Destacado

‘Trabajar con Dinapsis nos ha permitido reducir el número de averías de la red de riego y aumentar el control sobre el sistema de abastecimiento de agua’ – Fernando Suárez, head greenkeeper del Real Club de Golf de Las Palmas

Tras treinta años de carrera como responsable de mantenimiento de varios campos de golf en Gran Canaria, Fernando Suárez, head greenkeeper del Real Club de Golf de Las Palmas, es uno de los profesionales más respetados de su sector en las islas Canarias.

Hemos charlado con él acerca de la situación actual del sector del golf en relación a la disponibilidad de agua de riego en las islas así como también acerca de su reciente colaboración con Dinapsis Canarias, miembro de la red de hubs orientada a la transformación digital en la gestión del ciclo integral del agua y la salud ambiental.

Imagen cortesía de Par4Media

 

¿Qué papel juega el agua y la energía en el contexto global de la gestión de un campo de golf?

El actual contexto de crisis climática y energética presenta toda una serie de retos relacionados con la gestión de los recursos. Todos somos conscientes de la crisis energética que atraviesa Europa, además de la compleja situación de sequía que vive nuestro país, convirtiéndose en una de las zonas del continente con un mayor estrés hídrico.

Como podemos suponer, el agua es fundamental para el correcto mantenimiento de un campo de golf. Y, por supuesto, para distribuir y aplicar este agua al campo necesitamos energía que mueva las bombas. Por estas razones, podemos ver que el contexto que comentamos afecta directamente a la gestión de los campos de golf.

Al estar en Canarias, a pesar de una localización muy especial con un clima muy favorable para el desarrollo de las plantas, sin la aplicación regular de las dosis adecuadas de agua de riego, especialmente en los meses de primavera y verano, sería imposible mantener el campo en condiciones óptimas para el juego.

Por todo lo anterior, el Real Club de Golf de Las Palmas, en el marco de su compromiso con la preservación del medio ambiente y el especial entorno en el que se encuentra ubicado, ha iniciado una colaboración muy estrecha con Dinapsis para la optimización de la gestión del agua de riego y la energía eléctrica necesaria para el correcto funcionamiento de nuestro campo de golf.

 

¿Cómo de importante es para el sector del golf la optimización de recursos como el agua?

La optimización del agua de riego en los campos de golf ya es, desde hace mucho tiempo, uno de los objetivos más importantes de su gestión.

Esto es especialmente relevante en una zona como es la nuestra. En Canarias, debido a su ubicación y clima, la disponibilidad de agua ha sido, desde hace mucho tiempo, más reducida que en otras zonas de nuestra geografía. Por este motivo, desde hace tiempo impulsamos medidas sostenibles para una gestión más eficiente de este preciado recurso.

Creo que ahora, en un contexto de sequía y estrés hídrico, la búsqueda e impulso de soluciones sostenibles para el uso del agua ha de ser, y es, una absoluta prioridad para todos los sectores, incluido el golf.
 

 
¿Qué características fundamentales tiene la instalación de abastecimiento de agua en tu campo de golf? ¿Qué dificultades para gestionarlo presenta?

Los dieciocho hoyos del Real Club de Golf de Las Palmas se riegan con agua regenerada proveniente del Consejo Insular de Aguas de Gran Canaria. Nosotros nos encargamos de bombearla a través de varios kilómetros de tuberías desde uno de los depósitos del Consejo, situado a trescientos treinta metros sobre el nivel del mar, impulsada por un equipo de bombeo controlado y gestionado por nosotros, hasta nuestra balsa de riego ubicada a quinientos setenta metros sobre el nivel del mar.

Este sistema, al mover grandes caudales de agua a diario y con altas presiones por la diferencia de cotas, necesitaba de un control humano muy cercano en horario nocturno, que es cuando se realiza el riego del campo de golf. Únicamente nuestro personal especializado era capaz de ejecutar esta tarea in situ.

 

¿En qué ha mejorado la operativa tras la automatización del sistema y su manejo a través del telecontrol? ¿Cómo ha ayudado?

Actualmente, gracias al sistema de telecontrol instalado por Dinapsis a principios de 2022, tenemos un control total de caudales, presiones, temperaturas de trabajo de bombas, niveles de los depósitos y un largo etcétera.

Hemos reducido considerablemente el número de averías, las horas de trabajo del personal controlando el sistema y tenemos mucho más control sobre el abastecimiento de un recurso fundamental para la vida de nuestro campo como es el agua de riego.

Gracias a la cantidad de datos que nos proporciona el sistema hemos podido detectar y localizar con mucha precisión y mayor rapidez algunas fugas en un sistema tan extenso.
 

 

¿El equipo de mantenimiento se ha adaptado a trabajar con esta nueva herramienta digital?

Para nosotros ha sido un año de aprendizaje en el que hemos contado en todo momento con la colaboración del equipo de Dinapsis, siempre ha estado pendiente de ofrecernos la ayuda necesaria eficazmente. De este modo, ha sido mucho más fácil introducir esta herramienta en nuestro plan de mantenimiento.

 

¿Cuál será el siguiente reto en la gestión del agua de riego del campo?

En estos momentos estamos trabajando en un proyecto para la renovación del sistema de riego del campo de golf. El actual sistema de tuberías, aspersores, válvulas y programador de riego es antiguo y, para poder ser más eficientes, necesitamos actualizarlo. Con este proceso de actualización esperamos poder tener muchísimo más control sobre las cantidades de agua aportadas a cada zona del campo, lo que nos permitirá mantenerlo en mejores condiciones con un importante ahorro de agua.

Tras este proceso de actualización de infraestructuras podremos ir un poco más allá y tratar de explotar todo el potencial que nos ofrece la transformación digital. A los procesos digitalizados que hemos incorporado hasta el momento, gracias a nuestra colaboración con Dinapsis, queremos sumar el uso de algoritmos de inteligencia artificial a todos los sistemas de telecontrol de agua y energía, potenciando todavía más el ahorro y uso responsable de ambos recursos.