Destacado

Taylormade Golf anuncia una innovación tecnológica histórica con la familia de ‘drivers’ Stealth™ Carbon Face

La compañía TaylorMade Golf sigue construyendo su historia de innovación revolucionaria con la introducción de los drivers Stealth™ Plus, Stealth y Stealth HD Carbonwood™.

El titanio ha sido la piedra angular en la tecnología de drivers durante los últimos veinte años, pero incluso al comienzo de la era de los drivers de titanio, los ingenieros de TaylorMade ya sabían que cada material tenía su límite. El futuro del rendimiento del driver comienza con la única Twist Face 60X Carbon, compuesta por sesenta capas de láminas de carbono dispuestas estratégicamente para optimizar la transferencia de energía.

Durante dos décadas de investigación y desarrollo, TaylorMade superó los límites y ahora ha creado una nueva era en la tecnología de los drivers con los Twist Face 60X Carbon. Bienvenidos a la era del Carbonwood.

«A mediados de los años 2000, nuestro equipo de investigación desarrolló un conocimiento acerca de que el peso de la cara puede afectar la eficiencia del impacto; más concretamente, cuanto más ligera la cara, más eficiente el impacto y mejor la velocidad de bola. Nos dimos cuenta de que las caras de titanio solo podían llevarnos hasta cierto punto, y que el carbono sería el material de las caras del futuro. Este revolucionario diseño de una cara ligera de carbono del Stealth ha creado una línea de salida completamente nueva, una nueva era de ‘drivers’, un nuevo umbral de rendimiento y una nueva plataforma para una mayor innovación», explica Brian Bazzel, vicepresidente de Creación de Producto de TaylorMade Golf.
 

 
El objetivo de cualquier nueva tecnología es crear una mejora medible del rendimiento para los consumidores de TaylorMade. Las sesenta capas de fibra de carbono en el Stealth ayudan a hacer exactamente eso, al proporcionar más velocidad. La cara roja de carbono (sí, la cara es roja) proporciona un COR más alto y una geometría de cara más precisa a través de una cara más ligera, pero más grande.

Los ingenieros de TaylorMade aprovecharon el ligero material del carbono para crear una cara de 26 g, que es un 40 % más ligera que una cara de titanio de igual tamaño. Debido a ese ahorro de peso, el tamaño de la cara del Stealth es un 11 % más grande que en los drivers SIM2 y SIM2 Max, y casi un 20 % más grande que el driver SIM de 2020.

El ahorro de peso y el tamaño más grande de la cara han hecho posible que el Twist Face 60X Carbon proporcione un aumento impresionante de la velocidad de bola durante las pruebas con golfista, cuando se compara el Stealth Plus y el Stealth con los drivers SIM2 y SIM2 Max de 2021, con mejores velocidades de swing del jugador, liberando un nivel completamente nuevo de rendimiento del driver.

El trayecto de veinte años de TaylorMade para cambiar la cara del palo ha sido posible gracias a una innovadora cubierta de nanotextura que se asienta sobre las sesenta capas de carbono. La cubierta de nanotextura está hecha de una delgada capa de poliuretano que crea una superficie de impacto fuerte y flexible, que sirve para optimizar la distancia basada en la mejora de las condiciones de lanzamiento, tanto en condiciones secas como de humedad.
 

 
Esta revolucionaria tecnología crea la textura de la cara necesaria para producir la cantidad ideal de fricción entre la cara y la bola en el golpe, para reducir el spin en el impacto en condiciones secas. La cara de nanotextura también cuenta con líneas marcadas a lo largo de toda la cara diseñadas para proporcionar un mejor rendimiento de spin en condiciones húmedas.

«La innovación tecnológica de nuestra tecnología de nanotextura une toda la cara y ha sido clave para hacer realidad este driver. Sin este revolucionario diseño de cubierta, no podríamos haber logrado el rendimiento de lanzamiento y spin requerido para extraer el rendimiento óptimo tanto en condiciones secas como de humedad. Una vez que añadimos la tecnología de nanotextura a las estrías hemos sido capaces de liberar el rendimiento total de una cara de carbono», apunta Tomo Bystedt, Senior Director Product Creation de la línea Carbonwood Drivers.

La combinación de la cubierta de nanotextura, el Twist Face® y el Thru-Slot Speed Pocket™ ultra flexible de TaylorMade ha sido diseñada para producir tolerancia en los golpes a través de toda la cara.

A pesar de presentar una cara más grande, la velocidad de la cabeza del palo no disminuye en el Stealth. El generador de inercia asimétrico crea una aerodinámica avanzada en la fase más crítica del swing, desde la bajada del palo hasta el momento justo antes del impacto. Este diseño revolucionario optimiza la velocidad de la cabeza del palo, a la vez que permite situar un peso añadido en la parte trasera del palo para fomentar un mayor MOI, un lanzamiento alto y una tolerancia mejorada.

En base a la experiencia con palos con cabeza de carbono más antiguos en el mercado, se podría esperar que la familia de drivers Stealth sufriera un perfil de sonido apagado y de baja energía. Sin embargo, mediante una acústica afinada de precisión, los ingenieros han podido crear un perfil de sonido y sensación brillante y potente, que se mantiene fiel a los altos estándares de los drivers TaylorMade a lo largo de los últimos años.

