Destacado

Los lagos del recorrido de Palomarejos Golf, aliados del Servicio de Prevención y Extinción de Incendios

Los incendios forestales son una de las peores lacras medioambientales que padecemos en España. Los efectos nocivos que representan son muchos, tales como la pérdida de vegetación, suelo fértil, biodiversidad en general y emisión de gases de efecto invernadero, entre otros.

Frente a ellos, los campos de golf son un poderoso aliado en la lucha contra los incendios forestales.
De hecho, la colaboración de los campos de golf en la extinción de incendios es cada vez más habitual y, en muchas ocasiones, la única arma efectiva para que el efecto perverso de las llamas sea el menor posible.

Así ha ocurrido en Palomarejos Golf donde las aeronaves del Servicio de Prevención y Extinción de Incendios llenaron sus «bambis» (dispositivos para recoger agua) en los lagos interiores del campo de golf para apagar un incendio ocurrido en la zona conocida como Camino del Puntal donde proliferan abundantes viviendas y edificaciones.
 

 
Cada una de estas operaciones conlleva la recogida de entre mil y mil doscientos litros de agua para arrojarlos sobre el incendio forestal en un circuito de carga y descarga que se repitió en numerosas ocasiones con gran precisión y eficacia.

Desde Palomarejos Golf, tanto su directora, Beatriz Hesse, como el responsable del área deportiva, Ernesto González, y el head greenkeeper, Javier Fuentes, -que en todo momento estuvieron pendientes de la evolución del incendio- coincidieron en que los campos de golf se convierten en un poderoso aliado en la lucha contra los incendios forestales en entornos próximos a urbanizaciones y municipios.

Como éste, hay otros muchos casos en los que los campos de golf ofrecen a la naturaleza y a su conservación un gran apoyo, ya que tener un campo de golf sostenible significa futuro, garantía, estabilidad y la única forma de gestionarlo para que las hectáreas de césped no se conviertan en cemento y asfalto dentro de cuarenta años.
 

 
Cabe recordar que en los campos no se talan arboles, ni se derrocha agua, todo lo contrario. El consumo de los campos de golf en España es de unos cien hectómetros cúbicos, lo que representa el 0,5 % del consumo agrícola y un 1 % de las pérdidas producidas en el regadío de toda España, sin contar otras pérdidas en el consumo de agua para usos industriales, energéticos y urbanos.

Además, Palomarejos Golf utiliza agua reciclada, recoge el agua de la lluvia y sobrantes de riego que reutiliza como mantenimiento de los espacios de agua existentes en el campo y sirve como abastecimiento de riego en los lagos que también usan los servicios de extinción de incendios.

Palomarejos Golf también utiliza sistemas de riego informatizados usando tensiómetros que miden la evapotranspiración (ETP) de la vegetación para regar solo cuando es imprescindible, lo que supone un ahorro de un 40 %.