Reciente y destacado

Los europeos de rentas altas canalizan su ahorro en inversión inmobiliaria en España con especial interés en los resorts de golf

En un análisis recientemente realizado por Arum Group, consultores y brókers confirman el interés creciente por las segundas residencias en resorts de lujo alejados de las grandes ciudades, la búsqueda de inversiones seguras que contrarresten la inestabilidad del euro y la consolidación del teletrabajo por parte de empresarios y ejecutivos como un nuevo factor determinante de su decisión de compra

Durante la pandemia se ha generado ahorro en aquellos hogares europeos con rentas altas que han conseguido mantener sus ingresos intactos, pero que han reducido sus gastos antes las restricciones al consumo. Ahora, muchos de ellos están canalizando parte de este ahorro hacia inversiones en el mercado inmobiliario.

“El perfil del cliente no ha cambiado, pero sí sus expectativas o su interés a la hora de tomar su decisión de compra”, asegura Francesc Pujol Alonso, director de Real Estate de la consultora española Arum Group, que gestiona a nivel inmobiliario destinos como Abama Resort o La Manga Club. “En el mercado tradicional de segunda residencia, se han comenzado a cerrar operaciones con alemanes y ciudadanos de Europa del Este porque han sido los primeros que han tenido facilidades para viajar, pero a la que han podido también se han sumado ingleses, belgas y otras nacionalidades”, asegura. “A medida que la confianza en viajar se incremente, subirá el número de transacciones”, puntualiza.

La mayor parte de los compradores, asegura Pujol Alonso, son empresarios que están acostumbrados a manejar sus empresas en la distancia y se ausentan de sus países por temporadas, o profesionales que pueden desarrollar su labor desde cualquier parte del mundo. “El teletrabajo no es algo nuevo, pero sí una nueva tendencia que ha venido para quedarse y ha abierto la perspectiva de compra internacional para muchos”, apunta.
 

 
Con esto concuerda Martina Kirsch, Office Manager de Engel & Völkers en el sur de Tenerife, quien afirma que sus clientes “quieren evitar dejar estancado su dinero en una cuenta bancaria ya que en muchos países hay que pagar intereses según el saldo”. La bróker asegura que en su compañía también están “notando” que el comprador “prefiere invertir ahora en propiedades debido al futuro incierto del euro. Lo que más buscan este perfil de comprador son operaciones con las que consigan un retorno de la inversión a través de alquiler vacacional”, apunta.

Es algo en lo que coincide también Didier De Bruyker, bróker belga de la compañía Immo Twins, habituado a trabajar el mercado español en su país, aunque puntualiza que “estos compradores en Bélgica quieren combinar la rentabilidad con el disfrute de la propiedad de forma parcial en el tiempo, ya que no buscan directamente grandes rentabilidades, sino una inversión de riesgo repartido y sin preocupaciones, mayor estabilidad. Tratan de obtener una rentabilidad a partir de los ingresos de la renta y posteriormente un retorno a través del valor añadido. Para ello, nuestros candidatos prefieren el sur de España, especialmente Marbella, o el sur de Tenerife”, argumenta.

El colapso de la burbuja inmobiliaria tras el parón de los alquileres vacacionales y la caída de los precios en algunas ciudades turísticas, principalmente las capitales europeas, o su reconversión hacia alquileres de larga estancia dirigido a teletrabajadores con un perfil de ingresos de renta media, ha volcado el interés y la inversión hacia destinos turísticos vacacionales estables. Ha subido así la demanda en resorts con buen clima, de escasa densidad geográfica y consolidados en el mercado.
 

 
Según estima Chris Whent, director de la inmobiliaria Murcia Villas La Manga, “estamos viendo a clientes con alto poder adquisitivo que buscan una propiedad como hogar y una inversión segura para sus ahorros, ya que los tipos de interés de los bancos son muy bajos”. La rentabilidad es escasa para ellos. Por lo general, el grupo de edad de estos “clientes acomodados y establecidos” es de entre cincuenta y sesenta años. “En nuestro caso, en Murcia, el perfil del comprador tampoco ha variado tanto, los inversores conscientes de que los precios son bajos en la región de Murcia en relación a otros destinos europeos, y siguen buscando propiedades a buen precio con mucho espacio exterior”, concluye.

El encierro y la pandemia ha aumentado el valor que la gente otorga a la vivienda, que se ha convertido en un hogar, una oficina, un lugar de ocio… En toda Europa surgen nuevos compradores en busca de buenas oportunidades debido a los cambios de estilo de vida provocados por el COVID-19. Estos compradores anhelan más espacio en sus casas, quieren estar más cerca de la naturaleza, y ansían propiedades más grandes en zonas rurales.

Esto se traduce en el archipiélago canario, según Martina Kirsch, en compradores que demandan fincas o casas con terreno, donde tienen más privacidad. En el caso de Tenerife, asegura, los destinos preferidos por los clientes son Abama Resort, Costa Adeje, La Caleta, Golf Costa Adeje y Los Gigantes.

Mercados habituales de segunda residencia en España se convierten ahora en el escenario de búsquedas de hogares principales para aquellos que pueden acceder al teletrabajo y huyen de las estrictas restricciones de otros países en las grandes urbes. “El perfil del comprador ha cambiado sin duda, al menos en Bélgica, no sólo son más jóvenes, sino que el uso propio en combinación con una rentabilidad es un punto más de atención”, subraya Didier De Bruyker.