El sonido y la sensación del Stealth han tenido una calificación de sensibilidad promedio aún mejor en las pruebas con los jugadores, en comparación con el SIM2, y los comentarios de los jugadores del Tour han sido abrumadoramente positivos.
 

 
Los equipos de ingeniería e investigación y desarrollo de TaylorMade comenzaron a explorar las caras de carbono en el año 2000, con el primer prototipo creado en 2003 que presentaba una cubierta de titanio. Seis años después se inició la investigación sobre una cubierta de polímero con la esperanza de mejorar las condiciones de lanzamiento.

Después, en 2012 se construyó una instalación de producción de caras de compuesto a pequeña escala para dar soporte al lanzamiento en 2013 del driver Gloire Reserve, de edición limitada solo para Japón. Sirvió como una señal de preparación para esta plataforma de diseño y el progreso de la ingeniería TaylorMade.

En 2016, las nuevas técnicas de fabricación llevaron al primer desarrollo de una cara de carbono de sesenta capas. El trabajo en estos nuevos modelos Stealth comenzó en serio en 2018, unos dieciocho años después del inicio del proceso.

En 2019, se encargó una planta de última generación que se completó en 2021 para establecer el estándar dorado en la producción de alto volumen de piezas de compuesto. Cada parte del proceso se ha simplificado para reducir los residuos e incrementar la eficiencia. Simultáneamente, se construyeron nuevas instalaciones para unir las caras completamente terminadas en piezas fundidas.
Y llegamos hasta hoy, veinte años después. TaylorMade marca el inicio de la era Carbonwood.

«El recorrido de veinte años hasta la actualidad es un reflejo de los equipos de ingeniería e I+D de TaylorMade, que nunca abandonaron la idea de un ‘driver’ con la cara de carbono. Los desafíos técnicos para crear una cara de ‘driver’ con un nuevo material son enormes. ¿Cómo cogemos un material de la “era espacial” conocido por sus propiedades de alta resistencia y ligereza, pero que no está diseñado de manera referida a aplicaciones de impacto, y lo convertimos en la cara de un driver que ofrezca una revolucionaria velocidad de bola? A través de dos décadas de trabajo, nuestro equipo ha podido resolver diferentes obstáculos y crear numerosas innovaciones tecnológicas con el fin de llevar al mercado el ‘driver’ más avanzado y preciso de la actualidad», expone Todd Beach, vicepresidente senior de Ingeniería e I+D.
 

 

  • Stealth Plus: Debido al ahorro de peso del Twist Face 60X Carbon, los ingenieros han podido incorporar el uso de un rail con un peso deslizante de 10 g. diseñado para ayudar a los golfistas a controlar la forma del golpe cambiando la posición de la masa en la suela, con el fin de crear el vuelo de bola deseado. El Stealth Plus está diseñado para ser el driver de spin más bajo de la familia.
  • Stealth: El Stealth se beneficia del ahorro de peso del Twist Face 60x Carbon al posicionarlo más bajo y profundo en la cabeza. Esto añade un 15 % más de MOI en comparación con el Stealth Plus, y está diseñado para proporcionar 200-300 rpm más de spin.
  • Stealth HD: A menudo, los diseños estándar de efecto draw promueven un vuelo de bola de derecha a izquierda a expensas de la tolerancia. Utilizando el ahorro de peso de la Twist Face 60X Carbon y moviendo el generador de inercia más cerca del talón, somos capaces de mantener el efecto draw, a la vez que creamos el MOI más alto de la familia de drivers Stealth. Si bien proporciona un efecto draw añadido, el Stealth HD tendrá un rendimiento de back-spin similar al del Stealth.
  • Stealth de mujer: El driver Stealth de mujer combina la tecnología del Stealth HD en una cabeza un poco más ligera y con una combinación de colores y una estética únicas. Mantiene el diseño de cabeza de alto MOI para un lanzamiento fácil y elevado, con un toque hacia el draw.

 
Por otro lado, la personalización es un factor determinante para el golfista moderno. Desde wedges y putters estampados hasta fundas personalizadas y bolsas bordadas, jugadores de todos los niveles quieren que su equipación incorpore una declaración sobre quiénes son, dentro y fuera del campo de golf.

Para permitir que los golfistas dispongan de una avanzada personalización en el modelo Stealth Plus, los jugadores pueden elegir entre varias opciones para crear un driver de aspecto y sensación que coincida con su estilo personal:

  • Color de la cara: seis opciones de color que incluyen rojo, verde, amarillo, azul, naranja y gris.
  • Color del cuerpo: las dos opciones de color incluyen negro y tiza (solo diestros).
  • Acabado de la corona: brillo o mate, con o sin el ‘logo T’ de TaylorMade.
  • Color del detalle de la suela: Las ocho opciones de color incluyen azul, negro, rojo, naranja, verde, dorado, azul pálido y volt.
  • Fundas: monocromáticas o de color.