Noticias destacadas

Steve Isaac, director de Sostenibilidad de The R&A: “Los greenkeepers deben implementar una gestión integrada de plagas como se indica en la directiva de la Unión Europea sobre el uso sostenible de los plaguicidas”

Steve Isaac posee un título con honores en Biología Aplicada y es un muy respetado profesional de la industria del golf. Tras una etapa como investigador agrónomo, Steve pasó dieciocho años como asesor agronómico en el Sports Turf Research Institute (STRI), el principal organismo de investigación y consultoría de césped de Europa. En este puesto visitaba alrededor de un centenar de campos de golf al año, incluidos sedes de The Open Championship y otros eventos de The R&A, asesorando sobre aspectos de gestión, construcción y medio ambiente. EN 2003 se incorporó a The R&A, el órgano de gobierno mundial para el golf (excepto en los Estados Unidos y México, donde la USGA tiene jurisdicción) y organizador de The Open Championship. Actualmente, Steve es responsable de la defensa de la sostenibilidad de The R&A y de GreenLinks, el programa de sostenibilidad de The Open.
 

Steve Isaac
 

¿Qué te animó a trabajar en la industria del golf?

No fue tanto una decisión buscada como generada por la necesidad. Al salir de la universidad trabajé en varias actividades para la mejora de pastizales en una estación de investigación agrícola del Gobierno británico a las afueras de Oxford, Inglaterra. En ese momento, a principios de la década de los ochenta, el Gobierno del Reino Unido, bajo el liderazgo de Margaret Thatcher, estaba cerrando establecimientos de investigación incluyendo en el que yo estaba trabajando. Una oportunidad laboral surgió en STRI justo en el momento adecuado y tuve la suerte de conseguirla.

Me uní al equipo de investigación pero rápidamente me asignaron a la unidad de agronomía, pasando dieciocho felices años cubriendo varias áreas del Reino Unido empezando por el este de Inglaterra que, debido al éxito creciente del negocio, pronto se redujo en escala a East Anglia. Después de nueve años trabajando en la sede de STRI en Bingley, me mudé a Escocia para abrir una oficina regional. Allí terminé mi carrera en STRI ya que, después de trabajar en The Open Championship de Carnoustie en 1999, St Andrews en 2000 y Muirfield en 2002, accedí a un puesto a tiempo completo en The R&A en mayo de 2003.

Tras haber practicado mucho deporte en mi juventud y de obtener un título en una disciplina científica, me considero muy afortunado de poder trabajar en una actividad que combina ambos intereses.

 

¿Cuál fue tu motivación para unirte a The R&A?

Realmente fue por un triple motivo: la oportunidad de trabajar para el organismo de gobierno mundial del golf, la oportunidad de acceder a un cargo totalmente nuevo, apoyando a un nuevo comité, cuyo cometido era la gestión de campos de golf, y la experiencia trabajando para The R&A como agrónomo de STRI en tres The Open Championship.

También porque había pasado casi veinte años en STRI y, aunque mi trabajo había evolucionado y había ascendido a la categoría de director gerente cuando me fui, consideraba que era ya mucho tiempo en la misma empresa. El cambio siempre es bienvenido, pero debe que ser uno que pueda considerarse una progresión profesional.

 

¿Cómo enfoca su actividad dentro de la industria del golf?

A lo largo de mi carrera en The R&A he trabajado para varios comités, inicialmente el Comité de Campo de Golf, que se disolvió en 2016, y ahora para nuestro Grupo de Sostenibilidad. Trabajamos con la estrategia organizativa, de la cual la sostenibilidad es ahora un pilar, y acordamos áreas de actividad. Además, The R&A opera con el consentimiento de sus afiliadas, los órganos rectores nacionales del deporte fuera de los Estados Unidos y México. Tenemos una estrecha relación de trabajo en materia de sostenibilidad con nuestros afiliados, incluida la Real Federación Española de Golf, y gran parte de nuestro trabajo y financiación se canaliza para apoyar las iniciativas de nuestros afiliados.

Un buen ejemplo de esta colaboración sería la excelente publicación “El riego en los campos de golf: Equipamiento y gestión sostenible del agua”, generada gracias a la colaboración entre la Real Federación Española de Golf, la Universidad de Cádiz y la Asociación Española de Greenkeepers, con apoyo financiero de The R&A. Esperamos que esto se convierta en la referencia para el riego y la conservación del agua para campos de golf en España y en otros países de habla hispana bajo nuestra jurisdicción.

The Open es muy importante para The R&A, es donde generamos la mayor parte de nuestros ingresos cada año. En los últimos años hemos estado trabajando en un programa de desarrollo sostenible para el torneo, conocido como GreenLinks. Como parte de este programa todas las sedes de The Open trabajan a través de la plataforma de registro de datos e informes OnCourse®, www.getoncourse.golf, y avanzan hacia la obtención de la ecoetiqueta GEO Certified®, el certificado GEO de sostenibilidad. Esto refleja el compromiso de nuestras sedes y el compromiso de The R&A con la sostenibilidad. Si estamos pidiendo a otros que sigan esta ruta es porque necesitamos mostrar liderazgo haciéndolo nosotros mismos.

