Destacado

‘Prácticas como adjunta a dirección en Isla Canela Golf: una experiencia increíble’, por Laura Mojarro Sacristán

Durante unos meses he tenido la gran oportunidad de realizar las prácticas del máster en Dirección de Empresas Turísticas haciendo un training como adjunta a dirección en Isla Canela Golf, treinta y seis hoyos enclavados en el municipio onubense de Ayamonte, muy cerca del río Guadiana y del Algarve portugués, y que forma parte del complejo turístico-residencial que da nombre al resort.

Sin duda ha sido una gran experiencia con la que he conseguido tener una visión global de un campo de golf desde el punto de vista directivo.
 
En este tiempo, con el director del campo he aprendido mano a mano muchas de las tareas que se llevan a cabo en el día a día de un club como son:

  • Comercialización nacional e internacional.
  • Gestión de socios/abonados.
  • Planificación de tareas y órdenes de servicio.
  • Gestión de tienda.
  • Coordinación interdepartamental (Restauración, Greenkeeping y Hotel).
  • Organización de torneos.

 

 
Aunque, si tuviera que destacar la más importante para mí, sería sin duda la de ser y hacer EQUIPO para que todo salga de la mejor manera posible.
 
Además, la vinculación directa del campo de golf con otras áreas de negocio como son hoteles, apartamentos turísticos, puerto deportivo, promoción inmobiliaria, centro comercial y el segundo recorrido de Valle Guadiana Links, me ha permitido descubrir lo que significa tener visión global de destino.

Anteriormente también tuve la suerte de trabajar en el Club de Golf Bellavista, decano del golf andaluz y club en el que he crecido y siento como mi casa. Aquí estuve rotando por los departamentos del club durante un año: recepción, caddie master, mantenimiento, administración y pro-shop, conociendo por primera vez desde el lado del staff todo lo que conlleva la preparación de campeonatos, la importancia del cuidado y mantenimiento del campo, la gestión de la tienda, etc.
 

 
Ambas experiencias me han servido para corroborar lo que ya, como jugadora de golf desde los cuatro años, tenía claro, y es que el golf, y todo lo que le rodea, es un mundo apasionante que inculca grandes valores y que permite a quienes lo practicamos poder pasar un tiempo muy agradable con familia y amigos. Y, para mí, poder dedicarme a ello profesionalmente es todo un privilegio.
 
Sinceramente, ha sido una experiencia que recomendaría a todo el que le guste este deporte y quiera dedicarse a esta industria.
 
Por último, no podría terminar sin mencionar y agradecerles la oportunidad formativa a dos personas clave en este proceso, Alberto Rodríguez y Tino Cordero, directores del Club de Golf Bellavista y de Isla Canela Golf, respectivamente. Ellos se han preocupado en todo momento de hacerme sentir parte del equipo de trabajo de cada club y transmitirme los buenos valores del golf, en esta ocasión desde un nuevo punto de vista para mí. También agradezco su dedicación y ayuda a todos mis compañeros, de quienes he aprendido y recibido grandes consejos.

Mi próximo paso será Buenavista Golf, en Tenerife, dónde en un par de semanas inicio un ilusionante proyecto profesional.