Noticias destacadas

EcoBunker desarrolla su primer proyecto de bunker con talud de hierba sintética en México en el futuro campo de Rancho San Lucas

Rancho San Lucas, el nuevo campo diseñado por Greg Norman en Los Cabos, México, es la pieza central de un desarrollo planificado de algo más de trescientas hectáreas, ha sido el lugar para el debut del especialista en taludes sintéticos de bunker EcoBunker en aquel país.

“La firma de Greg Norman tenía experiencia con nuestro producto en Medalist, Florida, y como Rancho San Lucas es un área frente al mar, quería que el recorrido se asemejase todo lo posible a un auténtico campo links. Eso significaba bunkers con un borde revestido. Estos son notoriamente difíciles de mantener en un ambiente de estación cálida, donde el césped natural normalmente dura poco más de un año: la matriz del suelo y la raíz no une el talud de césped como lo hacen las cespitosas ‘cool season’. Cuando hay mucha lluvia el suelo se lava, se daña la estructura y la pared se derrumba. Debido a la naturaleza rizógena (progresiva) de la mayoría de las cespitosas de clima cálido, también es muy difícil conservar la clásica estética en capas”, indica Richard Allen, CEO de EcoBunker, quien recientemente viajó a la sede del proyecto para asesorar sobre la construcción de los bunkers.

El campo, que se ubica en el extremo sur de Baja California, con el Océano Pacífico al oeste y el Mar de Cortés al este, está siendo desarrollado por la firma mexicana Solmar. El asociado noruego Danny Fore está a cargo del trabajo diario de diseño, y el gerente de proyecto John Nurminen supervisa la construcción.

“Al principio era escéptico sobre añadir una sustancia artificial a un ambiente natural. Pero después de ver el proceso de instalación y la forma en que encaja, estoy más que sorprendido, ¡estoy impresionado!”, expone Nurminen, quien no había visto nada como el proceso EcoBunker antes.

“El equipo de construcción del contratista mexicano Par Tres Golf nunca había hecho algo así antes, de hecho, nunca habían construido bunkers con revestimiento natural”, añade Richard Allen. “Después de dos días de entrenamiento muy intenso, alcanzaron un alto nivel y con una cuidadosa supervisión estoy seguro de que harán un gran trabajo”.