
“Desde la AECG estamos preparando varias comunicaciones para nuestro asociados previendo un escenario extraordinariamente complicado. Vamos a informar acerca de presupuestos, acciones comerciales, comunicaciones a trabajadores, proveedores y clientes, condiciones contractuales con touroperadores, etc., vamos a tratar de tocar todos los puntos posibles. El objetivo es que nuestros asociados puedan plantear desde ya acciones encaminadas a superar el bache”.

“Sabemos de algunos campos comerciales y resorts de cierto renombre que se juegan el ser o no ser según lo que suceda en este mes de abril. Alguno incluso puede plantearse liquidar el negocio si a quince de abril no hay un ‘reinicio’ de la normalidad habitual. Esos campos nos preocupan especialmente, pero también los campos de golf pequeños y los que no están directamente vinculados al turismo”.

“Quizá los clubs sociales arraigados en sus ciudades sean los que menos noten el nuevo escenario gracias a la fidelidad y lealtad de sus socios, pero indudablemente también verán mermados sus ingresos y deberán reestructurar algunos aspectos de su gestión. Muchos clubs ya han decidido continuar cobrando a sus socios la cuota de mantenimiento básica pero dejar de pasar los recibos por los servicios puntuales, una forma de asegurar su subsistencia a la vez que se adaptan a las condiciones actuales de sus socios”.

“En la AECG seguimos trabajando en pro de los campos de golf, del sector, de la industria, de sus propietarios y trabajadores, de todos. Actualmente estamos en contacto con el gabinete de crisis del COVID-19 y también con la CEOE así como con la RFEG y con diversos Gobiernos autonómicos que realmente valoran la potencia del golf como elemento indispensable del turismo en sus regiones. Sabemos de la dificultad de la situación actual pero no dejaremos de batallar”.