Noticias destacadas

‘Una apetecible escapada para jugar al golf en Tenerife’, por Bruce Graham

En abril de 2018, el diseñador de la revista Golf Course Architecture, Bruce Graham, y algunos amigos hicieron un recorrido de tres destacados campos de golf de la isla de Gran Canaria. ¡Este año el turno le ha tocado a su vecina Tenerife!
 

Para cuatro intrépidos amigos amantes del golf con sede en el Reino Unido, la promesa de escapar de las lluvias de abril y disfrutar de algunas vueltas en la isla canaria de Tenerife fue esperada con impaciencia.

La aventura de este año comenzó con un pausado paseo por la tarde hacia el aeropuerto, para tomar un vuelo a las 17:45 aterrizando a las 22:15, hora local. Recogimos nuestras bolsas de golf, concretamos el coche de alquiler y nos dirigimos hacia el cálido aire nocturno antes del golf de la mañana siguiente.

Nuestro primer día completo en la isla comenzó con un viaje al primer campo de nuestra agenda, Buenavista Golf, en la costa noroeste de la isla. Con el distintivo del legendario golfista Severiano Ballesteros, el campo se abrió en 2003. Después de un equivocado inicio de ruta que nos hizo coger un camino equivocado (y aterrador) en el que subimos una empinada montaña y luego volvimos a bajar, nuestra falta de familiaridad con las carreteras de la isla nos permitió llegar al campo de golf. Con las vistas cayendo en el océano, nuestra primera reacción fue mirar boquiabiertos al escenario… ¡wow!.

El director de Buenavista Golf, Alberto González, nos dio una cálida bienvenida y compartió con nosotros algunos conocimientos internos para abordar el campo. Tras desayunar en la terraza de la azotea y abastecernos de agua y plátanos de cortesía, nos pusimos en marcha con entusiasmo para ver lo que el campo nos tenía reservado.

Las impresionantes vistas del océano nos dieron la bienvenida en casi todos los hoyos, algunos de los cuales parecen simplemente desaparecer en el agua… al igual que algunas de nuestras bolas. Caminar por el campo es la mejor manera de apreciar la ondulación y los contornos que ofrece, a la vez que le da tiempo para admirar el paisaje. El acondicionamiento fue perfecto y los greens, inmaculados.

Un letrero en la casa club reza “Una verdadera experiencia para todos”, y los golfistas de todos los niveles son bienvenidos y alentados. Seve dijo en su momento “He diseñado un campo de golf único” y el espectacular entorno de acantilado y la variada combinación de seis par tres, seis par cuatro y seis par cinco, ciertamente dan crédito a esta afirmación.

Pero el mayor éxito de Buenavista Golf es su sentido del lugar: una vuelta aquí realmente refleja el entorno natural de la costa escarpada de la isla.
 

 
El segundo día nos llevó hasta Golf del Sur. Nos recibió la directora comercial del club, Nely Patiño, quien nos informó sobre la historia del campo. Diseñado originalmente por el diseñador español Pepe Gancedo en 1987 y modificado en 2005 por Manuel Piñero, el campo acogió el Open de Tenerife del European Tour cuatro veces entre 1989 y 1994.

Como esperábamos de la isla, las vistas eran espectaculares, con el océano a un lado y las montañas cubiertas de nieve al otro. Pero quizás la característica más llamativa fueron los bunkers, que contenían arena negra volcánica, un marcado contraste con lo que la mayoría de los golfistas están acostumbrados a ver.

El campo presenta tres vueltas de nueve hoyos, pero independientemente de la configuración que tengas asignada jugarás en una gran vuelta de golf. El hoyo más memorable es el segundo de los nueve del Sur, un par tres rodeado de arena negra. Tres de nuestras cuatro bolas lograron encontrar el green pero el desafío apenas había comenzado ya ninguno de nosotros se fue con el par.

