The Mulligan Factory implementa la plataforma Zendesk para ofrecer un mejor servicio a sus clientes de Clapphouse

Siguiendo con su voluntad de mejora continua y de ofrecer el mejor servicio de atención a los múltiples clubes de golf y usuarios que utilizan ya Clapphouse a diario, The Mulligan Factory ha implementado internamente la solución líder Zendesk utilizada a nivel internacional por los mejores proveedores de soluciones digitales y los ‘startups’ más disruptivos que buscan la excelencia en la prestación del servicio de atención al cliente.

La nueva solución implementada permitirá a la factoría gestionar de manera más eficiente y eficaz el gran volumen de solicitudes de soporte que recibe por parte de sus clientes y de los usuarios finales de Clapphouse, ofreciendo un mejor servicio los siete días de la semana e incluyendo fines de semana y festivos, días en los que los clubes suelen precisar de un mayor apoyo y normalmente más urgente.
 

 
«Como ‘startup’, en el equipo somos pocos y entre los nuevos desarrollos y el día a día solemos ir desbordados. El crecimiento acelerado en el número de clubes de golf que han desplegado Clapphouse hasta la fecha y en el número de usuarios finales que usan la app nos había llevado a un punto en el que se hacía imprescindible evolucionar el servicio de soporte hacia el siguiente nivel. Así que aprovechamos el verano para analizar distintas herramientas de éxito e implementar una de ellas. Nos decantamos por Zendesk, una herramienta muy sencilla de utilizar por parte de todas las partes involucradas, y además una solución integral que ofrece un sinfín de posibilidades en el campo de la atención al cliente. Con Zendesk no sólo vamos a ser capaces de ofrecer un excelente servicio de soporte tradicional, sino que además vamos a poder, entre otros, relanzar la Universidad de Clapphouse y ofrecer una base de conocimiento más completa y moderna para aquellos clientes de The Mulligan Factory que deseen profundizar en sus conocimientos sobre Clapphouse y otros aspectos de la nueva era de la digitalización», comenta Lluís Llavina, cofundador de Clapphouse.

Junto con el lanzamiento de la nueva herramienta se ha creado un nuevo email de soporte a través del cual se centralizan y automatizan las distintas solicitudes de ayuda recibidas. Los clientes de The Mulligan Factory y los usuarios de Clapphouse tan solo tienen que enviar su solicitud de ayuda a dicho email y dejarse llevar por las instrucciones que irán recibiendo en cada momento. Además, el sistema les irá informando en tiempo real de cualquier actualización sobre su solicitud de ayuda.
 

 
En paralelo, la factoría sigue trabajando en estos momento en el lanzamiento de una nueva base de conocimiento más exhaustiva y de mayor utilidad y que sustituirá a la actual Universidad de Clapphouse. Se espera que esta nueva base de conocimiento venga acompañada de una nueva comunidad en la que será posible debatir de manera abierta y colaborativa acerca de la digitalización del sector y de los desarrollos futuros a incorporar en Clapphouse.