Destacado

Pedro Morán, director general del Real Club de la Puerta de Hierro: «En la industria del golf, si te pasas un año sin estar al tanto de lo que sucede te quedas completamente fuera de lugar»

Pedro Morán es licenciado en Derecho y uno de los gerentes de clubs de golf más reconocidos de España. Toda su vida ha estado ligada al golf, comenzando por su primer trabajo en la Asociación de Profesionales de Golf, su ‘casi colaboración’ con Seve Ballesteros, y su primer puesto de responsabilidad como gerente del Real Club Sotogrande en 1977. A partir de aquí Pedro ha desarrollado diversas actividades de gestión de proyectos de golf en compañías como el Grupo Ferrovial, Mercapital y la japonesa Asahi Kanko, así como ha participado en la gestión y desarrollo de clubs como The San Roque Club, Torrequebrada, Real Sociedad Hípica Española Club de Campo y Real Club de Golf Las Brisas. Desde 2000 es director general del histórico Real Club de la Puerta de Hierro.
 


 

¿Qué te motivó a orientar tu carrera profesional a la industria del golf?

Mi motivación inicial fue mi afición al golf, en aquella época participaba activamente en competiciones y de forma sobrevenida me vi involucrado en el mundo de la gestión.

 

El club que diriges es singular, tanto por su historia como por el perfil de sus socios, ¿cómo enfocas tu actividad diaria en la gestión del club?

Puerta de Hierro es también singular por la calidad del equipo humano que tiene. En Puerta de Hierro hay una cultura corporativa muy arraigada de cariño al club y de respeto al socio. Pensemos que durante más de ciento treinta años ha mantenido una plantilla de más de ciento cincuenta personas, muchos de ellos entran en el club con dieciocho años y se jubilan en el mismo. Con este equipazo el día a día no es muy complicado.

 

Has desarrollado actividad profesional en el sur y centro de España, ¿qué destacarías de cada una de ambas áreas?

En el sur de España he tenido diversas experiencias en Sotogrande, Las Brisas, San Roque (I y II) y Torrequebrada, y hasta hace muy poco he seguido vinculado como consejero no ejecutivo de San Roque – Asahi Kanko, por tanto tengo una experiencia más pluridisciplinar de la gestión de campos en el sur. Todos los campos que he dirigido en Andalucía han sido de explotación mixta (socios y greenfees) salvo Torrequebrada que tenía un modelo de gestión exclusivamente comercial.

De cualquier forma la gran diferencia estriba que en los campos de greenfees la labor comercial es importantísima y muy difícil, mientras que en los campos de socios tienes mucha más presión para atender las demandas de los socios. Como contrapartida positiva, la cuenta de resultados en los campos de socios es más llevadera dado que en un porcentaje alto los ingresos vía cuota son recurrentes.

 

En tu carrera se has gestionado clubs de socios y clubs comerciales, ¿son tan diferentes desde dentro como parecen desde fuera?

Tienen muchos lugares comunes y hay dos pilares fundamentales que tienen un gran paralelismo, el estado del campo y el funcionamiento del área de hostelería. Sobre este y otros aspectos desarrollé un artículo hace ya más de treinta y cinco años, Cómo dirigir un campo de golf, un documento que prácticamente puede considerarse ‘memoria histórica’.

 

Eres asiduo a ferias, congresos, ponencias, cursos, ¿qué importancia le concedes a la formación y al reciclaje de conocimientos?

Efectivamente, intento participar en todo lo que puedo, en ferias, cursos, congresos, etc. En la industria del golf, si te pasas un año sin estar al tanto de lo que sucede te quedas completamente fuera de lugar. Considero que la formación no debe ser solo del director sino de todo el equipo, y en ello estamos en Puerta de Hierro.

 

¿Qué le recomendarías a un recién licenciado que esté pensando en dedicarse a la gestión de clubs de golf?

Que piense que va a trabajar en lo que le gusta, que tenga amor al deporte del golf con mayúscula y mucha empatía para el trato con socios, visitantes, etc. Creo que es un desempeño muy vocacional para un perfil definido, no todo el mundo vale.

 

¿Cuáles son tus objetivos a corto y medio plazo?

Seguir en primera línea con mi club y llevar a cabo con éxito una serie de proyectos muy ambiciosos que me ha encomendado la Junta Directiva del Real Club de la Puerta de Hierro.

 

puerta hierro