La formación también es una de las prioridades de nuestra agenda. Cada año acudimos a muchas conferencias y seminarios en todo el mundo y también gestionamos un programa de becas de greenkeeping. Una vez más, estamos colaborando con la Real Federación Española de Golf y hemos estado encantados de apoyar a varios greenkeepers españoles que trabajan en el Centro Nacional de Golf de Madrid con becas para ayudarles a través de su educación en el campus SRUC Elmwood, cerca de St Andrews.

 

The R&A incluye a muchos países en todo el mundo, ¿cómo se organizan para trabajar con entornos de golf tan diferentes?

La guía sobre gestión de instalaciones de golf que presentamos en nuestro sitio web www.RandA.org debe que ser bastante genérica, aunque tiene un gran valor para todos los involucrados en el desarrollo, renovación y gestión de campos de golf. Entramos en más detalle a través del compromiso con nuestras afiliadas.

Por ejemplo, en el sudeste asiático y el sur de Europa (en particular España) hemos fomentado una cuidadosa consideración de la selección de cespitosas para campos de golf, lo que coincide con lo que en realidad crecerá bien en determinadas circunstancias. Esto es particularmente relevante cuando el agua escasea y el uso de plaguicidas está bajo un control estricto, lo hemos visto al sustituir especies ‘cool season’ por Bermudas en el sur de Europa y un mayor uso de Zoysia en Asia. Incluso en el norte de Europa hemos visto una mayor aceptación de las festucas finas como una hierba más sostenible donde la regulación ambiental limita las opciones de gestión para los greenkeepers, especialmente en Dinamarca.

La Real Federación Española de Golf está mostrando un tremendo liderazgo en términos de invertir en la gestión sostenible del agua a través de la importante renovación del recorrido del Centro Nacional de Golf de Madrid. Limitar el área de césped a regar así como actualizar el sistema de riego a uno de vanguardia es un ejercicio costoso pero que garantizará que puedan cumplir con la dotación de agua impuesta.

También organizamos nuestro apoyo mediante una evaluación de las necesidades. Si bien Europa está dispuesta a abordar las cuestiones de sostenibilidad, en Asia es necesario un mayor esfuerzo para prestar apoyo a la formación sobre la importancia de velar por el medio ambiente. En África, sin contar Sudáfrica, ofrecemos apoyo principalmente a través de donaciones de maquinaria básica de greenkeeping como segadoras manuales y segadoras acoplables a tractores, maquinaria que los campos de golf del mundo “más desarrollado” han eliminado de hace décadas.

 

Hace unas semanas FEGGA, con el apoyo de The R&A, lanzó una guía para la gestión responsable del campo de golf, ¿cómo es esta iniciativa?

Esto fue planteado inicialmente en la Conferencia Anual de FEGGA en Portugal en 2015. The Golf Environment Organization (GEO) proporcionó una gran cantidad de ideas para el desarrollo del documento y estamos encantados de que FEGGA y sus miembros (veintidós asociaciones nacionales de greenkeepers de toda Europa) estén adoptando lo que consideraríamos como las mejores prácticas para la gestión sostenible del campo, incluida la necesidad de registrar e informar sobre actividades de gestión como el uso de agua, fertilizantes y pesticidas.

Una de las cuestiones que el golf muestra a los legisladores es la falta de esta información y una buena aceptación de la plataforma OnCourse® ayudará a proporcionar evidencias del cuidado que el golf tiene para con el medio ambiente, lo que junto a los datos sobre la contribución económica y social del deporte debe contar una historia positiva sobre el golf y crear una mejor percepción pública y, por lo tanto, una voluntad política más positiva hacia nuestro deporte.

La importancia real del documento de FEGGA es que está dirigido a los greenkeepers, los profesionales de las instalaciones de golf que aplican agua, fertilizante, pesticidas, y que toman decisiones que influirán en el tipo de hierba que se puede mantener y la gestión que sobre ella deban realizar. Una pregunta fundamental para aquellos que contemplan la gestión sostenible del campo es ¿son los programas intensivos compatibles con este objetivo? Yo diría que cuanto menos intensivo sea el régimen de gestión, más probable será que sea sostenible, con la condición de que también se deben mantener los niveles de calidad exigidos a la superficie de juego.

 
standrews
 

La estrategia de The R&A fomenta el uso de probadas herramientas de monitorización y generación de informes tales como la plataforma OnCourse® de GEO, ¿por qué es tan útil para los greenkeepers?

