Noticias destacadas

Rafael Velasco, director deportivo de golf en Oliva Nova Beach & Golf Resort: “Hay que potenciar las bases, hay que facilitar que todo el que quiera pueda practicar el golf”

Rafael Velasco es un profesional de la industria del golf ampliamente formado y especializado en la gestión de campos y escuelas de golf. Ingeniero Agrónomo de formación, cuenta con un Executive MBA por el centro universitario CESINE y con el Curso en Gestión Deportiva y Operativa de Campos de Golf de la Asociación Española de Gerentes de Golf, así como es profesor de golf por la RFEG, TPI Level I y Fitting clubmaker por Golfsmith Europe. Tras concluir sus estudios de ingeniería, en 2014 se incorporó al Campo de Golf Mataleñas como asistente de dirección, formando parte más tarde del equipo comercial de Decathlon Golf. Tras breves stages formativos en La Cala Golf Resort, el Club de Golf La Cañada y El Paraíso Golf Club, desde mediados de 2017 es director deportivo de golf en Oliva Nova Beach & Golf Resort.
 


 

Aunque tu formación es técnica y relacionada con el cultivo vitivinícola, tu carrera profesional ha estado siempre ligada a la gestión de clubs de golf, ¿qué te motivó a desarrollar este enfoque?

Empecé a jugar al golf con siete años, al poco tiempo ya estaba federado y jugando en el campo de golf. En breve comencé a competir en las diferentes categorías a nivel regional y nacional, obteniendo muy buenos resultados, incluso ganando muchos campeonatos. Disfruté mucho haciéndolo, recorrí muchos de los campos de toda la geografía nacional e hice muy buenos amigos, algunos de ellos ahora reconocidos profesionales con quienes mantengo una buena amistad. El golf ha sido mi pasión.

Cuando decidí estudiar una carrera universitaria, no lo dudé. Me gustaba el campo y estar al aire libre, así que escogí la carrera de Ingeniería Agrónoma. Pero con los estudios universitarios me faltaba tiempo para practicar el golf a nivel competitivo por lo que dejé de hacerlo.

Procedo de Valladolid, donde hay muy buenas bodegas de las Denominaciones de Origen Ribera de Duero y Rueda. Por eso, cuando estudié Ingeniería Agrónoma, me interesé mucho por la enología y me vi atraído por el mundo vitivinícola. Trabajé en bodegas, fue una etapa muy bonita… pero en cuanto terminaba de trabajar en la bodega me iba directo al campo de golf.

Estaba claro que me gustaba más el golf así que decidí dedicarme a la gestión de campos de golf y para ello necesitaba ampliar mi formación.
Cursé un Executive MBA por el centro universitario CESINE y también el Curso en Gestión Deportiva y Operativa de Campos de Golf de la AEGG que me aportó una formación muy completa y me permitió compartir opiniones con los mejores directores de clubs de golf de España.

Creo que para gestionar bien hay que estar bien formado y conocer muy bien todas las facetas del mundo del golf, a eso es a lo que me he dedicado. He trabajado en diferentes campos de golf y en diferentes puestos de trabajo, conozco muy bien todos los entresijos y ese conocimiento me permite poder gestionar bien.

 

Llevas varios años trabajando en la industria del golf, ¿cómo la percibes?

Desde el punto de vista comercial se está ofreciendo un mejor servicio e instalaciones a los jugadores. Esta mejora de calidad, junto al atractivo de la marca España, es la que nos permite ser competitivos frente a otros muchos destinos de golf.

También los clubs de golf están desarrollando páginas web más atractivas y dinámicas y, gracias a la herramienta imaster de Golfspain, se puede sacar más rendimiento al apartado de reservas on line aplicando una tarifa flexible en los greenfees según la ocupación en el campo. Lo importante es conocer de antemano la ocupación a futuro para que esas estrategias tengan el efecto esperado.

Hay que mantener y potenciar el turismo del golf, no podemos relajarnos, hay que implementar permanentemente mejoras. Que el jugador que viene de fuera disfrute, que este cómodo, que quiera volver o, incluso, que se quede aunque sea por temporadas.

