Destacado

Una cláusula del contrato blinda a Arousa Golf en caso de un conflicto entre los propietarios

“Considerando que la inversión por obras a realizar opr la arrendataria está persupuestada en u millón de euros y que la arrendadora suscribe el presente contrato en su condición de usufructuaria de la finca, llegado el momento de consolidación del usufructo, los nudo propietarios habrían de respetar el plazo de duración contractual que restare por cumplir en aquella fecha”. Así reza la cláusula decimosexta del contrato de alquiler de los terrenos firmada entre Paloma Rey y Arousa Golf para la puesta en marcha de un macrocomplejo deportivo en terrenos del campo de golf. Una cláusula que blinda a la promotora para la recuperación del dinero invertido en la puesta en marcha de las obras y que es el principal argumento que esgrime Arousa Golf en el conflicto que mantiene con el Pazo y que quedó visto para sentencia tras un juicio en el número 3 de Vilagarcía.

 

em>Lee la noticia completa aquí.