Los greenkeepers están bajo una presión extrema para crear superficies de juego de calidad bajo unas exigentes circunstancias financieras y regulatorias. Para demostrar que están haciendo su mayor esfuerzo, y para demostrar también que aprecian ser valorados por sus jefes, los greenkeepers de hoy en día necesitan mantener buenos registros. Las habilidades de comunicación son también una parte importante del trabajo de los greenkeepers, así como es vital la capacidad de generar informes y de explicarlos en un lenguaje que los no especialistas entiendan.

La plataforma OnCourse® es una gran manera de lograr esta grabación de datos y generación de informes para presentar a los empleadores, así como al público en general, lo que se espera en estos días. Proporcionando al club información sobre las prácticas de gestión que están sujetas a regulación, el greenkeeper mejorará su perfil y se identificará claramente como un empleado valioso.

Además, creemos firmemente en los test de rendimiento de las superficies de juego, especialmente los greens. The R&A utiliza STRI para llevar a cabo estas pruebas en nuestros sedes del Open: evaluación de firmeza, cobertura, suavidad y velocidad, junto con el contenido de humedad del suelo y, anualmente, el porcentaje de materia orgánica. Esto informa sobre la gestión de los greens pero no dicta cómo el greenkeeper debe utilizar los datos y su experiencia para perfeccionar el programa de mantenimiento para alcanzar los objetivos que fijamos para el Open. Queremos que los campos sean firmes y que la bola corra, así como que las superficies de los greens sean firmes pero confiables en términos de que sean receptivos a un golpe bien pegado desde la calle y de que se patee bien.

Si los greenkeepers están considerando cambiar su gestión a un enfoque más sostenible, entonces recomendamos encarecidamente que incorporen pruebas de rendimiento de greens para, con suerte, demostrar que su nuevo enfoque proporciona superficies igual de buenas, si no mejores. Sin embargo, advertimos a todos que hacen tal cambio que se puede provocar un deterioro en el rendimiento después de algunas prácticas, por ejemplo si se necesita de una aireación regular con pinchado hueco y un pesado recebo para obtener una alta materia orgánica antes de que los greens comiencen a mostrar una mejora consistente. La Real Federación Española de Golf ha llevado a cabo pruebas de desempeño en los putting greens del Centro Nacional de Golf y hemos presentado esto como un estudio en nuestro sitio web.

 

La directiva europea sobre plaguicidas es, actualmente, un dolor de cabeza para todos los greenkeepers españoles. ¿Cuál es el punto de vista actual de The R&A?

Es nuestra opinión los pesticidas forman parte del conjunto de herramientas de los greenkeepers, pero que su uso debe ser considerado como un último recurso cuando falla la gestión cultural y la lucha biológica. En otras palabras, los greenkeepers deben implementar una gestión integrada de plagas como se indica en la directiva de la Unión Europea sobre el uso sostenible de los plaguicidas. Presentamos más información sobre nuestra actitud ante los pesticidas en nuestra ‘Guía sobre pesticidas’.

 

Has visitado numerosos países por todo el mundo y conocido muchos (¡muchos!) campos de golf, ¿qué te parecen los campos de golf españoles desde el punto de vista del mantenimiento?

Al igual que con cualquier otro país que he visitado, incluyendo Escocia, los campos de golf en España presentan condiciones buenas, medias o pobres con respecto al mantenimiento. El problema más común que veo en todo el mundo son superficies excesivamente blandas, con demasiada materia orgánica, a menudo provocada por años de sobrealimentación y riego. Los mejores campos, en todos los países, tienden a ser aquéllos donde el mantenimiento está dirigido a producir superficies firmes (no duras) y gestionar el nivel de materia orgánica.

‘Gestión’ es la palabra clave aquí, es decir, no actuar tanto que con frecuencia sea necesaria una aireación invasiva y un arenado para mantener la firmeza, ya que este enfoque intensivo provoca estrés en el césped y otros problemas asociados. Todos los greenkeepers conocen los peligros de producir superficies excesivamente blandas y césped estresado, derivando en mala calidad de juego, mayor susceptibilidad del césped al estrés ambiental (sequía, temperatura) y mayor susceptibilidad a enfermedades y ataque de plagas. Lograr un césped de calidad para el golf es, sobre todo, conseguir un crecimiento lo suficientemente justo para compensar el desgaste, ¡no somos agricultores preocupados por el rendimiento!

 

¿Cuáles son tus objetivos para los próximos años?

Creo que la clave sería ver la sostenibilidad arraigada en el día a día de las operaciones en las instalaciones de golf. Creo que la adopción de la plataforma OnCourse® por las instalaciones de golf, dirigidas por greenkeepers, ayudará a que esto suceda. También me gustaría que los greenkeepers fueran reconocidos y recompensados por su profesionalismo, así como ver a más mujeres accediendo al mundo del greenkeeping.