Noticias destacadas

Los campos de golf de Granada se mantienen con jugadores locales pendientes de los avances en la desescalada

Los campos de golf de la provincia de Granada han adaptado sus instalaciones a las nuevas medidas de higiene y seguridad exigidas por las autoridades sanitarias para poder reiniciar su actividad, que durante estos primeros días está siendo posible gracias a los jugadores locales, en tanto que por el momento no es posible el movimiento entre provincias ni recibir al cliente extranjero.

En Santa Clara Golf están teniendo un buen inicio dadas las circunstancias, con una media de cien clientes locales diarios que tras el confinamiento estaban deseando salir al campo, aunque reconocen que la facturación no llega ni al 40 % de lo habitual.

“El protocolo aplicado frente al coronavirus ha sido muy estricto, teniendo en cuenta además que entre las personas que practican el golf hay mucha gente mayor. Los jugadores no pueden compartir el material deportivo, se ha puesto en marcha un sistema especial para no tener que tocar la bola, se han quitado las fuentes y los rastrillos del campo de golf y los buggies para desplazarse por el campo no pueden compartirse salvo que se trate de miembros de la misma familia”, indica Joaquín Serrano, gerente de Santa Clara Golf.

“Con todo, el golf es una actividad que se practica al aire libre y donde la distancia social es norma dentro del campo, de modo que es difícil estar a menos de varios metros de otro jugador. En el Santa Clara Golf el ratio es de cinco mil metros cuadrados por persona. Fuera de él es obligatorio llevar mascarillas en las zonas de acceso o de recogida de los carritos de mano o los buggies”, añade Serrano.

“El cliente extranjero ha caído más del 90 %, dado que solo unos pocos de ellos viven en Granada, por lo que los responsables del recinto están pendientes del avance de la provincia en el plan de desescalada para que puedan llegar jugadores de otras provincias o de otros países, esto ya en torno a julio”, concluye Serrano.

En el mismo sentido se pronuncian los responsables de Granada Club de Golf, instalación que también abrió sus puertas con el pase de la provincia a la Fase 1 y está limitando su actividad a los seiscientos socios de los que dispone, los cuales lo están cogiendo con muchas ganas.

“El objetivo está siendo hacer una vuelta ordenada y segura para poder cubrir los protocolos. El golf no es un deporte de cercanía y no conlleva riesgos, aunque la mayoría de los jugadores llevan mascarillas. Por otro lado se han suspendido todas las competiciones previstas en el campo para los próximos meses y no hay expectativas de que se retomen en el presente año”, indica Javier García, gerente de Granada Club de Golf.

Pro su parte, Los Moriscos Club de Golf tiene previsto abrir sus instalaciones este sábado tras un intenso trabajo para cumplir con las medidas higiénico-sanitarias que garanticen la seguridad de los jugadores.