Noticias destacadas

‘Ensayo del activador biológico ficosagro en campo de golf: fertilización del suelo y mejora del agua regenerada del sistema de riego’ (Ficosterra)

El pasado año, el equipo de Ficosterra se puso en contacto con Pedro Flores, head greenkeeper de El Cortijo Club de Campo, para desarrollar el primer ensayo que Ficosterra ha realizado en césped con el biofertilizante de algas y microorganismos regenerativos ficosagro®. El Cortijo Club de Campo, un complejo deportivo situado en la isla de Gran Canaria, cuenta con un campo de golf de dieciocho hoyos diseñado por Blake Stirling y Marco Martin de con una longitud de más de seis mil metros.

ficosagro® es un activador biológico del suelo desarrollado con la tecnología BCB (Biological Crop Booster) que aumenta la población de microorganismos beneficiosos del suelo para mejorar el desarrollo de microflora y microfauna en equilibrio. Facilita la captación de nutrientes del sistema radicular, controla los procesos de putrefacción y su uso disminuye obturaciones en sistemas de riego.

“Conocí por un amigo las propiedades regenerativas del activador biológico Ficosagro® y pensé que la variedad de tipos de bacterias que contiene lo hacían idóneo y versátil para su aplicación en distintos ambientes del campo”, indica Pedro Flores. En la primavera de 2017 comenzó aplicándolo directamente al césped y poco después lo introdujo en el agua regenerada del sistema de riego. El fin estaba claro, disponer de una potente herramienta en el trabajo diario que ayudara tanto a la fertilización del campo como a la mejora de la calidad del agua de sus lagos. “Llevaba años utilizando abonos orgánicos y minerales para favorecer la vida microbiana del suelo y este producto encajaba perfectamente en esa idea, con la diferencia de que, además de estar en precio, aceleraba los procesos necesarios para poner a disposición de la planta muchos de los elementos disueltos en el agua del riego”, añade Pedro.

Poco después Pedro introdujo unos litros de producto directamente en el agua de los lagos que luego utilizaría para el riego del césped, obteniendo unos resultados muy satisfactorios a muy corto plazo. “La posibilidad de degradar la materia orgánica en el green es otra de las razones por las que aplico el producto directamente al suelo. En este caso, lo acompaño de un abono ecológico de origen vegetal. Me gustaría poder dedicar más tiempo a investigar todas las posibilidades y escenarios en los que aplicar el producto, pero el día a día en el campo es muy intenso y no puedo dedicarle todo el tiempo que quisiera”, finaliza Pedro Flores, head greenkeeper de El Cortijo Club de Campo.