En cuanto al golf en España, la imagen de Jon Rahm, Sergio García, Rafael Cabrera Bello y otros muchos grandes profesionales, ayudan a que los aficionados tengan referentes.

Los programas de la Real Federación Española de Golf como la Friends Cup, los cursos de iniciación para colectivos y colegios acercan el golf a todos los que se quieren iniciarse en este maravilloso deporte. Hay que potenciar las bases, hay que facilitar que todo el que quiera pueda practicar el golf.

 

Tu formación es multifuncional: mantenimiento, gestión, deporte, materiales… ¿qué área profesional del golf es la que más te satisface?

¡La gestión, por supuesto! Hay que tener en cuenta que todas las áreas están relacionadas entre sí pero el apartado de gestión lleva consigo la toma de decisiones más relevantes para el club de golf. Para mi es realmente satisfactorio poder escuchar comentarios positivos de los socios y de los jugadores cuando he implementado mejoras en el campo.

Desde principios de año en Oliva Nova Golf hemos realizado mejoras en el sistema de riego, en la modernización de la flota de buggies Club Car de la mano de Riversa, en la poda de palmeras, en la compra de bancos para el campo, en el tarjetero en el tee del uno, en los lavabolas y en la reforma de los puentes en los hoyos ocho y diez, comenzando ahora con los del hoyo siete.
 

 

A mediados del año pasado te uniste al equipo de Oliva Nova, ¿cómo surgió esta oportunidad?

Tras un tiempo trabajando en varios campos de golf en la Costa del Sol, desempeñando diferentes funciones en los departamentos de Operaciones y Escuela de Golf, surgió la oportunidad de entrar en un proceso de selección para Oliva Nova Golf. Poco tiempo después recibí la llamada de Daniel Asís para comunicarme que había sido seleccionado para encargarme de la dirección deportiva de Oliva Nova Golf y lo tuve muy claro, vine inmediatamente.

Oliva Nova Golf es un resort de cinco estrellas situado en primera línea de playa que cuenta con un campo de golf de dieciocho hoyos diseñado por Severiano Ballesteros, con un campo pitch & putt y con una escuela de golf. Además contamos con un hotel de cuatro estrellas, un centro ecuestre de alto rendimiento, varias pistas de tenis y pádel, campos de fútbol, gimnasio de última generación, varios restaurantes… Es un destino perfecto para deportistas.

Es el sitio ideal para desarrollar mi carrera profesional. En Oliva Nova Golf organizamos múltiples eventos de golf, finales de circuitos y recibimos a grupos de golf tanto amateur como profesionales. Además contamos con una muy interesante masa social y de abonados. El campo funciona francamente bien pero mi intención es implementar mejoras para potenciar todos estos aspectos.

 

¿Cómo enfocas tu actividad diaria en este club de dieciocho hoyos a orillas del mar Mediterráneo?

Siempre mantengo una comunicación constante con mi equipo de trabajo desde primera hora de la mañana, es algo fundamental. Coordino con el greenkeeper, los marshalls, los profesionales, el personal de la tienda, del restaurante y del hotel y, sobre todo, con la directora del club de golf, Carolina Borho, ya que la información es muy importante para obtener el mejor resultado.

El número de tareas diarias es variado: atender a los touroperadores, gestionar las reservas del hotel y recibir a los grupos para presentarles nuestras instalaciones, comprobar que se cumplen los procedimientos, organización de torneos y su seguimiento, elaboración de informes económicos, previsión de reservas futuras, etc.

Es un trabajo intenso, es un campo con mucha actividad donde todos los días tienes que realizar tareas diferentes. Lo importante es estar bien organizado y planificarse.

 

Uno de los problemas más acuciantes de los clubs de nuestro país es la falta de nuevos socios, nuevos jugadores ocasionales, etc. ¿Cómo hacéis desde Oliva Nova para tratar de crear nuevos golfistas?

