Destacado

Los campos de golf de Almería, en la senda de la recuperación del turismo de golf extranjero

Decenas de nórdicos aficionados al golf empiezan a llegar estos días a los campos de la provincia de Almería, especialmente a Playa Serena, Almerimar y El Toyo. Este aterrizaje de turistas extranjeros va a hacer posible, de momento, que el campo municipal de la capital almeriense pueda superar los datos de ocupación e ingresos de los meses finales de 2019, el último año anterior a la pandemia que ha impedido hasta ahora la llegada de deportistas de otros países.

«El balance total de este 2021 no podrá mejorar el de 2019, puesto que en esta temporada se ha perdido el turista extranjero de la primavera, teniendo en cuenta que el campo de la capital, al igual que todos los de la provincia, no puede dar resultados positivos solo con el abonado local y sin los visitantes extranjeros», explica Francisco Venegas, director de Alborán Golf.

Los aficionados suecos, casi en su totalidad parejas de jubilados, llegarán a través del touroperador Nordpoolen, que ya ha trabajado desde hace más de una década con turistas de la misma procedencia con otros destinos de golf almerienses, como Roquetas de Mar, y desde 2014 lo hace con el campo de El Toyo.

En cambio, los finlandeses, que también suelen ser parejas jubiladas, acostumbran a viajar por sus propios medios sin la ayuda de operadores turísticos, y suelen alojarse en apartamentos o pisos de la propia urbanización almeriense. Esto hace que sus estancias suelan ser más prolongadas, incluso de dos a cinco meses cada año, y ya varios matrimonios han adquirido una casa en El Toyo para jugar al golf durante buena parte del año. Por su lado, los turistas suecos se alojan en hoteles de la urbanización.

El cierre invernal de los hoteles de El Toyo, junto a la falta de vuelos directos con los países nórdicos, frena cada año la llegada de turistas a Almería, algo que podría volver a suceder a finales de noviembre aunque todavía existe la posibilidad de que algún hotel de la urbanización pueda mantenerse abierto todo el invierno, algo que sucedería por primera vez desde 2005.

«Desde estos días hasta la última semana de noviembre está prevista la llegada de unos trescientos turistas suecos que generalmente tienen una estancia media de entre diez y quince días. Incluso hemos tenido que poner un límite estos dos meses porque, para garantizar que los casi trescientos aficionados locales puedan seguir jugando, no podemos permitir que los extranjeros copen todos los horarios de salida», indica Venegas.

«El tercer mayor grupo de extranjeros que visitan estos meses el campo de El Toyo está formado por británicos que en su mayoría residen todo el año en la provincia, especialmente en la comarca del Almanzora. Los británicos tienen la costumbre de asociarse en ‘societies’, que acuden en grupos de alrededor de treinta personas al menos una vez al mes. Alborán Golf ha recuperado también este año al turista irlandés gracias a que Ryanair cuenta con un vuelo directo entre Dublín y Almería», finaliza Francisco Venegas, director de Alborán Golf.

El resto de aficionados de otros países solo viene a jugar a Almería cuando se encuentra de paso, aunque cabe la posibilidad de que en el futuro pueda añadirse un nuevo lugar de origen puesto que un operador turístico islandés ha contactado con responsables de campos de golf almerienses para comunicarles su idea de que grupos de aficionados de este país viajen a Almería en el futuro, aunque dependerá de que pueda instaurarse un vuelo chárter.