Noticias destacadas

Los campos de golf de Alicante, Valencia y Castellón reabren sus puertas el 1 de marzo tras el cierre forzoso ordenado por la Generalitat Valenciana

La Asociación de Campos de Golf de la Costa Blanca y Comunidad Valenciana (ACGCBCV) informa de que, una vez publicada el pasado viernes 26 la nueva resolución de la Consellería de Sanitat sobre las “nuevas medidas como consecuencia de la situación de crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19” en el DOGV, los treinta campos de golf repartidos por toda la Comunidad Valenciana están en disposición de reabrir al público desde el próximo lunes 1 de marzo. La gran mayoría de campos ya han confirmado su reapertura para el mismo lunes, si bien unos pocos esperarán al martes 2 de marzo al estar ultimando trabajos de mantenimiento y mejoras en los recorridos que se habían emprendido aprovechando este parón forzoso.

La ACGCBCV y la Federación de Golf de la Comunidad Valenciana (FGCV) han ido de la mano en todo momento reivindicando, desde que se decretó el cierre forzoso de los campos el pasado 21 de enero, que el golf es un deporte totalmente seguro que se practica en espacios naturales y al aire libre, sin ningún contacto físico, sin público, en grupos de cuatro jugadores y con enormes distancias de seguridad. El golf se ha declarado cardiosaludable y muy beneficioso tanto física como psíquicamente, especialmente para el colectivo más vulnerable como son nuestros mayores.

Este cierre forzoso ha supuesto un drama para los campos de la Comunidad Valencia, que han tenido que seguir sufragando los enormes gastos de mantenimiento diarios viendo como sus jugadores se desplazaban a las Comunidades Autónomas limítrofes dado que los campos de golf han estado abiertos en toda España. Esta insólita situación propició el apoyo incondicional de la Asociación Española de Campos de Golf (AECG) y de la Real Federación Española de Golf (RFEG) que se unieron a la ACGCBCV y la FGCV en su reclamación de apertura urgente.

La ACGCBCV y la FGCV han estado este casi mes y medio volcadas en tratar de solucionar este problema, dando la situación un giro a partir del 12 de febrero, cuando se reunieron con Ana Barceló, consellera de Sanitat, y tuvieron la oportunidad de trasladar en primera persona la realidad de la situación que se ha estado viviendo, lo que supuso un punto de inflexión dado que se pudo argumentar y reclamar que se reconociese que las actividades deportivas al aire libre, sin contacto, en grupos pequeños y con enorme distancia social no suponen ningún riesgo sanitario y, por el contrario, generan importantísimos beneficios para la salud.

En este sentido, hay que destacar que el Congreso aprobó el pasado jueves 25 de febrero declarar la actividad física y el deporte como actividad esencial, destacando el claro beneficio para la salud de las personas, “haciendo énfasis en su esencialidad desde el contexto de la pandemia sanitaria del COVID-19” y tras la declaración de la actividad física y el deporte como “de interés general” que el Congreso aprobó en octubre.

Una vez anunciada la reapertura de los campos de la Comunidad Valenciana, y del resto de actividades deportivas al aire libre que cumplan unos criterios de seguridad, se ha logrado el gran objetico de reanudar la actividad y ahora todos los esfuerzos del sector viran y se orientan a prepararse para los próximos retos como la apertura gradual del espacio aéreo y la futura llegada de turistas de golf al destino.