Destacado

‘Golforest: creación y conceptualización’, por Antonio David Cansinos Bajo

Con un pasado deportivo ciertamente asociado al tenis y pasando los años, la vida de cada compañero con quien podría compartir pista toma su propio camino y se hace difícil coincidir. En mi caso tomé la decisión de pasarme a un deporte que pudiera practicar en solitario y, según se dice, el tenis funda una buena base para el swing de golf (mito, en mi caso).

Mi profesión de Ingeniero de Montes revela que estar rodeado de un espacio verde siempre me hace sentir ‘en casa’, lo que reforzaba mi camino hacia el golf que, además, me desafía permanentemente y eso me estimula a no parar.

Antes de todo lo anterior, en mis entornos oía hablar del golf como un deporte de élites sociales, de alto coste, sospechoso de estar al límite de la propia palabra ‘deporte’ e, incluso, como una agresión ambiental. No compartía ninguna de estas valoraciones, por desconocimiento, ni me oponía a ellas.

Fue acercarme al golf y descubrir todo lo contrario, empezando por el gran esfuerzo, repleto de conocimiento y cuidado técnico, de los greenkeepers en la integración ambiental del campo de golf. Ante mi sorpresa, todos ellos comparten mis inquietudes y titulación como ingeniero agrario, en su caso Técnicos Agrícolas y Agrónomos, mucho más especializados en la siembra y cultivo de herbáceos en espacios antropizados.
 

 
Mi especialidad industrial me ha hecho comprender la necesidad del ser humano por disponer de diferentes bienes, accesibles para la mayoría, que facilitan la vida; pero no olvido que el trabajo real de mi empresa (Ingenieros por naturaleza, abreviadamente ixn) es la integración de toda actividad humana en su entorno ambiental, que siempre considero, en última instancia, natural. Es el citado compromiso permanente de ixn y su misión, lo que ha impulsado la creación de Golforest® by ixn, un sello de calidad ambiental exclusivo para campos de golf y sus entornos inmediatos.

Los campos de golf son espacios verdes, con césped, sí, como los parques públicos, que poca gente criminaliza, aunque su mantenimiento no es natural y requiere importantes esfuerzos a diferentes niveles. La diferencia aquí es que la extensión de un campo de golf (alrededor de las cincuenta hectáreas como mínimo) permite el establecimiento de un ecosistema propio, evidentemente influido por el hombre, como tantos, pero dejando una huella verde no reconocida.
 

 
Golforest® va a significar un giro radical a la imagen ambiental de los campos de golf, poniendo en conocimiento de todos los interesados (socios, jugadores, prensa, técnicos, etc.), con argumentación técnica de ingeniería y en apoyo del trabajo de los greenkeepers la propia Naturaleza del cada uno de los campos, destacando los avances continuos que revelan el compromiso ambiental de la instalación y todos los agentes en ella implicados.

La sociedad está tomando conciencia y el futuro más próximo está repleto de exigencias de los jugadores, socios y otros usuarios en lo relativo a la capacidad y participación ambiental del campo; en breve, en todo el mundo, cada deportista valorará que un campo cuente con la inquietud y seguimiento permanente de su actividad como agente ambiental, como lo es cualquier elemento vivo. Para cubrir el interés específico de campos de Gran Bretaña y México, así como de Portugal, Francia y otros, además de, evidentemente, los españoles, ha desembocado es dos líneas derivadas para Golforest: egp (european golf project) y wwgp (world wide golf project).

Es el momento de establecer definitivamente este protocolo ambiental, integrador de la totalidad de los trabajos en el campo (mantenimiento, infraestructuras, ejecutivos, etc.): ixn ha determinado que un campo de golf es una de las escasas instalaciones que puede contribuir a los diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible definidos por la ONU como objetivo prioritario y urgente y guía de actuación para todos los Estados y sus empresas responsables y que, en concreto en la UE, han sido acotados en su Agenda 2030.
 

Antonio David Cansinos Bajo es director y fundador de Ingenieros por naturaleza.