Noticias destacadas

María Acacia López-Bachiller, jefa de prensa del European Tour: “Está más que demostrado que el golf ya no es un ‘deporte de élite’, está al alcance de todos los bolsillos”

María Acacia López-Bachiller es la decana de los comunicadores de golf de nuestro país. Vinculada al golf desde hace cuarenta años, ha estado presente en la mayoría de los grandes torneos y prácticamente ha visto nacer y evolucionar el golf de alta competición en España. Reconocida profesional y muy apreciada por quienes la conocen, desde mediados de la década de los setenta es la Jefa de Prensa del European Tour en España.
 

mariacacia02
 

¿Qué te motivó a orientar tu vida profesional al golf?

¡Jamás se me pasó por la cabeza! No pisé un campo de golf hasta el primer torneo en octubre del 73. Fue por casualidad. Tenía diecinueve años (ahora cincuenta y ocho) y estudiaba Relaciones Públicas; un compañero que colaboraba en la oficina de La Manga Club en Madrid llegó un día a clase pidiendo seis chicas que hablasen idiomas para hacer prácticas, y allá fuimos. Era un Pro-Am internacional organizado por Mark McCormack, ¡en persona! Curramos tanto como aprendimos, lo pasamos fenomenal y conocimos a Manolo Piñero, José María Cañizares, Ángel Gallardo, Antonio Garrido, Manolo Ballesteros, Valentín Barrios… Nos llamaron en abril del 74 con motivo del Open de España, el primer torneo del Circuito Europeo en el que participó Seve, y nos hicimos muy amigos. Volvimos al Pro-Am del 74, Open de España 75 con los mejores de la época: Gary Player, Arnold Palmer… y así, dos torneos por año haciendo prácticas en La Manga Club, incluido el Open de España de 1977, que fue la primera vez que me pagaron por el trabajo realizado.

En La Manga conocí a Frank Breyner, un señor encantador, director de una agencia de viajes inglesa pionera en trasladar a los jugadores por Europa, quien me propuso ayudarle en el Open de Italia con los vuelos, transfers y reservas de hotel; la siguiente semana quiso que continuase en el Open de Francia (que ganó Seve), luego Suiza, Alemania, Holanda, Suecia… Iba para un torneo y terminé recorriendo el Circuito Europeo completo durante tres años. Los jugadores españoles me acogieron como una más de ellos y nos hicimos muy amigos; desde entonces, siempre he mantenido una relación muy especial con todos ellos y con las siguientes generaciones.

También en La Manga coincidí con Ward Wallace, quien me ofreció ocuparme de las relaciones públicas y protocolo de Financiera Sotogrande, pero le puse una condición: me instalaría allí aunque sólo durante los meses en los que no se disputaba el Tour; lo que más me gusta es viajar y estaba conociendo toda Europa, no lo habría cambiado por nada del mundo, así que compaginé el Circuito con los inviernos en Sotogrande.

En el 78 se celebró el Open de España en El Prat y fueron los jugadores españoles quienes me recomendaron a la organización, e igual hicieron con el Open Sanyo, Cepsa Open de Madrid… Terminé haciendo todos los torneos del Circuito en España hasta que, en 1987, George O’Grady (actualmente consejero delegado del Circuito) me pidió que formase parte del equipo de prensa en el PGA Championship, Open Europeo y Ryder Cup 89. También me contrataron en el Open Británico, Italia, Francia, Montecarlo, Portugal… Fueron unos años muy interesantes que me permitieron compaginar el mundo del golf con el del empresariado: fui directora de relaciones públicas y protocolo del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, donde, una vez más, puse como condición que me dejasen asistir a los torneos, ¡y aceptaron!

En el 90 nació nuestro primer hijo (el segundo en el 93) y tuve que dejar las Cámaras y casi todos los torneos en el extranjero, a excepción de la Ryder Cup (llevo nueve ediciones) y el Volvo PGA. El 92 fue un año de muchísima actividad: fui jefe de prensa de Judo y Taekwondo en los Juegos Olímpicos en Barcelona, y además volví a colaborar con el Consejo de Cámaras en la Expo. Como verás, he tenido la suerte de formar parte de la organización de grandes acontecimientos.

