Destacado

The Mulligan Factory alcanza las veinticinco máquinas de bolas digitalizadas apenas tres meses después del lanzamiento de la nueva funcionalidad en Clapphouse

Tras iniciar con éxito este pasado mes de enero la digitalización de las primeras máquinas de bolas, The Mulligan Factory sigue consolidando su nueva solución entre los clubs que utilizan a día de hoy la solución Clapphouse. Ya son más de veinticinco máquinas de bolas las que la factoría ha digitalizado en cerca de veinte clubs de golf repartidos por toda España. Lomas Bosque, Mediterráneo Golf, Izki Golf, Club de Golf Castillo de Gorraiz, Meaztegi Golf, Golf Sant Vicenç, Campo de Golf de Logroño, Club de Golf La Cañada, Golf Rioja Alta, Golf Las Pinaillas, Golf Negralejo y Club de Campo de Sojuela son algunos de los clubs que más recientemente han dado un nuevo paso en su proceso de transformación digital.

«Proporcionamos una solución llave en mano estrechamente integrada con la app del club y el sistema de gestión, y a una mínima fracción del coste de otras alternativas disponibles en el mercado. El club se hace cargo de los cien euros que cuesta el hardware instalado y de los costes de desplazamiento -que además repartimos entre varios clubs al agrupar las instalaciones en las mismas fechas- mientras que nosotros lo instalamos todo en menos de una hora y sin coste adicional alguno. Posteriormente, el club paga tan sólo una cuota mensual promedio de entre 9,99 € y 14,99 € e independientemente del número de máquinas digitalizadas y del volumen de bolas gestionadas mediante el servicio», comenta Lluís Llavina, CEO y cofundador de The Mulligan Factory.

Esta nueva cuota mensual es el resultado de haber incorporado a la propuesta de valor de Clapphouse el feedback recibido por parte de los clubs pioneros. Y contrasta significativamente con el coste de otras soluciones disponibles en el mercado que llegan a cobrar hasta un 10 % de comisión sobre el precio cobrado al cliente final o que suponen el uso de consumibles físicos como tarjetas magnéticas y tokens que suelen costar entre 0,30 y 0,50 euros la unidad según el proveedor y volumen adquirido.

Gracias al módulo funcional ‘Zona de prácticas’, los clientes del club pueden obtener ya sus bolas directamente desde la app del club y mediante el uso de tokens virtuales, y sin necesidad de tocar ninguna pantalla distinta a la de su dispositivo móvil. Y la instalación del equipamiento necesario es cero intrusiva, no precisa de perforación alguna en la máquina ni de la sustitución de otros equipos. La solución puede convivir sin problemas con otros métodos de pago implementados y ello para ofrecer distintas opciones a distintas tipologías de clientes.