Noticias destacadas

Varios campos de golf y hoteles de las Islas Canarias promocionan en Reino Unido a las islas como destino de golf

Con el objetivo de dar a conocer la oferta de golf de las Islas Canarias y posicionarlas como un destino inmejorable para practicar este deporte, incluso en invierno, Promotur Turismo de Canarias ha organizado un roadshow en los campos de golf de mayor prestigio entre los aficionados británicos. Esta acción promocional está dirigida a más de 90 profesionales del ámbito del turismo de golf, incluidos touroperadores especializados en este deporte y medios de comunicación del Reino Unido.

Saint Andrews en Escocia y Belfry en Inglaterra han sido los escenarios de estos encuentros en los que la delegación canaria, compuesta por representantes hoteleros y de campos de golf, han podido recomendar las Islas Canarias a estos profesionales como “el mejor lugar para venir de vacaciones a jugar al golf”.

Este formato permite establecer relaciones más fluidas con los agentes de viaje mayoristas y minoristas británicos especializados en la comercialización y venta de este deporte. Además de la jornada deportiva, se han celebrado actos de presentación, clausura y entrega de premios, en los que la delegación canaria, liderada por Turismo de Canarias, ha puesto en valor los productos y servicios relacionados con la categoría de golf. El grupo desplazado hasta Reino Unido incluye a las asociaciones de campos de golf de Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura y Tenerife, junto con empresarios hoteleros y de servicios ligados al mundo del golf.
 

 
Dada la importancia que tiene para las Islas el turismo británico, desde Turismo de Canarias se ha intensificado la promoción en este mercado clave organizando eventos en origen, como es el caso de este torneo itinerante en el que se presenta el golf como un complemento a la oferta de sol y playa, uno de los principales motivos que atraen a este segmento.

En 2017, casi ciento cuarenta mil turistas visitaron las “islas afortunadas” motivados por el golf, lo cual supuso una facturación global de doscientos treinta y cinco millones de euros. Se trata de un viajero que tiene un alto poder adquisitivo, cuyo gasto asociado supera la media ya que se sitúa en casi doscientos euros al día, frente a los ciento cuarenta euros de media. El promedio de edad también es algo mayor que la del resto (casi cincuenta y tres años), mientras que la media es de casi cuarta y siete años. Su estancia es de casi diez días y la facturación por turista es de mil setecientos euros, una cifra que supera en más de quinientos euros por persona a la media, fijada en algo más de mil ciento cincuenta euros.

En cuanto a su nacionalidad, el 36’2 % fueron británicos, por delante de alemanes (23 %), suecos (6’3 %) y belgas, turismo nacional, noruegos, holandeses, franceses y otros.