 

¿Cómo enfocas tu actividad diaria?

Desarrollo mi actividad en dos escenarios completamente distintos: en el despacho y donde se celebre el torneo. Debo reconocer que, cuando no viajo, mi actividad diaria es un tanto desordenada: intento organizarme para hacer todo, cumplir con el trabajo, atender a mi familia… y, con frecuencia, apago el ordenador a las dos de la madrugada. Durante los torneos, la actividad varía mucho dependiendo del tamaño: el nivel de trabajo no es igual tratándose de una competición de carácter nacional o dirigiendo un centro de prensa con docientos periodistas extranjeros acreditados, que exige una jornada de catorce ó quince horas sin despistarte un solo minuto. No exagero.

Debo añadir que me siento una privilegiada: me encanta mi trabajo y siguen contando conmigo, pongo en ello la misma ilusión que cuando empecé, y disfruto igual en la Ryder Cup que en el Banesto Tour, o en una prueba de Lacoste Promesas para niños.

 

Estás al tanto de la actualidad del golf en España, en Europa y en América, ¿qué diferencias principales encuentras entre la industria del golf norteamericana y la española?

Por supuesto, procuro mantenerme lo mejor informada posible acerca de lo que acontece en el mundo del golf en general, y no sólo de resultados. Jamás podremos comparar la industria y las cifras que mueve este deporte en Estados Unidos, Japón o Reino Unido con lo que sucede aquí en España, donde nos queda un largo camino por recorrer. Aunque, no me cansaré de decir: que hay zonas en nuestro país en las que el golf es el verdadero motor e industria, pero, mientras políticos y medios de comunicación no lo quieran reconocer…

 

Un tópico generalizado del golf en España es que es un “deporte para la élite”, algo que frena mucho su promoción en nuestra sociedad. Tú has visitado muchos países, ¿crees que ocurre lo mismo en otros lugares?

Me entristece que a estas alturas sigamos teniendo que aguantar el sambenito de “deporte de élite”; creo que está más que demostrado que ya no es cierto. Se puede adquirir material de segunda mano a muy buen precio y cada vez se construyen más canchas y campos públicos/populares, al alcance de muchos bolsillos.

La situación en Francia, Alemania e Italia es bastante parecida a la nuestra en cuanto a imagen; sin embargo, en Francia se está popularizando a pasos agigantados y cada vez lo practican más. Me da muchísima envidia el tratamiento que recibe el golf en el Reino Unido: tanto entre la población como en los medios de comunicación.

 

Hemos visto cómo ha disminuido el desarrollo de torneos del European Tour en España en los últimos años y su incremento en Asia. ¿Cómo ha afectado la crisis económica al desarrollo interno de un torneo?

Los principales torneos continentales se han ido debilitando en los últimos años, pero los responsables del Tour me cuentan que continúan recibiendo ofertas de Asia y los Emiratos Árabes, países donde la economía es más ágil, tiene menos trabas y un enorme mercado potencial.

En cuanto al desarrollo interno de los torneos, hace algunos años todo parecía Jauja y se empleaba parte del patrocinio en gastos superfluos; últimamente, he visto recortar todas las partidas presupuestarias afinando mucho más el lápiz.

 

¿Cuáles son tus objetivos a corto y medio plazo?

A corto plazo, si Dios quiere, me gustaría continuar trabajando como lo he hecho durante todos estos años: dando a conocer este deporte y sus protagonistas; a medio plazo, trabajar menos y tener más tiempo para empezar a jugar al golf: cuando cuento que no juego, nadie se lo cree. He recorrido los dieciocho hoyos de cientos de campos con mi marido e hijos, aunque no con un palo en la mano. Eso sí, ¡en buscar y encontrar bolas soy scratch!
 

mariacaciaseve