Además de la arena negra, el campo está enmarcado por palmeras y cactus gigantes. Es un esquema de paisaje que funciona bien. Nuestro grupo habría acogido un poco más de ancho en las calles, pero tuvo una vuelta divertida, negociando con el agua y, en el quinto hoyo de la cima de la montaña en el campo de Links, disfrutando de las vistas del océano.

Reflexionando sobre la gran hospitalidad (pero no con las tarjetas de puntuación tan grandes), nos retiramos por la noche esperando el próximo desafío.
 

 
Y ese desafío fue Abama Golf, a unas pocas millas de la costa oeste del conjunto de diseños en el extremo sur de la isla. Al llegar al complejo de alto nivel, nos recibió su gerente Brendan Breen, quien explicó que el lugar presenta un desnivel más de trescinetos metros desde el punto más alto al más bajo… por lo que un buggy nos estaba esperando.

Diseñado en 1995 por el galés Dave Thomas, ex-golfista profesional que presenta una extensa cartera de campos de golf en España, Abama Golf tiene veinte mil palmeras y veintidós lagos. Con las calles de Bermuda y los greens de Agrostis bentgrass, estas superficies eran de la mejor calidad.

Comenzando nuestra vuelta por el hoyo diez, una vez más las vistas eran una distracción enorme aún mayor que el golf en sí. El hoyo se extiende hacia el océano, bordeado de lagos a la izquierda, conectado por una serie de cascadas y rodeado de plantas subtropicales. Es un comienzo increíblemente memorable para una vuelta (o punto medio si comienzas desde el uno).

Después de completar nueve hoyos, nos invitaron a entrar en la casa club para disfrutar de un refrigerio y comer algo. El personal no pudo haber hecho más para hacernos sentir bienvenidos. La industria del golf se centra, con razón, en promover un ritmo de juego más rápido, pero en algunos lugares no hay nada mejor que tomar un descanso prolongado a mitad de su vuelta para disfrutar de una excelente hospitalidad. ¡Nos costó un gran esfuerzo arrastrarnos a los segundos nueve!

Los nueve hoyos de la primera vuelta ven a los golfistas escalar hoyo a hoyo hasta llegar al punto más alto del recorrido, es un gran tramo que genera anticipación y luego ofrece una vista impresionante sobre el campo y el área circundante.

Los resbaladizos greens de Abama Golf pueden lastimarte, puedes rodar un poco más allá de la bandera y puedes volver al green y rodar por la calle. Se requiere un toque delicado para puntuar bien. El terreno ondulado del campo es una verdadera prueba de la habilidad del golf. Un punto culminante del viaje, tal vez sea sorprendente que Abama Golf sea una joya más oculta que mundialmente conocida.
 

 
La última parada de nuestro recorrido nos llevó de regreso al sur de la isla y al campo que se encuentra junto a Golf Del Sur. Amarilla Golf es un diseño de Donald Steel que se abrió justo después de su vecino, en 1989.

Tras cuatro hoyos de bajada para comenzar, llegamos al océano y al emblemático hoyo cinco, un corto par tres. Tras dar el primer golpe, nos dirigimos hacia un green escalonado ubicado al otro lado de una entrada rocosa. Asegúrate de jugar suficiente palo ya que no podrás recuperar tu bola del fondo del océano.

Los hoyos se dirigen hacia el interior y luego nuevamente hacia y desde el océano. El hoyo diecisiete, un par cuatro, es tentadoramente accesible si puedes pegarla hasta la cima de la colina y dejar que tu bola ruede hacia el green.

A medida que nos estábamos acostumbrando terminamos de disfrutar de un refrigerio en el elegante restaurante, nuevamente servido por un personal servicial y amable.

Con el final de nuestro viaje, nos pusimos en camino hacia la tarde para una última comida antes de coger un vuelo de regreso a casa y recordamos unos días fantásticos. Jugar golf en Tenerife te da la oportunidad de experimentar la verdadera naturaleza de una hermosa isla.