La estrategia de crear nuevos socios y abonados la enfocamos hacia dos tipos de jugadores, los que ya juegan y residen, o van a residir, en la zona, y los jugadores de iniciación que han empezado a jugar al golf a través de nuestra escuela y juegan ciertos días de la semana a un precio reducido.

A los primeros se les ofrece la opción de unirse a una de nuestras societies creadas por los socios ya que cada society tiene reservadas un número de salidas una o dos veces por semana y siempre se aseguran jugar con más gente. Los segundos, los jugadores que vienen de la escuela de golf, se convierten en abonados junto a otros compañeros de la escuela una vez que adquieren un nivel de juego suficiente y se aficionan al golf.

Además estamos realizando varias campañas de captación de jugadores a través de colectivos para acercar el golf a todos aquellos que tengan curiosidad, impartiendo cursos de golf, y que, con un profesor, practiquen en el pitch & putt de forma gratuita.

 

¿Cuál sería el perfil de vuestro socio o jugador tipo?

Tenemos una amplia variedad de socios y abonados que juegan con frecuencia, pero podríamos clasificarlos según en qué temporadas del año juegan.

Por un lado, los procedentes de Alemania, Inglaterra y países nórdicos que pasan largas temporadas en la zona y en la época estival vuelven a sus países. Por otro, los socios y abonados españoles locales que juegan durante todo el año. Y por último, los socios y abonados procedentes del resto de España, sobre todo de Madrid, que disfrutan de Oliva Nova durante ciertos períodos del año, puentes y vacaciones.
 

 

Mantienes una presencia constante en redes sociales, ¿son estas, especialmente Twitter y Facebook, una forma de captar nuevos jugadores?

Es muy importante mantener una relación con los clientes ya conocidos y con los potenciales a través de Facebook y Twitter para mantenerles bien informados de todo aquello que les ofrecemos y que les sea atractivo.

Nuestra presencia es constante en estas redes y los resultados son muy positivos. La captación de jugadores a través de esta vía llega a través de ofrecerles experiencias únicas en nuestro campo de golf ya que, además, podemos ofrecerles alojamiento, playa, hípica, tenis, pádel, gimnasio y muy buena restauración. La oferta es muy tentadora y por eso tiene mucho éxito, pero hay que publicitarla muy bien en las redes sociales.

 

La industria del golf ofrece cada año un buen número de eventos formativos, ferias, congresos y otros eventos similares, ¿qué importancia le concedes a la formación y al reciclaje de conocimientos?

Es imprescindible conocer las novedades del sector tanto en gestión como en mantenimiento de instalaciones.

La formación tiene que ser permanente, cada novedad que sea práctica hay que intentar incluirla en el campo. Los directores nos intercambiamos información y contrastamos la que nos ofrecen las casas comerciales, algo muy útil a la hora de tomar decisiones en tu propio campo.

 

¿Qué le recomendarías a un recién licenciado que esté pensando en dedicarse a la gestión de clubs de golf?

Primero que tenga claro que esto realmente le gusta y, si es así, que se forme muy bien. Tiene que adquirir una formación académica adecuada y, además, hacer muchas, muchísimas prácticas en todos los puestos de trabajo que pueda del campo de golf para conocer de primera mano cómo funciona la operativa.

Al final, si quieres gestionar un campo es una ventaja conocer los distintos puestos, starter, marshall, tienda, administración, adjunto a dirección, etc.

En España no tenemos una carrera universitaria específica para la gestión de campos de golf por lo que la opción de un máster o cursos específicos que organiza la Asociación Española de Gerentes de Golf le ayudarán a conocer lo más importante de la mano de expertos en gestión.

 

¿Cuáles son tus objetivos a corto y medio plazo?

A corto plazo tengo como objetivo presentar las instalaciones de Oliva Nova Golf en sus mejores condiciones y gestionar el área comercial de tal manera que se mejoren las cifras de ingresos del año pasado. También promocionar golf en la zona a través de la escuela.

Y, a medio plazo, pretendo incrementar mi experiencia en la industria del golf y en la gestión de los campos de golf para ir progresando profesionalmente.